Powered by Max Banner Ads 

Vivir del cuento

Por la presente justifico que mi hija Eva Quevedo tiene calambres en la orejas y que por ello no podrá hacer gimnasia en los próximos quince años. Lástima, tampoco podrá hacer el examen del martes.

Firmado.

Su madre

 

Si llegan ustedes a preguntarme hace unos años habría jurado que éste sería el último justificante que iba a tener que hacer, pedir o falsificar durante el resto de mi vida; pero no, temo que mi destino sea otro.

Desde que hace unos meses, siendo yo mayor de edad y en plenas facultades mentales, decidí cambiar mi trabajo en una gran empresa por la loca idea de ganarme la vida escribiendo, tengo la sensación de que mi deber como ser humano y contribuyente es disculparme y justificar mi decisión todos los días dos veces. Un desasosiego, un azogue, un fuego interno me carcome la cara interna de los huesos cada vez que alguien comienza una frase con un “Ya, pero no es lo mismo, porque tú trabajas desde casa…”. Inmediatamente se activan todas y cada una de mis defensas y me encaramo rauda y palmípeda a la copa del árbol más próximo. Por si me muerden o me hacen daño. Y así, a la defensiva, vivo sin vivir en mí.

- ¿Sabes una cosa? – comento entre cuchicheos y secretitos a la primera cajera ignota que pillo en el supermercado -  Ayer me pagaron dos cheques y este mes he ingresado mucho más dinero que el anterior. Ella me agradece la sinceridad mientras pulsa el botón del pánico. Sé que me comprende y se congratula de mi éxito financiero, pero se autoprotege por si resulto ser una loca sonriente que planea su muerte y la del resto de reponedores.

- Aquí donde me ves acabo de salir de casa, ni diez minutos llevaré fuera – les digo a mis vecinos cuando me pillan cerrando furtivamente la puerta del portal a las doce de la mañana – Y sólo para comprar sobres y enviar la trimestral del IVA, juro que no pienso hacer nada que implique solaz o mínima diversión. No, no, no.

- Catorce horas en el ordenador – comento antes de dar siquiera los buenos días a esa amiga que me llama para pedirme el mail de otra. Ni una ni dos ¡catorce! Claro, así tengo el cuello, que un día me van a tener que operar, ya ni coger el ratón puedo de los calambres. ¿Y las piernas? Ni te cuento cómo tengo las piernas. Este año no voy a tener celulitis, ¡la celulitis me va a tener a mí! Ella, calla y asiente, y a la media hora ya ni recuerda por qué me llamaba ni por qué decidió un día ser mi amiga.

- Buenos días, carnet de conducir y permiso de circulación. – Tenga, agente, todo eso más justificante de estar al corriente de pago en el impuesto de actividades económicas y mi alta en autónomos, para que vea que pago mis impuestos y no soy una caradura, ni una caraculo ni nada. – Eso no viene al caso, señora. – Nunca se sabe, agente, nunca se sabe…

- Pero ¿no te has enterado? ¡Si lo han dicho todos los telediarios! – ¿Telediario? ¿Qué es eso? – ¿Estás tonta?, pues un programa de televisión. – Huy, yo de eso no veo, nunca, no, no, no (cabeza a la izquierda, cabeza a la derecha, a la izquierda, a la derecha…) La televisión en mi casa no se pone hasta las diez de la noche, y claro, nos pilla a todos ya acostados…

Justificándome, justificándome y nada más que justificándome… Y es que da igual lo descolocada, desaprovechada y triste que te sintieras en tu vida laboral anterior, tanto o menos que lo feliz, realizada y serena que te sientas ahora. Poco importa también si lo has hecho por ver crecer a tus hijas, por tu familia, por todos tus compañeros o por ti el primero. Si renuncias a un trabajo estable por una vida mejor te convertirás ipso facto en una advenediza que sólo quiere vivir del cuento.

Ay, amigos, y ojalá pudiera vivir siempre de él, del cuento; de idearlos, escribirlos, contarlos o susurrárselos al oído a todo aquel que me quiera escuchar…

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.8/5 (17 votes cast)
Vivir del cuento, 4.8 out of 5 based on 17 ratings

90 Comments

Filed under Elucubraciones, Mujer

90 Responses to Vivir del cuento

  1. Ánimo cuentista! Algunos esperamos tus cuentos con mucha ilusión!!

  2. Pues qué quieres que te diga, que sigas así por mucho tiempo, al menos en lo que al cuento se refiere, no a lo de la celulitis mari, que tienes mucho arte y eso no se debe desperdiciar!!
    Un abrazo de oso

  3. Mariana

    Hay que ser valiente para abandonar lo estable por perseguir un sueño… felicidades!

  4. Sácalo mari, que quedárselo dentro es malo.
    Y saca también el puñetero sentimiento de culpa que no tienes que sentirte culpable, ni mal, ni nada por nada de nada. Y el que opine, piense, susurre o supure otra cosa KELEDÉN 100 mg al día.
    Faltaría más que uno no pudiera escoger su camino y tuviera que ir dando explicaciones amoooooooooos.
    Un beso hermoso desde Barcelona MUAAAAAAKS!!

  5. Y es así….tal cual…pero además súmale hierro al asunto que claro es que “vives literal del cuento” y eso te da tiempo para todo…porque vamos si de verdad trabajaras en algo que sustentara a toda tu familia no tendrías 14 horas para estar DELANTE DE UN ORDENADOR….

    ¡Bien hecho por contarlo! Es más en tus tarjetas de visita incluye el URL de esta entrada así al vecino, al amigo, al tío les queda clarito que vives del cuento ¡Y QUE BIEN VIVES SEÑORA!

    Por muchos años de éstos :P

    Un besote desmadroso

    • Blogdemadre

      Haré algo mejor, Mex, me lo tatuaré en la frente. Así además de explicarlo quizá se filtre algo hacia las meninges y se quede ahí pasiempre :) Beso!

  6. Ya me gustaría a mí tener ese arrojo y ese talento creativo que tú tienes para poder vivir “del cuento” igual que tú, Quevedo! Lo de menos iba a ser el tener que justificarme. ¿Celulitis? What’s that!

  7. Te entiendo y no sabes cuánto. Algo tiene la nómina que te eleva así por arte de birlibirloque a persona interesante independientemente de que te pases el día grapando fotocopias. Carnet de persona digna de conocer que te requisan el día mismo que te ingresan el finiquito en el banco.

    A mí me llamó mucho la atención cuando dejé de trabajar -en el sentido habitual del término porque todos sabemos que las que trabajamos desde casa trabajamos mucho más- que en las cenas cuando alguien me preguntaba a qué me dedicaba inmediatamente se giraba a hablar con otro comensal como si de mí no pudiera esperarse nada que no fuera una laca de uñas impoluta. Lo que a la sazón no tenía.

    Existe en España una creencia de que todas las actividades que puedan desempeñarse desde el hogar familiar, aunque sea escribir una tesis doctoral sobre el acelerador de partículas de Cern, no son dignas, las podría hacer cualquiera y no son más que la excusa de las que se pasan todo el día puliendo la visa en centros de estética.

    Por suerte o por desgracia no conseguiremos apearles de su burra pero siempre nos quedará el consuelo de saber que mereció la pena. Con creces.

    • Blogdemadre

      Cierto, el momento cena o reunión de otra índole es divertido.
      ¿Tú cotizas?
      Huy, yo un montón.
      Pues anda que yo.
      Tú no, no?
      Optaré a partir de ahora por decir que soy neurocirujana amnésica. No podrán digerir tanto glamour.

      • Karín

        jajajajaaa… me privó esa respuesta. uno debe vivir para sí, y sí hay que perseguir los sueños y cuando es posible materializarlos. Sigue escribiendo Eva que me hace mucho bien leerte.
        Como dice la canción del cantautor cubano Silvio Rodríguez:
        En busca de un sueño
        transcurren los ríos.
        En busca de un sueño
        se salta al vacío.

  8. Envidia, pura envidia es lo que tienen (o tenemos) todos.
    Me encanta esta nueva entrada como todas. Me alegro que dejaras tu anterior trabajo para escribir.

  9. MARIA JOSE

    !Cuentame un cuento y verás qué contento… me voy a la cama y tengo lindos sueños! Animo a seguir “endulzando” la vida de tus lectoras (es). Por cierto: ¿GIMNASIA? ¿Qué gimnasia? Si desde los 70, se llama educación física (!Es que me ha llegaoooo al alma! pues soy de la profesión y eso de “ginnnnnnasia” me rechina en los oidos). Un abrazo y lo dicho, a seguir trasmitiendo alegría a través de tus palabras. :)

    • Blogdemadre

      Lo mío no pasaba de ser ejercicio aeróbico… con decirte que corríamos 5 minutos y hacíamos coreografías de cinta… Lo más trepidante era subirse a una espaldera y no sucedía todos los días, no te vayas a creer…

  10. Marga

    A mí me parece una decisión valiente, y no por dejar un trabajo en “una gran empresa” sino por ser fiel a una misma. La gente con principios y fuego interno lo comprende y lo envidia. Te lo digo amiga. Aún recuerdo aquella conversación en tu coche volviendo de aquel rodaje con ese chico tan guapo en Alcobengaquelejos. Me preguntaste que si siempre estaba enfadada y te dije “no, pero me gusta quejarme”. El día que tenga los ovarios suficientes para no culpar al mundo y hacer caso a lo que me pide mi cuerpo serrano seré tremendamente feliz, como supongo que tú, a pesar de los pesares, te habrás sentido muchas veces desde tu nuevo rinconcito. Hay que darle gusto al espíritu. Lo de que te tengas que justificar, bueno, nos han educado a que tener arte es perder el tiempo. Que no te hagan dudar. Si nos dedicáramos más a lo humano: leer, escribir, filosofear, pintar, pitufar… el mundo sería un lugar mucho mejor. Y tú con tu arte lo haces más bonito.

    • Blogdemadre

      Recuerdo ese día. Qué agotador rodaje en aquel hangar… pero vamos, que los rodajes tampoco contaban como día trabajado, acuerdate. Era pura diversión y cuchipandi. No te jode.
      Me encanta lo de pitufar. Intentaré hacerlo siempre que pueda, prometido…

  11. laura

    ayy y menos mal que alguien como tu vive del cuento…. q seria de mi sin poder leerte… valgameelcuento!!!!!! siguesiguesigue… adoro cada una de las entradas de tu grandioso blog

  12. Chica, te repito lo que creo ya he dicho en más de una ocasión. Te llamas Quevedo…por lo que estabas predestinada a vivir del cuento y a disfrutar de ello. Siento comunicarte que no podías escapar.
    A trabajar, a disfrutar, a seguir viviendo del cuento y yo a leerlo. Vivan tus cuentos y tú! Ole…

  13. Vane

    ¡Ay amiga madre y cuentista! ¡Cómo te entiendo! Recientemente (y de forma muy temporal, I promise) he vuelto a las descolocadas, desaprovechadas y tristes 40 horas fuera de casa y, al explicarle a la primera oreja amiga lo mal que me siento, he tenido que oír eso de “aaaah amigaaaa, es que la clase obrera tiene estas cosaaaaas…”. Que te quedas como pensando “claaaro, con lo bien que estaba yo pintándome las uñas y haciendo albóndigas durante 14 horas en mi ordenador antes”, no te j… En fin, justificarnos es lo que nos toca en esta vida “de cuento”. Pero yo lo prefiero sin duda.

    • Blogdemadre

      Huy, qué diver eso de hacer albóndigas frente al ordenador. Yo hasta ahora sólo me hacía trenzas. Probaré. Vivedios!
      Gracias, amiga!

  14. ANABA

    Si es que la que vale, vale. Y cuando tienes el don de la palabra, como es tu caso, te puedes permitir el lujo de vivir del cuento. Cuando te entre un ataque de sentimiento de culpa de esos piensa que en realidad estás haciendo un gran favor a maridos, hijos y demás miembros de la familia al ver cómo su madre mantiene aún la cordura y las ganas de reir gracias a tí.

  15. ¿Culpable? Estás de koñen, espero… Culpable te tienes que sentir por pegarme esas palizas al mezcladitos, madre, que estás minando mi autoestima… jijiji

    Ahora en serio, vive del cuento todo lo que quieras, que para eso lo haces mú bien :)

    Besos gordos.

    • Blogdemadre

      Sssshhhh no lo digas en voz alta que va a parecer que sólo jugamos y jugamos y no hacemos nada de provecho.
      Corre, corre, ¿nos justificamos?
      …Mejor te echo otra partida :)

  16. Pues sí, has hecho muy bien en ponerte a contar cuentos, porque la que vale, vale y tú vales… es evidente.
    Y qué le vas a hacer… siempre se idealiza lo que se desconoce y supongo que pensar que trabajas en casa es muy, muy complicado para algunos, muchos, bastantes,… pero… qué le vas a hacer tú.
    No soy muy de dar consejos porque no tengo nunca grandes ideas para dar a nadie pero yo en tu lugar: menos justificaciones que bastante tienes tú con lo tuyo… y no estamos ni para perder el tiempo.
    Besos hermosa y a disfrutar las decisiones, eso es lo bueno que tiene la vida.

  17. Te comprendo taaaaaaanto y me siento tan identificada… Esperando estoy ese momento en el que dejar atrás el descoloque, la humillación, la tristeza y el desaprovechamiento para tener una vida mejor. Igual dos escritoras más cabemos, ¿no?
    Un requetebeso, bonita

  18. ¡Me encantó! Muy cierto, por desgracia.
    Yo no tuve que renunciar, “no me renovaron” en mi trabajo cuando me quedé embarazada, y después de tener a mi Ratón, empecé a buscarme la vida desde casa, escribiendo como periodista, como madre, como creativa, ¡como todo!
    Me di cuenta de que no quería trabajar para otros, con horarios que me impidieran disfrutar de mi niña, y aunque por ahora no me hago rica, voy tirando, soy feliz y veo crecer a lo más hermoso de mi casa.

  19. Ana

    Pues yo me quito el sombrero ante ti

  20. Jajajaja muy bueno, mesiento completamente identificada :)

    • Blogdemadre

      Me encanta ese “mesiento” Al final la RAE tendrá que aceptar eso de juntar palabras alegremente… con lo que mola!

  21. Envida amiga purita envidia, eso es lo que te tienen… pero además es una cosa contradictoría, porque luego nos pasamos el dái diciendo que las amas de casa hacen un trabajo terrible. Pues coño imagíantes las que además de eso se quedan en casa currando, les persigue el mocho por todas partes. Además ha sido tu opción, y suerte que la tengas, pero nadie es quien para valorar las horas o dedicación de otros.

    Ahh y por cierto a mi me gustan mucho tus cuentos, pero mucho los veo todos en color morado-fucisa…

  22. Pues a mí, que me encanta leerte y disfruto, me río y asiento a la pantalla cada una de tus entradas, te diré, que bienvenidas sean las osadas que deciden vivir del cuento, porque a mi me entusiasma meterme en ellos.

    Aquí te dejo mi oreja, soy toda oídos ;)

  23. Incontinenciasuma

    Tu sigue viviendo del cuento q así los demás podremos seguir leyendo esos relatos tan entretenidos y divertidos.

    Un beso gordo.

  24. maminueva

    Si esque la envidia es muy mala oye,no se me ocurre otra cosa.A la gente le gusta mucho opinar sin que se les haya preguntado…..Frente a esto,dientes dientes y mentalmente los mandas lejos….y oye,quien sabe,si uno una vez dobló un tenedor…..
    me encanta todo lo que escribes,sigue asi,desde casa o dsd dnd quieras!!

    • Blogdemadre

      La verdad, no tengo muy claro aún si el ataque viene de fuera o de dentro de una misma, pero por si acaso empezaré con eso de los tenedores :) quien sabe si dentro de unos meses alguna isla del pacífico se llene de indeseables…

  25. Aliciaycinco

    Pues hija, yo también querría “vivir del cuento” como tú. Poder estar con mis hijos a la vez que sigo ingresando en casa, con fastidiosas jornadas de 10 horas, y algunas también de solo 2, que de todo se puede tener, para eso una se organiza como le da la gana y a las horas que le da la gana. Que igual yo prefiero estar toda la mañana libre por ahí, y luego estar desde que se acuestan las niñas hasta las 4 de la mañana trabajando, que para eso soy yo misma, conmigo misma…… Anda y olvídate de los demás, tú sabes qué hiciste, por qué lo hiciste, y además por ahora te está saliendo más que bien por lo que parece, así que de justificarse nada, se justifica una a si misma, y si sale mal, ya se fustiga una solita, pero si sale bien……, también se da una sus besos.
    Yo espero poder seguir viéndote por aquí, como hasta ahora, menos mal que “internete” es universal, y cuando hayamos emigrado a Dinamarca en unos meses podremos seguir en contacto cibernético.

  26. Claudia

    me encanta………..

  27. Blogdemadre

    ¿Año nuevo, vida nueva? Lamamadecinco se nos va a Dinamarca?… ¡Qué planazo! Mándanos botellitas de akvavit para pasar el frío invernal, por favor!!! Espero que tengas toda la suerte del mundo…. Por aquí seguiré, prometido…!

  28. Mo

    Aquí una que de ser posible te emularía en un nanosegundo…Pero me temo que ando escasa de creatividad y no se me ocurre cómo…Aunque todavía no tiro la toalla :)
    Muas!

  29. paty

    Hola amiga!!
    Yo también te animo a seguir viviendo del cuentro, porque como todo hay que saber hacerlo, y tu lo haces genial. Me encanta todo lo que escribes, así que ,por fa!, sigue así.
    Besitos!!

  30. Trabajo desde casa desde hace más de 9 años, para una empresa americana, con lo que tengo mucha autonomía, y la “seguridad” (que, sinceramente, hoy en día no la hay en ningún lado) de una nómina. He creado un blog para potenciar el teletrabajo, para que la gente que empieza no se agobie.
    Una de las cosas más importantes es eliminar este sentimiento de “culpa” por tener mejores condiciones que la mayoría, la sensación de que tienes que justificarte, e incluso educar a tu entorno familiar para que respete tu trabajo y tus horas y tu espacio.
    Con los años, ya no sólo no me justifico, sino que aprovecho mi flexibilidad horaria, y me encanta!

  31. Cuánto te entiendo! Si este post perfectamente podría haber sido escrito por mí. Besotes y ánimo.

  32. pues a mí lo que me da es mucha envidia. Primero por el talento que tienes y segundo, y casi más importante, por la valentía. Apostar por lo que sientes cuando todo el mundo dicta lo contrario es de una valentía que apabulla. Yo, sin ir más lejos, sería incapaz de hacerlo. Soy cautiva de un “buen trabajo” con su correspondiente nómina…
    Besos!

    • Blogdemadre

      …Precioso comentario… pero todo tiene su lado bueno, amiga. Ni esclava tú ni adalid de nada yo. Lo mejor es meterse en la cama y darse cuenta de lo agustito que uno está con su vida.
      …y después de este novedoso consejo de una sabiduría sin precedentes :) me voy a hacer facturas…que se me da peor que el crochet!

  33. Pues que quieres que te diga, ¡ que a mi me parece una decisión muy valiente! Y si estás feliz, lo demás que te resbale :-)

    • Blogdemadre

      No, si una se hace la valiente la mayor parte de su tiempo, amiga, pero a veces…qué sé yo…pues flaquea…y se le va la memoria al garete.
      Para eso están ustedes, para aplicarme un callejón y hacerme ver lo que de verdad importa :)
      ¡Gracias!

  34. Un aplauso a la que se levantó de la mesa y dijo, perdona pero me voy a mi casa, que no son horas, tengo dos hijas y una pila de plancha que llega al techo.
    Un aplauso a la valentía de dejar de ser lo que HAY que se
    Un apluso al talento, que parece andaluza
    No te conozco pero teo leo y me meo

    Tuya siempre
    UNA FAN

  35. Apreciada Eva,
    ¡Hace usted honor a su apellido…un gusto leerla, y a partir de ahora le sigo!
    ;)
    Yo también tengo dos peques, agotadores pero lindísimos, y en mis momentos de enajenación total me desahogo en:
    http://mamicool19.blogspot.com.es/
    Un besote!
    MC

  36. Paz

    Hagas lo que hagas estará mal. Si trabajas fuera de casa abandonas a tus hijas, si te quedas eres una gorrona, pobre marido tuyo que te tiene que pagar los caprichos. Yo estoy en casa y sin cobrar y, sinceramente, no era más feliz pero si curraba menos cuando iba a una oficina de 9 a 5. Luego llegó la crisis y los trabajos que salen no cubren las horas que tendría que pagarle a alguien para cuidar al Único y limpiar las pelusas que pasen de los dos kilos y tengan patas. Así que aquí estoy, dedicando las mañanas a la actividad sexual (cosas que joden, como lavar, planchar, cocinar, pasar la aspiradora, hacer los recados, pasar por el banco…). Y las tardes enteritas para el Único, que no me deja hacer otra cosa, lo juro. Luego las cenas, acostar a mi padre y al niño, un ratito de internet terapeútico, y a la camita a eso de las 13:00. Pero sí, me miran con lástima y asco cuando digo que no estoy trabajando. Tú a lo tuyo y los demás a lo tuyo también, por lo que se ve.

    • Blogdemadre

      Jajaja mejor dedicar las mañanas a la actividad sexual en casa, que no en la oficina, donde te joden igual y encima no son de tu familia :)

  37. Muerta de envidia me quedo… y de admiración, que te acabo de descubrir y ya tengo la noche hecha leyéndote. Un saludo!

  38. Te he dejado un premio en mi blog, pásate cuando puedas! Un abrazo!

  39. Pués a mí me tienes encantada!! Y sólo te he descubierto ayer, pero ya estás “marcada” en mis favoritos!!! Leí tres posts y ya no pude dejar de reir y llorar a la vez, mientras que pensaba: “ahora sólo me queda llorar porque la risa no es suficiente!!”. Con decirte que me he propuesto leer dos posts tuyos al día, para reirme un poco más en esta vida…
    Este último post me ha “matado”. Comparto la desgracia de que te menosprecien por trabajar desde casa, y esa culpoza necesidad de justificarme, aunque bien sé que no viene a cuento!!!
    Por favor, no dejes de escribir. Incluso, y ya puestos, ¿por qué no diseñas unos cursos de “expresión literaria”? Yo creo que eso te subiría de escalafón en cualquier conversación!!
    Muchas suerte!!!

    • Blogdemadre

      Mil gracias, Paola! Cuando quiera subir un par de escalones en cualquier conversación, recordaré comentarios como este tuyo.
      Un gusto, de verdad.

  40. Hola Eva, espero que sigas viviendo del cuento todo lo que tú quieras.
    Para mí, que me veo reflejada 100% en tus artículos, eres mi mejor terapia desdramatizadora. Me troncho. A veces no puedo seguir leyendo por las lágrimas que me caen (de risa, eh).
    Eres muy valiente, y chica si el talento te sale por los poros, déjalo salir…que dentro se atasca y nunca se sabe en qué engendro se puede transformar.
    Besos.
    Ah, y los demás que piensen lo que quieran, no se puede evitar…el trabajo de los demás siempre es el más cómodo, el mejor, un chollo y encima cobras una pasta por no hacer nada…y ya en casa ni te cuento. Todos tenemos opciones para cambiar pero hace falta valor y decisión. Y de eso muchos andamos justitos.

    • Blogdemadre

      Mil gracias, Olga. Leer comentarios como tuyo al levantarse es de lo mejor que le puede pasar a una, te lo aseguro.
      Un beso!

  41. UnaMiniMamiMás

    poco puedo añadir, pero quiero darte mi apoyo. Te he descubierto hace poco y me he enganchado, no eres una mami blogera más; tu estilo marca la diferencia…y yo que tiendo a dramatizar…me vienen de lujo tus sesiones de desdramatización. Como tuviéramos que pagarte a precio de psicólogo te forrabas. Pero al módico precio de libro y con blog gratis, ¡mucho mejor!
    Que vales infinito, chica. Otras profesiones se pueden aprender, pero para lo que tú haces, como tú lo haces, hay que valer.
    ¡Millones de gracias!

  42. Excelente articulo, maravilloso leerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>