Powered by Max Banner Ads 

Síndrome feo ataca a Madre

20061227173446-grito.gif

Una mañana te levantas como revuelta, tensión abdominal, dolor doloroso, mala leche generalizada… Como puedes arrancas a andar, pensando que no quieres estar aquí pero tampoco te apetece estar en ningún otro lado. Los sonidos te molestan, la luz te molesta, tú misma te molestas. Miras las paredes de tu habitación y te planteas qué tipo de gilipollez supina te encharcó el raciocinio el día que decidiste pintarla de ese color. ¿Y esos cojines? ¿Estás de coña? Si más feos no los hacen…

Entras en el baño y los ratios de histeria se te disparan hasta hacer estallar los halógenos y llenarte entera de cascotes caídos del techo. Sólo ves ojeras, pelo crespo, piel gris y un gran grano rojo, como la cabeza de un pollo, sito equidistante entre ambos ojos. Sopesas llorar pero prefieres cabrearte que es mucho más digno y socialmente más aceptable.

La ducha no mejora ni un ápice la situación, ni siquiera la de tu pelo, que antes parecía una escoba y ahora un cúmulo de algas que te chorrean sin gracia ninguna sobre los hombros. Quizá si no te hubieras pasado treinta y dos minutos bajo la ducha con la mascarilla puesta, pensando en lo desgraciadita gitana tú eres teniéndolo , ahora tu melena tendría algo más de cuerpo y tú unas poquitas más ganas de vivir.

Vestirte es un calvario. Cuando vas por el décimo conjunto tirado en el suelo, te decantas por unos pantalones blancos del año de la tos que te hacen unas cartucheras como melones y una camiseta de similar añada, que te transforma misteriosamente los melones en desvaídas paraguayas. Resultado. Te pones a llorar. Ahora sí.

De esta guisa sales al descansillo, ofreciéndote en cuerpo y alma al diablo con tal de no encontrarte a ningún vecino, cuando aterrizas en el bajo y te abre la puerta EVB (El vecino buenorro) Avergonzada, inclinas la cerviz y aceleras a lo Zinedine Zidane, como si fueses a embestir el pecho de EVB, pero en plena escapada te miras los pies y caes en la cuenta de cuán largas y descascarilladas llevas las uñas y de lo mucho que te han crecido los pelos de las piernas desde la última vez que te las miraste. Con tanto ensimismamiento tropiezas y te caes. Era de prever en esa pose. 

Tardas exactamente diez minutos en encontrar tu plaza de parking dentro de tu propio edificio. Saliendo le das un golpe al coche o limas la rueda contra la acera, lo que más a mano te pille. De camino al trabajo cambias veintisiete veces de emisora porque no te gusta ninguna de las canciones que ponen. Como te aburres, llamas a Marido y discutes con él. Por lo que sea, tampoco es plan de ponerse tiquismiquis y buscar como loca una razón. En la radio suena algo de Maná y aunque la canción espanta, a ti se te erizan los pelos de los brazos como si el volante diese calambre. Y lloras. Mucho. 

Llegas al curro con el rímel corrido y unas ganas inmensas de que una maceta te caiga directamente sobre el occipucio. En el camino que va del parking a la puerta del edificio reproduces mentalmente la conversación que, débil y en voz baja, mantendrías con tu jefe desde la ambulancia. Juan, por favor, llama a mi marido y dile que le quiero y de paso acércate a esa reunión de tres horas a la que me habías mandado porque a ti no te apetecía una mierda. Gracias.  La vena dramática que te invade hoy está en su punto álgido, sí, así que corre, corre que te pilla.

La mañana transcurre lentamente sin un solo punto positivo del que hacer mención, así que en vez de comer con unas amigas en un bonito restaurante y disfrutar de la vida, decides autoflagelarte comprándote un sándwich en el bar de abajo para comerlo cabreadísima delante del ordenador. Como todo el mundo se ha ido a comer, llamas a Marido y discutes con él. 

La tarde no mejora. Las piernas se te hinchan y la tripa te duele tanto que parece que vas a parir gemelos frente a la fotocopiadora en tres, dos, uno… Atacas la cuarta dosis de ibuprofeno del día aún a riesgo de que tus compañeros te ingresen en Proyecto Hombre. Tus ovarios te dominan el cuerpontero y tú no tienes ganas de más que de morirte! 

A las seis decides irte a casa llorando como las plañideras porque una de tus compañeras te ha mirado mal por el pasillo o no te ha copiado en un mail, lo que significa que te odia y que confabula contra tu persona para hacer que el resto del mundo también te odie profundamente. Si alguien pregunta, nunca expliques los motivos de tu llanto porque dará la sensación de que padeces cierto retardo mental. Y en la oficina con esas cosas hay que ser muy mirada. 

De camino a casa discutes con tres coches, dos motos y un transeúnte que se atreve a cruzar por un paso de cebra interrumpiendo así a las bravas, la placidez de tu conducción. Tú sacas la cabeza por la ventanilla y muy dignamente le comentas que su mujer yace en ese momento en amoroso colecho con su mejor amigo. La escena es observada de lejos por un Municipal que no sabe muy bien si detenerte o mandarte exorcizar. 

Cuando llegas a casa tus hijos están en el parque con Lanana pero en vez de pasar por allí, como harían las buenas madres, decides irte a casa a continuar lamentándote o a ingerir con alevosía los macarrones con chorizo que sobraron de la cena de ayer. Te sientes muy culpable por no haber ido al parque pero saltarte el régimen es un grado más en el ranking  “Culpabilizaciones chupis” así que te sientas tranquilamente en el sofá a abofetearte hasta la hora del baño. Ese momento, otrora idílico y lleno de mimos madre-hijo, es imposible de sobrellevar con este dolor de riñones, esta retención de líquidos y este monumental cabreo contra la humanidad, así que gruñes y lanzas hipogritos huracanados, mientras tus hijos te miran fijamente y piensan ¿…Madre, está usted ahí?…

Marido llega media hora después que tú y aunque entra sigiloso para no hacer ningún ruido que te moleste, le detectas y discutes con él.

A las diez de la noche consideras que ya has tenido suficiente crisis emocional por un día y te metes bajo las sábanas en postura fetal, recordando el sabor de los Filipinos mientras veías Candy Candy. Lloras pensando en qué habrá sido de la señorita Penny y de Anthony y de Archibald y de la pequeña Annie y acto seguido te duermes deseando que las hormonas te dejen mañana volver a ser persona y no una versión iracunda y pasada de cafeína de Mss. Hyde.

Sinceramente, amigos, creo que a Lasmadres se nos debería convalidar esto del Síndrome Premenstrual para no tener que sufrirlo nunca más jamás en todos los días de nuestras vidas. Es obvio que a base de contracciones, pujos, tijeretazos, varices, mastitis, estrías y puntos de sutura, nos lo hemos ganado con creces.  Ya vale de broma.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
Síndrome feo ataca a Madre, 3.0 out of 5 based on 2 ratings

91 Comments

Filed under Elucubraciones, Familia, Humor, Mujer, Neurosis, Ser madre

91 Responses to Síndrome feo ataca a Madre

  1. Jajaja!!! Y taaaanto, el cielo que nos hemos ganao!!! Y esos macarrones… Cómo estaban oiga!!! Con su choricito, y su queso…

  2. Ja ja,perdona que me ria,pero desde afuera es mas comico.Tienes razon en lo de la convalidacion,o como dice mi mujer,si ya no voy a tener mas niños,esto no me sirve “pa na” que me lo amputen!!!….animo,lo unico bueno es saber que en unos dias, como nueva!!!

  3. Seré breve: CASI PALMO DE LA RISA!!!!!!!

    - Viva la revolución!!!!!!!!!!!
    - DIrás menstruación!
    - Da igual, que corra la sangreeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!

  4. Susana

    Lo has clavao…..y encima me pillas en pleno sindromefeo y con marido a cienes de kilométros, con lo que no tengo a quien atacar :(

  5. jajajajaajaja, ¡dios, como me he reido, lo siento!
    Pero me he visto taaaaaaaaan reflejada en tu historia
    ¡Asín semos! ni mas, ni menos
    Yo pienso que debería poder ponerse por lo menos en stand by, porque las madres que ya no quereis tener niños no la necesitais, pero y yo? y yo que no tengo ni pareja ni donde caerme muerta? que me la quiten! jajajajajaja

  6. Madre mia!! Me has descrito!

    ¡Buenisimo!! jejejjeje, Elpadre tiene tol cielo ganao con mis dias taciturnos… jejjeje Esque cualquier cosa sirve para discutir… Y en ese momento muchas veces le recomiendo irse a dar una vuelta a ver a algun amigo a fin de no “Cobrar” ¡pobre muchacho!

    Hay que ver cómo somos las mujeres… Aunque de buen rollo seamos geniales… como se nos cruce un cablecito de nada…. Madre mia!!

    un beso

  7. Jajajaj jajajajaj no he parado de reirme jajajaj, eres genial!!

  8. jajajaja… pues yo que tenía hoy un día de esos y ya estaba en plan machacadora, me he estado riendo un rato… ;P

    Yo soy peor cuando estoy ovulando, que me convierto en una mezcla entre una de las Stepford Wives y Celia Blanco! ;)

  9. Cintia

    Jajaja ¡Odio esos días! Eso de mirarte en el espejo y verte fea no, FEA, eso de que nada te siente bien, de que odies tu pelo, de verte gorda e hinchada, de los sofocos y de ponerte a sudar como una loca, de ir totalmente insegura por la calle y no querer encontrarte con nadie. No sé a ti, pero a mí me dura varios días y odio desperdiciarlos queriendo únicamente recluirme en mi cueva y no querer salir jamás.

  10. Vayapordiossssss, ¿es que ni una de nosotras está a salvo?
    Prueba a comerte un buen trozo de chocolate, no soluciona mucho pero al menos da placer.
    Bueno, para solidarizarme contigo, a mí tambien me sienta fatal, y sino fijate
    http://eclectica11.blogspot.com/2011/08/aceptar-las-reglas.html

  11. ¿A que me odias si te digo que yo no sufro de esos dolores? en días así, mejor llamar al trabajo y avisar de que te estás muriendo.
    ps: post genial. Eres grande madre!

  12. Gemma

    Uffff por una vez en la vida me acabo de sentir persona normal y corriente, jajaja. Me he sentido completamente identificada.
    Y si a todo eso le añades el síndrome pre-menopaúsico, NI TE CUENTO!!!.

  13. Como reconforta saber que no soy la unica a la que le pasan esas cosas!!
    Mira que me he reído con tu blog!
    Anthony! yo estaba enamorada de un dibujo animado! era tan guapo!

  14. Ruth

    Escribes genial y me haces reír mucho siempre que actualizas, pero hoy te voy a tirar de las orejas: si te refieres a las bombillas halógenos lleva H!!! Sin ella te refieres a un extranjero y me parece que no es el caso…

  15. Lo mío, sin ser madre, también es un poco así, me vuelvo una especie de orco de mal humor. Pero lo peor de todo es que tú te ves fea, y te sientes fea, y nada te combina, y los tíos, que huelen tus hormonas, te miran libidinosamente, como si fueran Adanes buscando Evas, y nunca en la vida hubieran topado con una mujer como tú.
    Y ese es el momento en que tú piensas: ¿y el resto del mes, eh, merluzo?

    • Como diría un amigo mío… no hay mujer fea, todo depende del grosor del vaso a través del que se mira. También aplicable a seres humanos masculinos, que sin necesidad de denominar un claro síndrome, también tienen días para encerrarles y tirar la llave al mar, matarile rile rile.

  16. Jajaja, me parto de risa!!! Y no hay quien nos entienda!! Pero ya me gustaría verlos a ellos padeciendo el síndrome premenstrual!! El SAMUR no tendría suficientes ambulancias para abastecer la demanda!!

  17. Maribel

    AAAAAmén.
    Encima este mes me ha coincidido con la luna llena…. lunática qu’es una….

  18. Yo como no quiero un Jomío’s bro hasta nuevo aviso, cada vez que llega le hago la ola y le aplaudo, no se me vaya a largar…
    Por cierto, buenísimo detalle el de los pantacas blancos. Cuando estamos más “rojas” que nunca siempre vestimos de blanco, doy fe, pero ¿¿porqué??…
    Ánimoooo y doble lingotazo, uno xa ti que el alcohol es vasodilatador y otro xa Marido que el pobre recibe sin tener culpa ;) )

  19. Jajajajajajaja, que tía más bruta, me uno al doble lingotazo de la rubia!!!!!!!!!!!!!

  20. pili

    jajaja , cómo me he desc..j..nado!! Muuy bueno, aunque yo me sumo a mamaenalemania, yo soy más de “mantentelejoscuandoestoyovulando”, me convierto en insoportable, cínica, macarra, broncas…y todo lo que se te pueda ocurrir..no me aguanto ni yo!! un beso!

    • Da igual cuándo sea, amiga, los síntomas y males recurrentes deberían ser considerados crónicos y, por tanto, tener beneficios sociales. Repensémoslo! Quizá consigamos descuento en el abono transportes!

  21. eradish

    Ademas que es una cabron.. lo del sindrome de las narices. Yo me peleo con todo aquel que cruza a mi paso. Padre, Madre, Marido, Hermano, icluso a veces, las menos por suerte, con los repartidores que vienen a la empresa. Una locura. Lo peor, que todos estos familiares nombrados con los que me peleo, cuando me ven asi, en silencio entre ellos hablan, y comentan,” ya tá, ya le va a venir la regla, o eso o ta otra ve preñá”.
    Y tu te sientes bastante peor, porque eres cosciente de que lo piensan, y lo que es peor… que tienen razon.
    BUenisimo el post como siempre.

    • Eso, encima que lo digan, siquiera que lo insinúen… Insensatos! de ese tema nunca se habla! no existe! no se menciona! no! caca! La frase “¿qué te pasa?¿otra vez la regla?” es de las peores groserías que una puede escuchar y legalmente nos faculta para sacar la varita mágica y convertirles en bichosbola. Dicho queda.

      • eradish

        jajajaja pos dime donde repongo la varita, que la que traia de nacimiento con este sindrome feo se me parte o se me pierde y no la tengo nunca a mano.
        Un besazo y felicidades por el blog.

  22. jajaja muy bueno.
    Te felicito…..
    Genial

  23. Dreamita

    Vamos, lo que en mi pueblo se conoce como un bonito día de mierda.
    Además que una vez entras en el círculo vicioso de autodestrucción no puedes parar, sólo buscas encabronarte mas y mas…

  24. elena

    espera la menopausia es lo mismo pero todosssss los dias durante mucho tiempo.yo añoro esos dias premestruales………x lo demas la mejor explicacion q he leido en mi vida.hay q vida mas perra…..jajaja

  25. Pero nena, ¿con la edad que tienes y no te has acostumbrado? Pues ya va siendo horita de que estas cosas te pasen como si ná, vamos que no tiene importancia y no has de dársela.
    ¿No somos el sexo débil? pues son cosas de débiles, lo de llorar por una heridita de nada, una pizca de sangre, un grano en la nariz, …
    Lo de enfado con Marido, si es el que más cerca tienes, aún a 1000 kilómetros de distancia ¿con quién sino vas a regañar? Con el buenorro del 6º no, con ese a lo sumo sonreír, aunque si te soy sincera no hay más buenorro que el que se acuesta conmigo. Ese si que está para mojar pan…, tu verás a quién miras más de la cuenta y si te compensa.

    • …pues sí, nena, con la edad que tengo todavía hay cosas a las que no me acostumbro: los síndromes feos, la estupidez humana, el hambre en el mundo… tantas y tantas cosas. Como esos pobres débiles que lloran.. ¿verdad?.. que penitica dan, con lo monas y resultonas que son las máscaras para ocultarte y que nadie vea lo que hay detrás. Ainss..
      Pero en lo del buenorro no estoy de acuerdo, fijaté tú, más que nada porque ya que es de mi invención, déjame al menos que le mire cuando quiera, no? Que mirar algo bonito siempre compensa, mujer, y quizá te alegra un poquito el día…

  26. Vico

    Soy de esos maridos “guays” (según dice todo el mundo, ojo y que por mucho que se diga hay menos de los que parece) y envidio y compadezco de igual forma a las madres. Me parece que viven algo que un hombre jamás podrán vivir y por otra parte, una vez que los enanillos están con nosotros, por mucho que uno ayude, las madres, madres son, y se “comen ellas solitas” gran parte de todo esto. Sobre todo en los momentos difíciles.
    Ánimo madres. Sois la caña!!

    • Vico

      Con toda la “perorata” no he dicho lo principal: con todo lo que os llueve es normal y totalmente comprensible tener esos días así…
      ¡¡¡Besos para todas!!! ¡¡Sois la caña!! (otra vez)

    • Señoras, este hombre se acaba de ganar una caña y una tapa de bravas!! Gracias, amigo, se agradece infinito la comprensión aunque sea virtual ;)

  27. Leti

    Soy la mujer del marido “guay” anterior, y constato la veracidad de su comprensión. Es más, acaba de sufrir muy recientemente uno de mis síndromes feos (y además largo), y aún teniéndolo reciente sigue pensando lo mismo!!!
    Sí, lo sé, os morís de la envidia, pero lo siento, está pillado!!!

  28. Eva Gómez

    Clavao!! Y cuando el síndromefeo se ha instalado en tu cuerpo por unas semanitas porque vuelves a ser un kinder sorpresa?? Es que el primer trimestre del embarazo es eso, un súper y laaaargo síndrome premenstrual… pero señor, por qué, por qué repetimos??
    Ah! Por fin lo tengo, lo tengo!!!!! En mi mesilla, todo azulico él, con tu nombre bajo el título, lo miro, releo algún capítulo, lo vuelvo a mirar, releo tu nombre, apago la luz, sonrío…. me hincho de orgullo y cierro los ojos! Me encanta tener una amiga escritora!! Enhorabuena!!

    • Más orgullo le da a tu amiga la escritora que seas de nuevo un huevo kinder. Campeona, queres una campeona!!! … Y la suerte que va a tener ese pequeño garbanzo de la panza en la que le ha tocado anidar, madre…

  29. Paz

    Lo que más me cabrea del síndrome feo es que exista, que yo me lo niego, todo antes que claudicar, pero… Y no sé qué me pone de peor humor, que Maridomio esté por luchar a brazo partido y achaque mis lógicas (e ilógicas, que todo hay que decirlo, pero nunca a él) recriminaciones, a la regla “!Dita sea¡” o que se ponga en plan Maridocomprensivo, que me revienta aún más. No tienen ni idea de lo que es sentirte como si te hubieras tragado la velita esa de los cumpleaños que no se apaga nunca por más que soples. En mis peores momentos pienso que es tan imposible que entiendan lo que nos pasa (excepto Vito que debe ser un afortunado experimento genético), como lo es para mí saber qué tipo de dolor provoca una patada en los genitales masculinos (asi lo pueden leer hasta las monjitas de tu cole y las del mio), de manera que, si quieren solidarizarse, que me dejen probar, una patadita suave aunque sea, ya verás como empatizamos que lo flipas.

    • Jajajjjaaja me temo que la empatía tiene sus límites y no creo que permitan semejante experimento. Pero, oyesss, si te dejan, prueba y nos cuentas! … Eso sí, por equilibrar sería una patada al mes, recuerda :)

  30. Coherente

    Me prometieron que se pasaría con la píldora—> lo dejamos, porque yo me sentía más gorda que nunca y todo iba igual de mal.
    Me dijeron que tras el primer hijo, se pasaba —> no es cierto, y nunca pensé en repetir, no fuera que empeorase.
    Me adelantaron que con la lactancia materna, todo mucho mejor—> pues fíjate por donde que tengo un útero cachondo y el mío no entiende nada.
    Tras 30 años de juerga marinera, espero con ansia la menopausia, dicen que es un asco, pero a mí me apetece probar y comparar, que cuando lleguemos a ese estado, llevaré con el síndromefeo unos 43 años y creo que me merezco un descanso.
    Aprovecho esta oportunidad para agradecer a mi santo esposo mantecoso los cuidados ejercidos en formato calor, no tocarme la moral, tarta de chocolate y dosis de ibuprofeno. Es por ello que le dedico mi amor eterno.

  31. Arlet

    Menudas risas he echado con este post! :)

    Te animo a pasarte por mi blog ¡Estamos de concurso de zapatos infantiles! zapatosmarca.net

  32. Esto sí que es afrontar la vida con humor. ¡Me he divertido mucho!
    http://eluniversodemartina.blogspot.com/2011/09/la-verdad-de-los-orgasmos.html

  33. Justamente de esa guisa me iba hoy al trabajo, que día tan horrible ese en el que ni tu pareja es capaz de sacarte una sonrisa y hacerte creer que estás guapa, y al cabo de días te ves de nuevo en el espejo y nada a cambiado pero te encuentras radiante….que horror.
    Los hombres deberían pasar por ese “chute” de hormonas para que entendiesen alguna vez lo duro que son esos 5 terroríficos y sentimentaloides días.

    Ánimo a todas las mujeres!

  34. jajajajajaja.. buenísimo!!! me ha encantado… desde fuera tiene muchísima más gracia que cuando lo sufres desde dentro….
    Enhorabuena, has conseguido que no me duerma delante del ordenador del curro esta tarde… ;)
    Un saludo!

  35. Genial, compa, genial. Si lo hubiera contado “unodelosnuestros”, toda una horda de incomprendidas se le hubiera tirado a la yugular, acusándolo de “exagerao”; pero es que no te ha podido quedar más verista. Ni el mismísimo Almodóvar en su más grande delirio, vaya…

    Un abrazo y hasta pronto.

    • Maribel

      Hombre, Manuel, hay una sutil diferencia entre que “unadelasnuestras” ironice con algo que le es propio y que “unodelosvuestros” nos eche en cara lo que es una situación bien incómoda. Bueno y si ya lo hace en pleno síndrome feo…, con una de esas frases que nos gusta oir…, del tipo: “¿qué pasa?¿que te va a bajar la regla???”…, ni te cuento…, se desatan tooodas las fuerzas del averno. ;-)

    • Gracias, amigo! Esto es igual que lo de criticar a un hermano. Yo puedo decir que es un tostón, pero como se te ocurra decirlo a ti, te mato. Pues eso… :)
      …Pero claro que es bueno reirse de las propias miserias!! Ayuda a normalizarlas de forma bárbara!!

  36. Jolín, me lo has hecho pasar hasta mal… ;)
    Me lo llevo a Bebés y más, al repaso de blogs semanal.

    Un saludo!
    Armando.

  37. Pingback: Blogs de papás y mamás (LXXXIV)

  38. Pingback: Bitacoras.com

  39. Pingback: Blogs de papás y mamás (LXXXIV) | Ideando el Mundo

  40. jajajaj te superassss wapaaaa!!! jajajaja ayer por medio de ladelfacebook me entere de tu blog y entre a cureosear y me he quedado enganchada… si me permites lo comparto con masdelasnuestras que seguro disfrutaran mucho leyendote… muchos saluditos y siempre me pasare para leerte…

  41. Hola. Imposible no hacer caso a una invitación rumbera. Mi frase favorita es: Solo me falta menstruar. Y has citado a Annie. Acaba de nacer una gran amistad 2.0.

    • Blogdemadre

      Bienhallado, amigo, aquí tienes mi hombro. Si nos caemos muy muy bien, incluso podría decirte dónde guardo la petaca.
      Un placer.

  42. Marta

    Jeje que arton de reír. Muchas gracias por hacerme pasar este buen momento.

    Sino es molestia dejo información general sobre el ibuprofeno el cual tienes como tag en el artículo por si puede ser de utilidad.

    ibuprofeno

    Un saludo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>