Powered by Max Banner Ads 

Peligro, foto

Por histórico ya sabrán ustedes de esta querencia mía a retratar cuanta cosa novedosa acontece por mi casa. Lo bueno o malo de vivir pegada al móvil es que siempre tiene una la cámara lista para inmortalizar esa monda de patata con la forma de Tom Jones, la pierna de muñeca despedazada o el dibujo aquel donde se te indica que esa señora con cara de flauta eres tú.

Hace unos días, en un intento por dar a este hobbie un tinte de creatividad maternal, se me ocurrió fotografiar a Lasniñas en una especie de diorama donde también aparecían un perro de peluche con sombrero de ortodoxo y una Barbie disfrazada de guardia civil. La escena no dejaba de tener gracia, no crean, pero al verla a través de la cámara tuve una especie de revelación ¿Qué opinarían ellas de la performance de su madre dentro de unos años?

Y es que en ocasiones no nos damos cuenta de que las fotos perduran en el tiempo. Pequeños y puñeteros documentos gráficos que dentro de unos años nos devolverán la juventud de entonces, pero también modelos de coche ya anticuados, cortes de pelo horrendos y esas prendas de ropa injustificables de todas, todas.

Con los niños pasa un poco lo mismo, crecerán, se harán adultos y tendrán que verse a sí mismos en las poses más absurdas que la mente creativa de sus padres haya sido capaz de imaginar. Por ello, para preservar la salud mental de nuestros adultos del mañana, ruego tengan ustedes en cuenta, o no, estos breves y flojos consejos…

1. Pase lo que pase no les disfracen ustedes nunca de hortaliza. Ni de flor. Ni aunque sea primavera. En este punto la discriminación por sexos es aceptable. Si su vástago se llama Maribel quizá sí le quede ideal una corona de flores y los labios color grosella, pero si se llama Juan Luis yo me atrevería a decir que no.

2. Nada de espachurrar al bebé hasta alcanzar la postura del pollo asado, colgando de su cuello una cinta con un lazo rojo desproporcionado con respecto a su cabeza tamaño neonatal. Eso no es elegante, ni constitucional, ni legal, ni nada.

3. No aprovechen que duermen para ponerles en las manos la espada de Star Wars, un micrófono, una regadera o cualquier otra tontuna afín. Si no están conscientes ni pueden mirar con esa cara de “¿pero qué hace usted, madre?” tan típica del que aún no sabe hablar, el delito es mucho más mayor.

De todo ello tendría mucho que decir un señor que vive muy lejos y se llama Tom Arma, “el Armani de los disfraces infantiles”, según el Wall Street Journal, gustoso siempre de plantarle un disfraz de armadillo a cualquier niño con el que se cruza. También saben mucho de ello la conocida Anne Geddes y sus niños coliflor, a los que francamente aún no he encontrado una sola razón de existencia más allá de provocar la hilaridad en el personal y/o hacer que se partan la caja de risa.

niñoscolifflor

Ojo, guarden el arco y las flechas, no es que una servidora esté en contra del disfraz infantil, que cientos de imágenes tengo en mi haber que corroboran lo guapas que están mis hijas disfrazadas de cualquier heroína Disney, de cíngaras, de puerta y hasta de regaliz. Lo único que digo es que hay que tener cuidado con cómo se adereza una foto en la que sale un bebé que jamás pidió ser retratado.

En definitiva, que si usted se avergüenza ahora de aquella foto en rockis, con la camiseta de Naranjito y el pelo cortado a tazón….¿puede imaginarse lo que será de su hijo en el recreo cuando sepan que le retrató desnudo, rodeado de almohadones y sujetando un girasol?

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.5/5 (4 votes cast)
Peligro, foto, 4.5 out of 5 based on 4 ratings

23 Comments

Filed under Familia, Humor

23 Responses to Peligro, foto

  1. Genial entrada, estoy completamente de acuerdo contigo.
    También hay una cierta tendencia a publicar en todas nuestras redes fotos de nuestros vástagos en las poses más diversas, creo que no mucha gente no se para a pensar si s sus hijos les va a gustar tener imágenes suyas pululando por la red el día de mañana (por ahora no tienen esa preocupación).
    Una vez que publicamos una foto en internet es sumamente difícil controlar quién tiene acceso a ella y quién no.
    Deberíamos ponernos en la piel de nuestros hijos con más frecuencia de lo que lo hacemos y ser conscientes de que, mientras son menores, somos los “guardianes” de su intimidad y privacidad.

    • Blogdemadre

      Supongo que eso entra dentro de las creencias de cada uno porque no para todos es tan importante o peligroso. Y supongo que todos llevamos algo de razón.
      Mientras no los disfracemos de coliflor, todo bien…

  2. La pared de la copistería de mi facultad estaba forrada de fotos de bebés metidos en calabazas, disfrazados de margaritas, de abejas….rozaba lo tierno y la grima pura….y mientras una se fotocopia todos los apuntes del cuatrimestre tenía rato para flipar, enternecerse y vomitar, todo a la vez.
    Extraño sentimiento…
    Y si quieres flipar y reflipar, pásate por aquí: http://awkwardfamilyphotos.com/

    XDD

    • Blogdemadre

      Cierto, extraño sentimiento mezcla de “peroquerrico” y “peroporqueee”
      Acabo de flipar con la página y con el padre con chupete. No doy crédito!

  3. Sí, señora, efectivamente… no tienes idea de la de veces que he dicho lo mismo que tú y me han mirado mal¡

    Me niego a que mi hija sea un monito de feria para que los adulto se diviertan… bueno, me negaba, porque ya con cuatro añazos que calza la moza el mono lo hace encantada y sin cobrar.

    Pero lo hace porque quiere, que esa es la diferencia esencial.

    Gracias, de corazón, por no hacerme sentir sola en este mundo del disfraz a la que te descuidas sin derecho a réplica.

    Un beso¡

    • Blogdemadre

      Sé que también habrá quien se acuerde de mis ascendentes más directos por eso conviene matizar. Fotos preciosas sí, mono de feria no.
      O algo así…

  4. Oyes, que mis padres tienen unos videos míos “estupendos” y “graciosísimos” bailando la jota y se lo han ido enseñando a todo noviete que asomaba el morro por casa… y yo no tengo ningún trauma, qué va. Sólo he intentado quemarlos unas cien veces y al final me he casado con un alemán… ;P

    • Blogdemadre

      Bailar la jota es un orgullo patrio, amiga, eso no cuenta como humillación peligrosa. Ponerte en la cabeza la parte superior de una col, sí.
      Si tienes alguna foto de esta guisa, házmelo saber.
      Bueno, calla, mejor no.

  5. Cuánta razón, y es que ahora con esta moda de ponerles gorros a los bebés de cualquier tipo de cosa, forzar posturas antinaturales y meterlos en los sitios de lo más absurdos… soy fotógrafa, soy mamá, adoro a los bebés, pero por favor, que los dejen ser adorables como son! las fotos tienes razón, perduran, y duran más que las modas, pero lo bueno es que perduren los recuerdos y que hablen de cómo éramos y qué sentíamos y nos emocionen. Me uno a los anti fotos coliflor, jajaja!!! un besote, tus posts son siempre geniales

  6. Sobretodo no fotografiarlos desnuditos, que no te lo perdonan en la vida.:) Un beso.

  7. Mi hijo tiene sólo tres años y ya tengo algunas fotos de las que me arrepiento. Cuando tenía tres meses lo vestí con un pelele de muñeca decimonónica y una capota que bien podría haber formado parte del vestuario de la casa de La Pradera. Sólo han pasado tres años y ya me siento avergonzada. Imagínate cuando mi pequeñín cumpla 18 años… Por otro lado, ya tengo fotilla con la que amenazar con enseñar a sus novias cuando me provoqué, jejejeje

    • Blogdemadre

      ¡Me parto! Sospecho que lo de la muñeca decimonónica le perseguirá en todas las fiestas de navidad venideras. Angelico mío.
      Buen plan de extorsión si no te felicita cada año el día de la madre, sí señora…

  8. Jajjajajjaja a las 23h32 (lo juro, no lo he puesto capicúa para que quede molón) me parto de risa en mi casa, a oscuricas, que es como se hacen las mejores cosas (…bueno depende)!
    Mi bebé dormilón y su Sr. Padre ausente por horarios laborales infernales me hacen tener un rato sólo mío (“-Mi teshooooroooo”) y quiero que sepa desde el peloteo más cursi que uno de esos minutos será para usted siempre que publique ;P
    Siempre suya, “la-niña-a-la-que-disfrazaron-de-gato…-y-el-trauma-la-debió-volver-peZ”

  9. Pues a mí, mis fotos de cuando era peque, me gusta verlas y recordarlas, disfrazada y todo.

    Las de la adolescencia son otro cantar, pero ahí la responsabilidad es mía, mía y mía :D

    • Blogdemadre

      Pues claro que sí, amiga, lo importante es dejar fotos que a los niños les guste mirar, recordar, enseñar… todo menos quemar…

  10. Nataly

    Totalmente de acuerdo con todas ustedes mamás, eso es una responsabilidad muy grande que no muchas tienen. Me gustaría mucho que compartieran su sabiduría como mamás en esta página: https://www.facebook.com/Babysec.Col . A mi me han servido los tips que allí dan, espero que a ustedes también.

    Saludos.

  11. Si hay algo que tengo claro es que cuando mi hija sea adolescente hará todo lo posible porque no muestre la mitad de sus fotos a nadie por vergüenza!!! jaja que hasta yo cuando pasan las semanas y las vuelvo a ver pienso: “madre mia que foto”.
    El punto 3 que comentas de cosas que no hacer en las fotos … en fin … es que cuando duerme es tan fácil … jejeje
    bss

    • Blogdemadre

      Amiga, reconocer la autoría de fotos de dudoso gusto con esa gracia te hace llevarte un punto inmediato en tu carnet de madre guay.
      Qué leches.

  12. jeje, no te falta razón. En cualquier caso, cuando ellos lo eligen, porque el disfraz es puro juego simbólico que ayuda a los niños a encontrar y desarrollar su personalidad, es algo fabuloso. fomentemos su capacidad de decisión!! (aunque hay fotos la mar de graciosas, tiernas o desternillantes.. jeje)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>