82 Responses to Unas sinvergüenzas todas…

  1. He visualizado todos y cada uno de esos momentos… ayer mismo se me ocurrió llevar una camisa de corchetes, sin nada debajo…. y no hay nada como un niño para abrirtela….en medio del centro de salud!!! Menos mal que estuve rápida, como lo tuve que estar en la piscina el año pasado, cuando me bajó el bikini, etc… otro gran tabú los los vestidos…antes a las bodas siempre iba de corto, no demasiado corto, pero de corto, a la última se me ocurrió ir así, sin contar con que ya tenía que correr detrás del nano, y agacharme…. en fin, creo que era demasiado corto jajajjaa, para la próxima iré de largo seguro!!

    • Blogdemadre

      Una amiga mia le abrochó el otro día el cinturón del coche a su hijo portando ella un bonito vestido corto y le vio la entrepierna toda la comunidad de vecinos. Eso sí, le aplaudieron mucho y han decidido rebajarle la cuota de la comunidad. Algo es algo 🙂

  2. Me encanta la chispa con que escribes y el punto de vista sin edulcorantes desde el que lo haces… Enhorabuena!

  3. Mónica

    ¡¡Por Dios qué razón!!. Ser madre y pudorosa es incompatible. Respecto a lo del bikini, experimentado el riesgo de quedarte en pelotas un día tras otro, decidí dejar de usarlo hasta que mis hijos tengan 14 ó 15 años por lo menos.

  4. Jajaja qué buena entrada, me has hecho reir, no si al final estamos en pelotas todo el día, mis tetas ya las han visto niese sabe cuánta gente. El otro día se me pasó y salí del despacho con el sacaleches en una mdno, el biberón en la otra y la camisa medio desabrochada, justo cuándo venía un grupo de prácticas a conocer el centro…

    • Blogdemadre

      Ay, qué bien, te faltó el grupo de japoneses haciendo fotos…

    • mamarabilia

      AY, qué imagen tan reciente… me estaba sacando la leche en el despacho con varias sillas a modo de barricada y llamaron a la puerta: di un grito en forma de NOOOOOO, me quité el artefacto de la pechera, retiré las sillas y pregunté abriendo la puerta quién había perturbado mi paz láctea. Menos mal que llevaba camiseta interior negra porque el jersey lo tenía arremangado hasta el cuello y la camisa de par en par.

  5. Nunca fui demasiado pudorosa, esa es la verdad. Pero, efectivamente, desde que me quedé embarazada del mayor, no tengo vergüenza ninguna. Te enseño lo que haga falta en cualquier momento, ya ves tú… 🙂

    • Blogdemadre

      Jajajaja lo ves como en el fondo somos unas exhibicionistas? ¿Quien no le ha dicho a una amiga? “Dios mío, me toca darle la toma y creo que voy a explotar. Mira, toca…. ”
      Y así no se puede, oiga…

  6. Lupe

    Cuánta razón, porelamordediós! Mi madre siempre me lo decía, que en cuanto entras en el hospital y te ponen la batita atada por detrás, tienes que asumir que le vas a enseñar el culo hasta al celador en prácticas. Lo harán a propósito para dejar-nos sin dignidad y no demos mucho la lata?

    • Blogdemadre

      Es una opción, mira tú, pero yo creo que lo hacen simplemente porque nos ven como filetes de lomo gigantes…. 🙂

  7. Jajajaja… buenísimo. Por no hablar de aquel momento en que estás dando el pecho en la terraza de un bar y hablando súper entregada a un tema de “adultos”, y de repente tu hij@ suelta el pezón y empieza a distraerse con un pájaro y tu te tiras los siguientes tres minutos sin darte cuenta que estás con la teta al aire… ¡Y tan tranquila! Con lo que habíamos sido…. 😉
    Besos.

    • Blogdemadre

      Más que cierto! O cuando terminas de darle el pecho y te diriges al camarero para pedir algo con un círculo mojado en la blusa y los botones desabrochados hasta el ombligo…. Dime a tú donde se nos quedó el glamour, pordiossss!

  8. Buenísimo! Menudo listado de situaciones tan y tan familiares!!!!
    Me has hecho reír mucho!

  9. Genial Madreeeeeee pero genial de verdad de la buena. Tienes toda la razón, asumidísimo tengo que ir en bolas es mi estado natural, y si no lo es ya se encarga el enano de que lo sea, bajándome los pantalones, subiéndome los vestidos o rebuscando en el jersey las tetas y mostrándoselas al mundo. Ay… con lo que hemos sido ;o)
    PLAS PLAS PLAS….aplauso y reverencia guapa!

    • Blogdemadre

      Pensemos que nuestros hijos nos ven tremendamente guapas y quieren mostrarnos al mundo en toda nuestra divina desnudez. O eso o es para darles dos guantás!
      Deseandico repetir bailes, rubia!

  10. ANABA

    Jajaja. Muy bueno. Y muy cierto. A mí me dijo un enfermero muy simpático y con bastante pluma (ponle tú el tono) cuando fuí a parir a mi primer hijo: “Bonita, aquí te quitas las bragas ahora y ya no te las pones hasta que salgas por la puerta del hospital”. Tal cual.

  11. Si, la verdad que ser madre y vergonzosa, es todo un problema…una aprende a desinhibirse a pasos agigantados, y lo peor es que llega un momento en que esas situaciones te parecen de lo más normales…

    Aviso, mi tenedor a metido la mano en el escote de más de una amiga, ellas tampoco están a salvo!

    • Blogdemadre

      Jajajja es verdad!!! Retoños que atacan el escote de tus amigas con total impunidad… Amigas que por otro lado, si no han pasado por la experiencia, le mirarán con cara de terror como si fuese un sobador de Metro

  12. Se me han saltado las lágrimas y salido los mocos con tu entrada, me has alegrado el día, no te digo más!

  13. Nerea

    POr favor cuantas verdades bien escritas y descritas ainss ese momento de pago en el supermercado con tu monillo colgado a tu cintura sujetandose en la abertura de la camiseta mientras los leggins que te quedan justitos por el efecto del peso aplastante de sus piernas en la cintura se bajan y ploff sale ese michelin de “cuando estuvo embarazada…. y ya tiene el niño casi dos años…”.No sé algun día quizás volvamos a ser mujeres recatadas y finas conscientes del entorno y su figura jejeje mientras tanto estoy es lo que hay!!!

  14. Bueníssimo!!!Hemos perdido en norte y el decoro!!!! Ya no sabemos que enseñar ni que és tabu!!!Que gusto!!!

  15. Jajajaja, ya pensaba que no hablabas del puño en el escote. Esa es fija, repetitiva y siempre, siempre, en el lugar y ante la persona menos apropiada.
    Y lo del biquini? Es que quién nos manda ponernos biquini, por favor! Jejeje, toda la razón del mundo, si ya antes era poco pudorosa ahora mostrar mis “encantos” es lo más natural del mundo, o es que no me queda otra que tomarlo así.
    Buen post. Saludos.

  16. Ay, cuántas verdades juntas!! Yo como desde pequeña he sido nada pudorosa, tirando a exhibicionista… lo de la lactancia lo llevé bastante bien. El parto, post parto y cuestiones ginecológicas ya son otra cosa. Muy divertido lo de las comparaciones de cicatrices y “troscas” entre madres, es verdad!! y es que mal de muchos… Como siempre, genial!

  17. Ay, qué reflejada me he visto!!! Ese paritorio plagado de gente, que ya no sabes, quién es médico y quién el técnico de la TV…
    Este verano, mi chico me tenía que reñir porque me paseaba sin pudor por casa, allí estuviera quien fuera. Total, si ya me ve las tetas media España, por un poco más, tampoco pasa nada.
    Y lo del pantalón cuando me agacho, es un continuum…
    Buenísimo, me he carcajeado en la oficina. Gracias!

    • Blogdemadre

      No hay pudor, amiga! Ni pudor, ni intimidad, ni ojos que no hayan visto nuestras carnes prietas en un descuido! Asín son las cosas! 🙂
      Gracias a ti por la visita!

  18. Nany

    GENIAL EL POST DE HOY, me he visto en casi todas y cada una de las situaciones que describes con tanta gracia. Me acuerdo concretamente de estar en el quirófano (mi hija nacio por cesarea) y un enfermero, al que luego he visto por la calle (menos mal que él no me reconoce), me levantó directamente la teta para ponerme uno de esos parches para oír el latido del corazón o algo parecido, qué verguenza, aunque en ese momento ni lo piensas. Por cierto lo de Tomelloso me ha llegado al alma porque viví allí tres años, me enamoré, me desilusioné y me volví a enamorar del que es hoy mi marido y padre de mi hija. Me he mondado de risa en la ofi. Muchas gracias.

    • Blogdemadre

      Cruzarte por la calle con quien un día te levantó una teta es ciertamente incómodo, estoy de acuerdo contigo…
      Un saludo desde aquí a todo Tomelloso 🙂 !!

  19. Embarazada del pequeño solía llevar un vestido corto, de esos que antes de estar embarazada ni soñaba con llevar, pero ya no estaba gorda, estaba embarazada y había que aprovecharlo; con lo que no contaba era con la ilusión que le hacía a mi hija enseñarle la barriga con su hermano dentro a todos los niños, mamás, papás, abuelas, abuelos… transeúntes en general. Total, que ahora todo el mundo recuerda mis tangas, eso sí, nadie vio mi cara y ahora paso desapercibida completamente

    • Blogdemadre

      Entiendo que la enseñaba desde abajo, así con toda la tela pa’rriba.. Qué bien. Qué frescor… Yo de esos vestidos también guardo, pero me los puse tanto que ya no me los puedo poner. Inmediatamente me veo embarazadísima y me extasío y angustio yo sola.

  20. Entre Eva y las comentaristas, me habéis confirmado que vivo en la inopia. Año y medio de parque y piscinas con bebé y nunca me he enterado de un canalillo ombliguero, una cintura con hucha incluída ni muchísimo menos una indiscreta bajada de bikini… yo que creía que estaba a todo!!!

    Intentaré fijarme a partir de ahora… 😛

    • Blogdemadre

      Será que usted sólo tiene ojos para una mamanatas, amigo, como debe ser, porque mujeres destetadas se ven por doquier, créame!

      • Lo peor es que tampoco se haya fijado en mí en esas situaciones comprometidas… bueno, lo de la hucha sí me lo ha dicho varias veces… joer, es que la moda esta de los vaqueros de cintura bajísima es lo que tiene 😉

  21. Ahora voy a tener que explicarle a Paco el de Administración, porqué me he hecho pipi encima al leerte -“ay, a ver si hemos ganado ya un centímetro más, ¿verdad, doctor?”
    Yo sólo venía a ver si tienen ustedes monedas para la tele-
    Jajaja yo estoy seguro que en mi proceso de dilatación, me examinó incluso un camillero, estoy segura, el Sensei dijo que era un auxiliar, pero a mí no hay quien me quite de la cabeza que era un camillero.

    • Blogdemadre

      Jajajaja Camilleros que se ponen las botas, de todo hay, amiga! …Y todo puede ser, ojo, que no está una en ese trance dispuesta a pedir doctorados ni credenciales… 🙂

  22. Por dios, ¡qué risas! entre el post (genialísimo) y los comentarios me llevo partiendo un rato largo.
    Y por lo que estoy viendo nos pasa a todas lo mismo o muy parecido, mi chiquitajo, que hace ya unos meses que ya no toma teta, sigue metiéndome la mano por el escote, aunque lleve jersey de cuello cisne, así que te puedes imaginar como están los pobres; lo más gracioso es cuando tiene mucho sueño y ya le mete la mano por la camisa al padre, si es menester 😉
    Y lo de levantar los vestidos y faldas, por ahora sólo lo ha hecho en la intimidad de nuestro hogar, pero es que el tío mete la cabeza debajo y ya es muy fuerte, así que el vestuario para la calle cuando vamos juntos ha quedado reducido a pantalones (y de talle alto 😉 ), jejeje

  23. Paz

    Buenisimo, igual que todo lo tuyo, pero hay quien conserva el pudor hasta el final y no le dan la teta al niño por no enseñarla. Yo fui de vacaciones a Italia con elúnico de 3 meses y todas las fotos son: el Foro y mi teta dcha, el Ponte Vechio y mi teta izda, el Coliseo y, claro, mis dos tetas (es mucho monumento sólo para una). Y a la vuelta a España mi marido iba en una dirección, por temas de trabajo, y yo en otra, corriendo como loca por el aeropuerto a puntito de perder el avión, llego desmelenada, sin aliento y con mis 8 brazos ocupados a la cola de embarque. Un amable joven me ayuda muy solícito con el carrito, la súper maleta del bebé, mi bolsito de mano con todo mi equipaje dentro, la bolsa de pañales-agua-toallitas-crema-chupoderepuesto y casi, casi me coge en brazos para entrar en el autobús. ¡Qué amable! pienso yo cuando, de pronto noto un fresquito, miro hacia el ombligo y ¡oh sorpresa! no llevaba abrochado ni un sólo botón de la blusa, se ve que en fragor de la batalla se me fueron soltando toditos y crucé el Prat de punta a punta enseñando mis (por aquel entonces) exhuberantes y henchidos (a veces hinchados, según) pechos. Ni me inmuté, la verdad.

    • Blogdemadre

      Como se nota que “el amable joven” no era mamá, si no te habría dicho tranquilamente que se te veía hasta el colondrillo. Pues buenas somos….

    • Lola

      Acabo de descubrir el blog y me lo estaba pasando pipa leyendo, pero al llegar aquí e imaginarme la situación con la blusa abierta corriendo por el aeropuerto me ha entrado tal ataque que aún estoy llorando de la risa!!!

      Gracias a la autora del Blog (que no sé ni cómo te llamas, de verdad recién descubierto) y a l@s comentarist@s, pero en especial a este de Paz, que me ha alegrado el día (que va complicao hasta ahora, a ver si con esta inyección energética por la risa se va arreglando 😉

  24. jajajaja, me encanta como escribes y como narras lo que nos ocurre a todas. Lo de que perdemos la vergüenza, el pudor y hasta la dignidad, es una verdad como un templo.
    Quizás no estéis de acuerdo conmigo, pero yo me sentí como si hubiera perdido la dignidad cuando ayer iba por la calle empujando la silla de Bichi y canturreando, lo suficientemente alto para que me escucharon los transeúntes, “Ahora que vamos despacio, ahora que vamos despacio, vamos a contar mentiras, tralará, vamos a contar mentiras, tralará…” Es como cuando conduces sin pensar en lo que estás haciendo y llegas a tu casa como en un viaje en el tiempo sin acordarte de ni como lo has hecho. Es algo totalmente inconsciente, pero también ridículo.

    • Blogdemadre

      Pero cantar no es muy ridículo… Yo a veces llevo a Laniñas por las mañanas al cole cantando con voz de diferentes animales y los vecinos me tiran flores y cacahuetes a mi paso. Molo mucho. Hay días en que si no canto, lloro, así que mejor desafinar, no?

  25. Por cierto, a mi me pusieron a parir tipo vaca, usease con el culo en pompa. Una de las veces que miré para atrás estaba mi marido, la auxiliar y una enfermera mirando con la cabeza apoya en las manos. Me sentí una artista en plena actuación.

    • Blogdemadre

      Cuando he leído “ponerte a parir” por un momento he dudado de si te estaban insultando… Bonito origen el de la frasecita…Cagontó.

  26. Jajaja, la otra mañana estaba diciéndole a la gremlinnanny que la niña acababa de comer y yo me iba a trabajar. Notaba que la señora me miraba la teta derecha con mucho descaro, la cosa ya me parecía casi violenta… así que decidí mirar yo también. Resulta que yo tenía la camisa abierta y la “ventanita” del sujetador de lactancia bajada.
    En el fondo me alegré… podría haber salido así de casa perfectamente 😛
    Gran entrada maja!

    • Blogdemadre

      Ay, esas ventanitas! buenos disgustos dan! Recuerdo veces en que no se daba una ni cuenta hasta que notaba el frescor. Y ya era tarde. Tiempo de exposición a los elementos, hora y media, calculando por lo bajo…

  27. Ponte a dar de mamar en el parque y siempre encontraras algún-a cantamañanas que te mire mal, aaayyysss que traumas nos entran
    madre estresada

    • Blogdemadre

      … estés donde estés y hagas lo que hagas, siempre habrá algún capull@ que te mire mal. Lo que nos gusta mirar mal y criticar en la distancia, madre! Devolverle un ignorito es la mejor terapia 🙂

  28. Mariana Sobral

    Excelente, excelente, excelente…. me alegraste el día….. todo es TAL CUAL
    Saludos desde Washington DC. Mariana

  29. Marta

    Jajajaja Buenisimo
    Ayyy yo perdí la vergüenza antes incluso de quedarme embarazada, ya que tuve que ir a Reproducción Asistida y cada vez que iba a un médico, me daba igual al de cabecera, al dentista, mi cabeza pensaba nada mas cruzar la puerta, pasa y bajate la braga, ahora incluso lo echo de menos!!

  30. jajajajjajajaja. Cuánta razón tienes!! Pero es que estamos taaaan cansadas!
    Genial el blog!!!

    Yo también tengo un blog de maternidad irreverente. Pásate si te apetece
    http://hijanohaymasqueuna.blogspot.com.es/

  31. mexicanita granatiensis

    Yo, tonta de mi, borde una toquilla para cuando le diera de mamar ponersela por encima. Pues mi unico ni con 3 semanas la dejaba, vamos! era ponersela y el pegar el manotazo, que no se ni como lo hacia, y quitarla. Un dia, con 2 meses fuimos con unos amigos a tomar unas cervezas y los ninhos (2 y 4 meses, respectivamente). Y yo lleve un vestido que no habia forma de bajarlo disimuladamente para dar de comer. Por supuesto, a mi unico le apetecio comida, no podia esperar!! hice mil cosas para intentar disimular, pero al final no tuve mas remedio que bajarme el vestido casi hasta las piernas y darle de comer!! que verguenza!! 7 anhos han pasado y no he vuelto al bar, no vaya a ser que los camareros se acuerden aun de mi!!

    • Blogdemadre

      Recuerdo ese ¿Y qué me pongo? en función de donde tuvieras que sacar la teta… Si de normal ya es difícil elegir, ahí ni te cuento..!!

  32. Todavía me acuerdo cuando, recién parida, me ponía a dar de mamar a mi Lola en donde me pillara, sin importarme lo más mínimo lo que me rodeara… y mi madre se escandalizaba, tratando de taparme¡¡. Nunca me ha dado verguenza destaparme por algo como el hecho de ser madre, salvo que no estuviera bien depilada, ahí sí me corto.

    saludos¡¡

  33. Haiser

    Los comentarios estan geniales..

  34. Haiser

    y como se nota que disfrutan siendo madres!

  35. Ruth

    Jaaajajajaaja, tal cual!

  36. Pues sí, así es… Tal cual lo describes.
    Un beso, Bree.

  37. Lola

    Yo una vez llevaba un vestido largo muy mono hasta los pies y me tocó subírmelo para sacar el expendedor de la central lechera… desde aquel día cada vez que me ponía ese vestido me colocaba profilácticamente un pantalón debajo.
    Fué un tiempo bonito, ese de ir a todas partes con la central a cuestas, pero me alegré mucho cuando recuperé mis tetas… que qué leches, eran mías!!!
    Enhorabuena por el Blog!!!

  38. El problema no es sólo que exhibimos, en algunos casos es lo que exhibimos después del embarazo. No hay nada peor que levantar la remera y que salga esa panza!

    • Blogdemadre

      Cierto! Que exhibir un vientre plano de turgente piel morena causa envidia! Nunca vergüenza!
      Ay, madre…con lo que hemos sido…

  39. Una Mini Mami Más

    Si yo ya me había leído todo el blog ¡¡¿cómo se me había escapado éste?!!
    Sin duda es de los que más me han gustado (y la competencia es dura) Lo he encontrado buscando uno en concreto para recomendárselo a mi mejor amiga y recién estrenada mami.

    Lo de la bolsa de triskis ha sido demasiado, jajaja. ¡¡y la de vestidos que he dejado en las tiendas porque no son “abribles” por delante!!, grrrrr. ¡¡y los que no he dejado en la tienda pero no salen del armario!! grrrr… aun así, y después de 18 meses de teta al aire cada 2×3, ¡viva la lactancia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *