Powered by Max Banner Ads 

Papito Piscinas

Mucho se habla por ahí de la necesidad femenina de repeinarnos y pintarnos, de gustar y gustarnos, de sufrir hambrunas eternas para no reventar la botonadura, de soñarnos en el probador espléndidas y sexis aun a sabiendas de que la única semejanza entre nuestro paseo de aproximación a la playa y el anuncio estival de Calzedonia sea la arenita que a todas se nos queda entre los dedos de los pies…

Poco hablamos sin embargo de las necesidades de él, nuestro compañero y amigo, ese ser otrora lustroso que lucha por conservar su donosura de juventud y su porte gallardo, aunque la realidad tienda más al michelín con mangas, el bíceps colgandero, la patilla color plata o la alopecia tipo tonsura monacal.

Y es que los padres, amigas, aunque no consulten revistas, también se ponen cuquis cuando están en sociedad.

PapitoPiscinasEn esta época veraniega en la que a todos nos da por pasearnos semidesnudos por cualquier lado, apenas cubiertos con un dos piezas color flúor que se descoloca de forma vergonzante en cada chapuzón, aparece ante nuestros ojos un espécimen de padre autóctono conocido como “Papito Piscinas”, de piel morena y andar rumbero, siempre encantado de haberse conocido y de compartir sus virtudes para uso y disfrute de toda la vecindad. Con movimientos ágiles y perfectamente estudiados, Papito Piscinas atravesará la superficie del agua en la postura del ángel, en dos brazadas llegará a la otra orilla y saldrá a pulso, jamás por la escalerilla, sacudiendo la cabeza para desapelmazar sus caracoles rubios. Si los tiene, y si no también, que los gestos aprehendidos a los 20 años son casi imposibles de olvidar por mucho que te empeñes en mudar de piel.

Hubo una época en que Papito Piscinas perseguía suecas como si se fueran a acabar, pero hoy en día es mucho más comedido. Él no ataca, no ofertará darte crema, jamás invadirá tu espacio, se conformará con ponerse en un alto a la vista de todos, como el troquel de un anuncio de calzoncillos en una carretera comarcal. Aunque su nombre pueda confundir a veces y reducir su ámbito de actuación, Papito no sólo actúa en piscinas, albercas y estanques. Cual si fuera un recortable podremos encontrarle en los más diversos escenarios, una reunión, un vagón de tren, un ascensor, una consulta médica o en el lugar donde más a gusto se encuentra, el bar.

Y lo sé porque lo he visto. Tuvimos oportunidad de comprobarlo unas amigas y yo este pasado sábado, cuando por un despiste horario salimos de casa a tomar el té y amaneció según volvíamos. No estaba en nuestro ánimo trasnochar, prueba de ello es que todas vestíamos de señora de pueblo con apenas un toque de gloss en los labios, pero eso no nos impidió trasladar el comadreo a dos o tres bares de la zona, lugares que a la mínima que asoma el sol tres pelos, extienden sus terrazas por cualquier calle haciendo casi imposible la vuelta a casa si no tienes las piernas muy largas o mucha facilidad para saltar.  Allí, entre plantas artificiales, luces de neón y música de gimnasio también se desarrolla en todo su esplendor nuestro Papito Piscinas, bronceado y bailón, con unas rayban dignas de La Niña de La Puebla y unos pantalones de torero prietos, prietos, como de gangrenarle las lumbares y destrozarle la zona inguinal. En dos horas, mis amigas antropólogas y yo pudimos contar ocho, ¡ocho!, diseminados en diversos grupos, ocho que compartían postura en escorzo, profunda mirada en modo “faro costero”, sienes plateadas y tamaño de reloj descomunal. No sucedió, pero perfectamente alguno de ellos podría haberse arrancado a bailar en la pista unos pasos en espejo con un ilusorio Tony Manero y permanecer así unos minutos hasta lograr la ovación de sus perplejos colindantes. Después de la performance, probablemente habría mirado su gran reloj y exclamado sorprendido “Coño, las 2, me voy que mañana como con mis suegros, Mariluz me va a matar” haciendo que de golpe y porrazo, plof, cayera al suelo esa pátina de madurito aventurero, con posibles, comprensivo y reventón.

No está en mi ánimo juzgar al padre moderno, ojo, que ellos también tienen su corazoncito y se estremece como un pájaro herido cuando les falla el cuarto para el pádel, sólo quería hacerles ver que les vemos, que nos damos cuenta, que lo físico no es patrimonio femenino y que sabemos que lo llevan haciendo años, cuando al acto se le llamaba “alternar”…  La suya con las ajenas, se entiende…

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (3 votes cast)
Papito Piscinas, 5.0 out of 5 based on 3 ratings

17 Comments

Filed under Humor, Padres, Verano

17 Responses to Papito Piscinas

  1. jajajajaja cómo os debió afectar la visión de los especímenes para que te lances a escribir en el blog amigaaaaa jajajaja el papito piscinas es una variante o descendiente del chulo piscinas con fardahuevos? #espregunta :b
    Genial, as usual!! <3

  2. Ata Arróspide

    Me has clavao.

  3. Mo

    Jajajajajaja! Este verano me lo voy a pasar en grande contando Papitos en el chiringuito de la playa. :P
    Muas!

  4. Poesía pura… Te has salido con este post!

  5. Pobres, con el daño que les ha hecho el running a estas gentes. Antes, aunque se les cayera el cuarto del pádel a última hora, al menos se echaban unas cervezas. Pero ahora… venga a programar la app en solitario… criaturitas.

    • Blogdemadre

      …y una señora con voz de GPS que les dice lo bien que lo hacen, si es que nos estamos deshumanizando, eso es lo que pasa…

  6. “se conformará con ponerse en un alto a la vista de todos, como el troquel de un anuncio de calzoncillos en una carretera comarcal”
    Es de lo mejor que he leído ultimamente. Una entrada genial.

    • Blogdemadre

      Me alegro de que te guste… y de que hayas visionado la estampa igual que yo… Ese tótem griego… ese moái de Rapa Nui sacando pecho…. :)

  7. Tienes razón , ya voy localizando a estos papitos en la playa o piscina este verano.

    • Blogdemadre

      En la playa se entremezclan con los que llevan la sandía bajo el brazo, ojocuidao, que cada día hay menos gris intermedio…

  8. Oooghh…que dolor de ojos!!Cuánto daño hizo la época del destape…y lo digo por el destape de aquellos,claro!

    • Blogdemadre

      Destape el de ellas, que enseñaban la teta ya desde el desayuno, porque a ellos sólo les menguó un dedo el bajo del bañador. Nosjusto :(

  9. ¡Gran retrato del antaño chulo piscinas!
    Los años no pasan en balde y ya se sabe que el que tuvo retuvo. :-D
    ¡Qué arte tienes, Eva!

Responder a Boticaria García Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>