…Y le hablo de esa amante inoportuna, que se llama soledad…

A mí no me apetece mucho… ¿Puedo no ir?
¡Claro! Quédate en casita y disfruta por un día, tonta, yo me llevo a Lasniñas.

Oooouuuuyeah!!! Tooodo un día para mí, para hacer lo que YO quiera. Para disfrutar de la casa en silencio. Para leer. Para escuchar música. Para verme una temporada entera de How I met your mother. O dos. ¡O todas!

¿Por dónde empiezo?… ¿Estás de coña?… ¡¡A la bañera!! La lleno hasta los topes y me sumerjo en un impresionante baño de espuma…Y yo que pensé que la bañera ya sólo servía como escenario para el barco de los clics. ¡Ay, cuán equivocada estaba!. Exfoliante. Mascarilla. Hidratante. Nutritiva. Algún producto más y tendré que llamar al Servicio de Atención al Intoxicado. Escurro tanto que podría apuntarme a una competición de bobsleigh en línea recta y ganar por tres cuerpos, claro que cuando me quite la ropa será como desnudar un tranchete, pero no me importa porque llevo torta. Ahora que caigo, es una lástima que la láser no me permita ya disfrutar de un buen tarro de cera caliente, como antaño, cuando los aullidos cerraban estas placenteras sesiones de peluquería y estética.

Finalizado el baño me doy cuenta de lo gozoso que habría sido escuchar a Los Ramones en el 90 de volumen mientras hacía el anfibio. Intentando subsanar tamaño olvido conecto el CD y bailoteo delante del espejo, como cuando tenía quince años. Está bien, y veinte… ¡Y ya! El efecto estético es demasiado chocante así que opto por tirarme en plancha a la nevera, abrir una cerveza y sentarme en la terraza a leer el periódico, que para eso no hay límite de edad. Repasada la actualidad, apoyo el codo en la barandilla, enciendo un cigarro, me mareo muchísimo y simulo una despreocupada conversación de barra de bar con un amigo imaginario. Antes de que me vean los vecinos vuelvo a mi asiento y ojeo las revistas, memorizando estilismos para los próximos seis meses, por si no tengo oportunidad de abrir otra en mucho tiempo. Me pregunto qué estarán haciendo Marido y Lasniñas. Les llamo. Al colgar siento ganas de llamar de nuevo. Expulso a empujones la idea de mi cabeza y me voy corriendo a meter el bajo de unos pantalones que llevan en el armario desde el 99 porque aún no he podido arreglarlos… Me tengo que dar prisa porque tengo que disfrutar de muchas cosas aún… Dejo los pantalones a medio coser al recordar que tengo que cortarme las uñas para no parecer más un guitarrista flamenco. Feliz con mis uñas cortas, me voy a cocinar un poco, que me relaja mucho. Hago seis docenas de flanes y salmorejo para toda la urbanización. De vuelta al salón, pongo la tele y paso los capítulos de la serie a cámara rápida. ¿Habrán comido ya Lasniñas? Noto que me estoy estresando. Otra cerveza y una lata de berberechos con mucho vinagre me devuelven a la realidad. Desempolvo la discografía completa de Sabina y recuerdo viejos tiempos cantando a voz en grito. Me callo.

Cuánto silencio hay en esta casa, por dios… Busco el lado positivo y me desnuco en el sofá dispuesta a echarme una siesta excesiva para un adulto sano. ¿Se habrá llevado Marido el chupete? No por él, es más por Lapequeña, que montará en cólera y no dormirá su siesta ni narcotizada si no lo mordisquea un rato.

Me despierto horas después con unas ganas de dulce que ni Winnie the Pooh. Abro un paquete de Oreo y me acuerdo de las meriendas de Lamayor, en el parque, abriendo galletitas. Una lagrimilla incipiente me chiva lo mucho que les echo de menos. No puedo más con este silencio pordiosssss….¿Es que no piensan llegar nunca? Tratando de paliar el mono corro a su baño a oler el aceite Johnson y a tirar de la cuerda de esas mariquitas de madera que les regalaron LosReyes y que esconden en sus barrigas la música más chillona y repetitiva de cuantas tenga la SGAE. Hoy sin embargo me encanta. Tiro y tiro de la cuerda hasta que me veo a mí misma desde fuera y me asusto mucho. De pronto oigo a un bebé llorar y me asusto más aún porque temo empezar a enloquecer. Es en casa de los vecinos. Ay que ver qué suerte tienen algunos…

Vago por la casa como un alma en pena hasta que oigo la puerta del garaje y grito de alegría. Lamayor entra corriendo y me pregunta ¿Nos has echado de menos, mami? Sin darme tiempo a contestar, y a derretirme, la carcajada de Marido responde por mí. Qué rabia me da que me conozca tanto, oiga.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
...Y le hablo de esa amante inoportuna, que se llama soledad... , 5.0 out of 5 based on 1 rating

12 Comments

Filed under Ser madre

12 Responses to …Y le hablo de esa amante inoportuna, que se llama soledad…

  1. A mí una vez también me pasó algo así, hace tiempo… no sé, creo que aquel día me depilé y todo…

  2. mesescucha

    Tu si que sabes disfrutar de la vida, con tus cremitas y tus exfoliantes, el otro dia me quede yo sola , !!TOMA, TOMA Y TOMA¡¡ toda la mañana para mi (todavia doy teta, y un dia entero es impensable),decidi tomarme un cafelito y leer algo que no empezase por “Erase una vez…”, pero yendo hacia la cocina, pise una pieza de las construcciones, y fui a guardarla, y yaquestoy, recojo el chupete del nenuco y estas dos piezas del puzle de Nemo, ¿y donde esta la tapa del Memory? ah mira debajo de la cama !!madremia que pelusones ¡¡ pues nada yaquestoy, paso el aspirador un poco por encima y listo, aunque ya que le he sacado casi que paso tambien el salon y ya me lo quito de enmedio, pues ya esta, me pongo mi cafe, me cojo mi libro y….! no puede ser¡ ¿esa que se rie no es Lamiagrande?, ¿y la que grita !!MAMAAAAAA¡¡ como loca, no es Lamiachica?… pues si ellas son, y ahi llega Esposo, que con tonito de meloheganao,va y me suelta: Voy un rato al Tulipan a tomarme un vino, que estas me han dejado reventao, hala nenas , con mama, que ahora esta descansada y seguro que tiene ganas de jugar a las construcciones, y sin mas se va….en fin que no digo mas, ¿”paque”?. Besos patoas.

  3. Juaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    Me meo! A mí también me pasa! Lo único que en vez de bobsleigh yo te propongo hacer curling, ese deporte imposible que es como la petanca sobre hielo y unos pavos se dedican a barrer para que corra más. Es más de madre jajajajajaja

  4. sin mas palabras

    Pero es que somos más tontas…. tres meses haciendo planes, el niñoninja se va unos días con losabus al pueblo, BIENNNNN!!! Pues no, el niñoninja se va y te pasas 20 días pensando en que estará haciendo, si comerá, si dormirá, si .. si.. lo que sea… Y en casa Latonta con Marido que solo ven los créditos de las pelis de la tele (pero los del principio) porque estamos agotados de tanto pintar, hacer taladros, empapelar una pared, lo que sea.. por estar entretenidos, no vayamos a “añorar” mucho al niñoninja y nos de por ir a verle a las 12 de la madrugada. Bss

  5. jajajaja y yo que pensaba que me estaba volviendo locaaaa porque me pasa lo mismoooo jajajja; Marido cuando ha “podido” llevarse a niñospiderman yo me he quedado feliz y contenta pero pasado unos minutos comienzo a mirar por la ventana a ver a que hora llegan y cada vez q escuchaba q un niño lloraba me sentia segura q era el mio q me estaba llamando desde la lejaniaaaa jajajajaja

  6. Madre amantísima

    Ahí tengo yo a mimayor con 19 años solico todo el fin de semana que me ha dicho que como vuelva a llamarle otra vez para ver si ha comido/le duele algo/ se siente solo/ que piensa/me echa de menos/ se ha cambiado de calzoncillos…etc,etc, me denuncia por acoso……………

    Nunca sabrán cuánto los necesitamos………………….

    • Blogdemadre

      ¿Qué sería de nosotras, madres amantísimas, sin esta pesadez que nos caracteriza? …¿Quien puede resistirse a un tostón bien dao? Ay…si es que no nos comprenden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *