Powered by Max Banner Ads 

No es país para niños

Los niños pequeños están bien, sí, ¿no? son cucos, proporcionaditos, simpaticotes, con esas barriguitas hinchadas y esos andares como de pingüino con miembros descompensados, sus bigotes con leche, su lengua de trapo; en definitiva oye, que molan, siempre y cuando, eso sí, no se los vea mucho en público ni hagan apariciones estelares en el siempre recto y apresurado universo adulto.

Entonces no, ya no molan.

La que suscribe y sus dos retoños bien educaos tuvieron a bien saltarse la norma hace unos días y colarse intrépidos en un concesionario de coches la mar de cool una calurosa mañana de verano. Estoy convencida de que si hubieran entrado por la puerta cinco suecas desnudas, dos de ellas a gatas, el grado de pasmo en el personal circundante no habría sido mayor. La gente nos seguía con miradas expectantes, como quien observa una bomba a punto de estallar sin lograr decidirse entre cortar el cablecito azul o taparse la cabeza, echar a correr y, oye, quesealoquediosquiera.

Quizá si el siempre excelso Sr. Perito hubiese acudido antes a la cita y no nos hubiera hecho esperar hora y media de vellón, dando forma con el culo a los sillones, mis amorosas criaturas no habrían tenido la oportunidad ni el descaro de romper el silencio imperante en aquella inmaculada sala de espera. Porque está claro que pegar, lo que se dice pegar, allí no pegábamos nada. Entre taciturnos señores y señoras uniformados con trajes de dos piezas Laniñas aparecieron en pantalón corto y chanclas, con un muñeco en los brazos cada una y unas ganas inmensas de descubrir algo, fuera lo que fuese.

Cuando el recepcionista me dijo que el perito no había llegado y debíamos esperar, lo hizo con una cara de pena bien ensayada, preguntándose si abandonar a su suerte en aquella jungla de cristal a una madre con dos hijas era ético o incluso constitucional.

- No se preocupe usted que estaremos bien – le dije sonriente y muy digna – hasta las 14h. no comen y supongo que saldremos antes de aquí.

No me contestó. Quizá no le hizo gracia. Instantes después entró en el despacho de un señor con cara de jefe para cuchichearle cómplice lo acontecido. El jefe nos miró con cara de pollo circunspecto y mis hijas le agradecieron la atención prestada con un par de vueltas estilo Bisbal. Al unísono. Imagino que tras esa escena, hordas de oficinistas taquicárdicos tratarían de localizar al excelso Sr. Perito con más ahínco que al chorrito claro de la eterna juventud.

Y mientras, nosotras esperábamos pacientes. La primera media hora conseguí tenerlas sentadas a mi vera prometiéndoles todo tipo de tesoros azucarados al llegar a casa. Cuando las promesas resultaron inútiles, saqué los gusanitos. Entonces el recepcionista volvió a panicar, supongo que ante la perspectiva de que los taciturnos señores y señoras uniformados con trajes de dos piezas tuvieran que enfrentarse a ese universo ignoto de ocio infantil que vive paralelo a su estrés.

Un señor de impoluto traje gris se acercó a Lamayor con paso lento y mirada de antropólogo en actitud de “Oh, mira, una niña”. Me pregunto cuánto tiempo haría que no veía un especímen de cerca. Con torpes movimientos intentó jugar con ella acercándole un par de posavasos y haciendo chasquidos con la lengua, como los que el resto de los mortales utilizamos para manifestar fastidio, pero con marcada finalidad de entretener. Desconcertada, Lamayor me miró para saber qué debía hacer pero no supe qué contestarle. Antes de que estallara el drama y alguna se levantara la camiseta para enseñar el ombligo, las llevé a dar una vuelta por las instalaciones y los empleados del concesionario cool volvieron a sentir cierta rigidez cervical. “Se mueven, Tango1”, oí que uno de ellos decía acercándose el reloj a la boca, mientras se tapaba con disimulo la oreja contraria “¿Hacia dónde?” contestó una voz entrecortada por el susto. “Las tengo a mis seis” susurró un señor bajito que nos observaba agazapado tras una papelera. “No las pierdas, Tango3”, zanjó el de la gabardina, que con este calor, ya me dirás tú qué necesidad había de disfrazarse…

Si llego a saber que todas las cámaras de seguridad del recinto iban a apuntar hacia nosotras habría ido algo más mona vestida, la verdad. Para subsanarlo saqué disimuladamente el colorete del bolso y me di algo de rubor en las mejillas. Nunca se sabe quién puede estar ahí fuera y una aún está en edad de ser descubierta para la gran pantalla.

Cuando el excelso Sr. Perito llegó y solucionamos en seis minutos treinta y dos segundos mi cambio a otra compañía de seguros, la paz volvió a reinar en Adultoland. Los camuflados se quitaron entonces los cascos y los pinganillos de transmisión entre vítores, aplausos y abrazos de emoción y los técnicos lanzaron sus gorrillas al aire como signo de manifiesta alegría. Pero no contaban con mi vis maligna. Antes de abandonar el concesionario cool señalé a Lapequeña un tremendo ficus de dos cuerpos que adornaba la entrada con los brazos en jarras como un matón de discoteca.

Está llena de tierra, cariño – le dije con gesto pícaro señalándole la maceta – y es toda tuya.

…¿Yo? Antes muerta que defraudar…

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.9/5 (20 votes cast)
No es país para niños, 4.9 out of 5 based on 20 ratings

58 Comments

Filed under Familia, Humor, Verano

58 Responses to No es país para niños

  1. Mochus

    Ja ja ja ja que bueno, pero es normal que se ponga todo el personal tenso, si soy yo, que soy madre, y me da un patatús cada vez que veo a una personita de menos de metro veinte entrar por la puerta. Son la monda, son niños.

    • Blogdemadre

      Cierto, si estresan una barbaridad los propios, como no lo van a hacer los niños ignotos. Pero es como poner la venda antes de tener herida… ¡Y nosjusto!

  2. Laura

    Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!! Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiii! Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiii! Momento Ficus! Siiiiiiiiiiiiiiiii! Casi por un momento he pensado que Lasniñas se marchaban sin marcar territorio……

    • Blogdemadre

      ¡Jamás! que yo por la honrilla de mis niñas ma to.
      Agradecidos debían estar de que nadie regurgitó los ricos aperitivos de maíz :)

  3. Laura

    Pena de no haberles dejado comer los ganchitos naranjas que les dejan los dedos rebozados, y con los que luego pueden toquetear los sofas de piel del concesionario y los coches y dejar los dedetes marcados forever jeje…..

  4. Si alguien espera algo de una y sus “hunos” (en mi caso, por ejemplo…) no se pueden quedar con la miel en los labios. Hiciste pero que muy rebien, además lo hiciste por ellos, por esos adultos ojipláticos que han olvidado lo divertido que es ser niños, como dice Fito que “no siempre lo urgente es lo importante”…
    Genial el post. ;-) )
    Un abrazo.

    • Blogdemadre

      Efectivamente, no se debe defraudar al respetable, sobre todo si han estado tan pendientes de ti durante más de hora y media… Nos debemos a nuestro público, amiga… :)

  5. Di que sí!!! manda huevos el tema. Ahora el colofón maceta es genial.
    Lo más triste de todo es que a mí me paso algo parecido pero el Monillo solo tenía 4 meses en el carrito y dormía placidamente, no sacó ni un ruido, pero las miradas eran matadoras. En cambio cuando entre la pija con pastizal y niña de 5 años maleducadas no hubo malascaras, porque aquella era clienta segura. Total que antes de irme decidí que era el momento ideal para un cambio de pañales…..

    • Blogdemadre

      oyoyoy momento bebé es casi más dramático que con niños móviles. Porque en Adultoland saben que los gusanitos al menos les calman…pero con el bebé, qué recurso queda? Enganchartelo a la teta? Nooooo por diooooooossssss!!!! Allí noooooooooo!!!

  6. Mmm no sé si me ha gustado más el momento coreo de Bisbal o el del ficus… Lo bueno es que pudiste cambiar de compañia sin indicentes!! Corto y cambio ;)

  7. Eradish

    Yo pecaré de inocente porque aun tengo solo uno, la segunda está de camino, pero siempre he tenido muy claro que mientras el mio se porte bien que lo pase mal el que quiera. Y por se porte mal no entiendo ni entenderé que pasees de un lado a otro de la fila de sillas de la sala de espera, que hay quien no tiene paciencia. El otro dia una señora diciendo que así estaban los niños si los dejabamos hacer lo que querian, el mio acababa de entrar y solo pidió bajarse del carro e ir a por agua, no me aguanté y le dije al padre de la criatura en voz bien alta, ves!! El ficus se mueve!!! Anda coño, que hemos traido el niño en vez de la maceta.
    Marido que a veces no se entera, me miraba con cara de mmm que me he perdido?? y la señora con odio reconcentrao, que se joda!!

    • Blogdemadre

      Ni momias ni coches de choque, también es verdad… que algunas veces pecamos de “Deja al niño que se entretenga con el moño de esa señora, si ella está encantada…”
      Los niños tienen que ser niños y al que no le guste, que se vaya a vivir a la copa de un árbol.

  8. Si estos no los ha parido su madre, los han criado en una bañera y se han despertado ya asin, bien vestidos y bien peinados. Es una pena. Todo local, oficina o sitio que exista deberia tener un rincon con juguetes, libros etc. para entretener los niños de los clientes. No es que no sea pais para niños, visto lo visto dentro de poco no sera pais para nadie. Muy bueno el post.

    • Blogdemadre

      Lo cierto es que en ese concesionario cool deben ver un niño o ninguno al año, como si hubiera aparecido con ET de la mano, igual. Entiendo su sorpresa, pero que entiendan ellos también mi gusto por no aparcar a Lasniñas todos los días. Tiene gracia que para ellas al final fuese toda una aventura…

  9. Mo

    Jaaajajajaja! El momento venganza es sublime, que gustirrinín, madre!
    La verdad es que nos lo montamos mal, seguro que más de uno sería feliz si en las entradas de ciertos establecimientos hubiesen espacios para aparcar los niños, como con los perros…En fin…
    Besos!
    PS: Creo que es la primera vez que comento, he llegado tarde, pero he llegado!

  10. ¡APLAUSOS! amiga mía si en el fondo en el fondo te va mogollón lo del desmadre sólo que disimulas. Mejor relatado no puede estar, es como si hubiese estado ahí viendo todoooooooooo. Momento favorito: vuelta al estilo Bisbal y momento “TIERRA A LA VISTA”.
    Besos y aplausos!!!

    • Blogdemadre

      Que no, amiga, que yo soy muy cauta…pero oye, si alguien está más de una hora esperando una catástrofe, qué menos que ayudar…
      Besos y gracias!!!
      Las vueltasbisbal de Misniñas? Lomás! :)

  11. Aix como te entiendo!! Pisar, no el concesionario, sino el taller con mis tres brujis y no veas la rapidez que se da todo el mundo en atenderme para largarnos lo más pronto posible!!

    Si ya se echan a temblar las dependientas (o dependientes) de tiendas de artilugios infantiles al ver a las tres entrando en tromba……. en adultoland ya no te digo nada!

    El momento giro Bisbal sublime!!

    Besos madre!!!

    • Blogdemadre

      Cierto…si hasta en algunas jugueterías no dejan tocar nada a los niños… pensarán que los mayores dejan Adultoland para ir a ver peonzas tras una vitrina?

  12. Jajaja genial! Y el momento venganza… buenísimo!
    La última vez que estuve en un concesionario con medusi estaban muy bien preparados para esas ocasiones: tenían una pecera gigante en medio del local, que acaparaba todas las miradas infantiles. Medusi desde luego que no se separó del cristal! Algunos están preparadísimoa para las emboscadas infantiles :)

  13. jajajajajajajaja

    Me estoy imaginando la escena estilo peliculón americano, con los empleados haciéndose señas incomprensibles para el resto de los humanos y a vosotras como sus enémigos más temidos…. A mí me pasa en un supermercado muy “in” del barrio…

    Eso sí, el momento Ficus ya me ha dejado muerta, jajajajaja

    • Blogdemadre

      Eso, eso, tipo peli americana cuando todos los militares observan el radar y los aviones enemigos hacen pop y desaparecen… Se felicitan, hacen gestos muy masculinos, se las prometen muy felices… y luego va mi hija y se come la tierra del ficus.
      The End. :)

  14. Mi mejor momento fue al llegar a un consejo escolar. Y porque ese día asistía la representante municipal, que era la primera vez que me veía. El resto de integrantes tienen ya más que asumido que me desplazo con mi minicirco particular. Ese día llegué soltando a la grande en el hall para que jugara, con la chica, de dos años, colgada a mi espalda en supermochi ergonómica (el mejor invento tras el pelaajos de silicona, bueno no, mejor todavía), cubierta por un superabrigo de los de apaño por detrás para que la nena asome su cabeza (el segundo mejor invento del siglo) y provista de bolso y paraguas. Pedí perdón por llegar tarde, solté bolso y paraguas, me saqué el superabrigo en un plis por la cabeza, rechacé amablemente el ofrecimiento de ayuda para descolgar a la vástaga, cosa que hice en tres movimientos más ensayados que la muerte del cisne del Bolshoi, trinqué una silla, saqué ceras, papel y un aspito para la nena, nos arrimamos a la mesa y dije, mientras rodaban los globos oculares de la municipalidad presente por la mesa tras saltar de sus órbitas, ¿Por dónde íbamos?

    • Blogdemadre

      plas, plas, plas, plas… ovación cerrada, amiga. Muy al estilo Fray Luis de León y su “como decíamos ayer…” Nada como normalizar estas neurosis aunque a las gentes del lugar se les queden las cuencas de los ojos vacías.
      Te ovaciono otra vez, por si me había quedado corta.

  15. amelie

    Jajaja, me suena como cuando yo voy al médico con mis retoños, la última vez que fuimos, no me enteré de nada de lo que me contó y dejamos una de las consultas sembradas de gusanitos, que mi hijo pequeño vacío, antes la cara de estupefacción de todos. Al salir, a unos niños muy monos que había y que se habían portado muy bien, les pusieron unos sellos en la mano, con cierta sorna para los que los escuchabamos. Para mí que me querían poner el sello a mí en la frente. Juro que intento, entretenerles, que intento encontrar miles de alternativas, que les riño, … pero mis hijos no son tranquilos, … y yo no he vuelto a ir al médico con ellos salvo por causa de fuerza mayor.

    • Blogdemadre

      Tranquila, amiga, siempre te quedará la opción de llevarles con jersecitos muy muy pequeñitos para que no se puedan mover con libertad …. :)
      ¡Ánimo!

  16. Desde mi doble condición como amantísima madre de dos criaturas y a la vez trabajadora de un establecimiento cuya integridad física se ha visto salvajemente mermada en varias ocasiones por obra y gracia de otras criaturas, no puedo entrar en el fondo de la cuestión. Me brotarían dos cabezas del cuello y se liarían a mordiscos entre ellas. Salpicaría tu blog de sangre y me declararías persona non grata. Calle usté por dios.

    • Blogdemadre

      Oy, oy, oy cuántos dramas me plantea, amiga. La perspectiva de su yo bicéfalo me ha dejado sin aliento. Voto por comprarle a usted un par de pelucas, rubia y morena, y pedirle a sus cabezas que me interpreten algo de Los Pecos.
      Ni aún así podría declararla a usted non grata. ¡Jamás!

  17. oticorbo

    Lo que me he reído!! Yo me sentí así hace unos meses, nada menos que en un Benetton de niños! La pequeña quiso salir de la manduca y claro, la tenía que ir persiguiendo para que no tocara nada. A la dependienta casi le da un pasmo; cuando estaba pagando (después de que me tratara bastante mal, todo hay que decirlo, mirando mal a mis hijas y etcétera) me preguntó “si había probado a llevar un cochecito”, ejem…no comment. Y cuando ya me iba me dijo “tranquila, los niños cambian”. Ajá…menos mal que me lo dice, me imaginaba a mi hija de 1 año hecha toda una mujer cuarentona intentando colgarse de los percheros y desmontando las montañas de camisetas de las tiendas.

  18. Ana

    Cena con la familia en un sitio muy fino de Sevilla tras la graduación de mi sobrina-y-única-prima-de-mi-hija…En el último momento antes de salir, se me ocurrió guardar en el bolso un sobre de Cola-Cao (momento Ysi…). En el restaurante, no disponían de menú infantil (creo que era la primera niña que pisaba ese lugar) y no había nada en la carta que mínimante pudiese atraer a ningún niño, así que mi hija acabó mojando los “Biscuits pour le foir de canard” en un vaso de Cola-Cao sobre un bajoplato “de plata”. Lo mejor era cuando entraban los camareros y veían el panorama…Pero mi niña no iba a quedarse sin cenar, al menos su vasito de leche, ¿no? Para postre, unimos unas sillas…y allí se quedó dormida.  Tremendo como en algunos lugares miran a los niños como personas non-grata.

    • Blogdemadre

      Que dime tú a mí, amiga, qué les costaba tener hechas una croquetas, finas si tú quieres, pero croquetas al fin y al cabo.
      Es que es mala leche…

  19. Personalmente me he visto en más de un aprieto de este tipo, pero al contrario que las tuyas, mis niñas desde el primer momento llegan literalmente dando la nota, esto es, dándose patadas, hablando a gritos y encaramándose como monos a cualquier estructura vertical. Tanto que hasta puedo comprender por unos momentos las estupefactas caritas de dependientes-funcionarios-secretarias, e incluso entender que piensen que soy la peor madre del mundo…ay madre qué complejo…

    • Blogdemadre

      Que no! Que no existe la peor madre del mundo porque tampoco existe la mejor! Lo niños se encaraman, mujer, va en su estructura neuronal. Si siguen haciéndolo con 16, házselo mirar pero si no… que disfruten!!…que en unos años serán verdes y serios como el resto….

  20. GENIAL! IMPECABLE!
    Lo que me he y me estoy riendo Madre!!! JAJAJAJAJAJA
    Me encanta, me encanta y me encantas!! :D DD

  21. Muy GRANDE. Ten points pa ti y ten points para La Pequeña.

    • Blogdemadre

      ¡Gracias! Trasladaré a la autora del desastre tus felicitaciones, Madretigre, no sé muy bien quien disfrutó más de la arena desparramada si ella, yo o el recepcionista.
      No, el recepcionista no.
      Casi con total seguridad.

  22. David

    Luego os quejaréis si veis un cartel bien grande de “Prohibido niños”, y empezaréis a decir que es discriminatorio, inhumano, etc.

    Pues pensad en que os lo habréis buscado: cada vez que metéis a los críos en un sitio que no es para ellos, y por tanto molestáis a todos los demás, os estáis ganando la discriminación a pulso. Luego no os quejéis.

    • Blogdemadre

      Cómo le diría yo… no me voy a tomar ni la molestia de rebatir su comentario porque está claro el objetivo.
      Qué molesta es la estupidez, ¿verdad? Lástima que ella no esté prohibida.

  23. Gracias, gracias y mil gracias por hacerme entender que no soy una “mala madre”, que los niños son todos igual, que esas cosas que me pasan son lo más normal…
    Justo después de leer tu entrada tuve que ir al dentista y tuve que llevarme a mis dos herederos. La cara de la enfermera cuando me preguntó:”¿Estos dos son tuyos?” lo decía todo… Y así en todas las situaciones que quieras… España no está preparada para tener niños y es una lástima porque encima hacen sentir mal a las madres (porque normalmente somos las madres las que vamos con ellos a todas partes).
    En fin, voy a intentar arreglarme para salir a la calle… Todo un desafío…

    • Blogdemadre

      Es así en todas partes, amiga…
      Recuerdo en algún momento alguien que me dijo “pero eso ya lo hablaremos mañana, cuando pueda venir usted sola”
      Ya, pero ¿y si no puedo venir sola?

  24. En una ocasión, un compañero mío de trabajo estaba con su mujer y su hijo, pequeño éste, en un bar. El niño se puso a llorar y la señora que estaba detrás le dijo: “Si llega a ser mío le pego una torta”. A lo que la esposa de mi compañero se dio la vuelta, respondiendo: “Ya, si fuera suyo yo también haría lo mismo”.

  25. Rebeca

    Si este no es país para niños, ni se os ocurra aparecer por Francia. Después de unas vacaciones en tierras galas… mi marido ha llegado a la conclusión de que los niños vienen de París, porque de allí los echan. Es increíble el trato de apestados y las miradas inquisidoras que hemos recibido por viajar con un niño.

    • Rebeca:

      Los franceses son así vayas con niño o sin niños. Creo que no son muy agradables y si vas con niños pues imaginate. Yo fuí de vacaciones hará ahora un par de años y la verdad es que el trato no fue de lo mejor que me he encontrado.

  26. Aquí en Alemania los ninos son muy importantes puedo afirmar que son la prioridad. Me ha entretenido el texto. ha logrado captar mi atención. Muchas gracias por compartirlo. Un abrazo!

  27. Eva

    Pero si los coches de exhibición de los concesionarios están para que los ñoños disfruten bajando , subiendo, cambiando los asientos de posición, jugando con las marchas … o no??? A lo mejor estoy confundida… ahora que lo dices en el Ford de majadahonda pusieron un cartel de “no niños” después de la visita de mimayor…

  28. Bubin

    Aqui les dejo un suceso para remplantearnos a que personas dejamos a nuestros hijos

    http://todaytoday.jimdo.com/2012/09/13/que-poca-profesionalidad-en-el-colegio-pedro-i-de-barbastro/

  29. Me parto. Me parto y me paro porque van cuatro o seis post leídos uno tras otro y se me va la tarrrrde, ¡que tanto quería aprovechar! Mari, te he leído hace mil años y te reencontré ayer. Pensé, cretina yo, que con el libro el blog llegaba a su fin. Qué estupidez, ¿no? Me ha alegrado un montón ver que no ha sido así y que sigues más inspirada que nunca. Cierto que los críos son una fuente inagotable de temas pero no todo el mundo los exprime con la misma elegancia y humor. Me parto. Y además, leerte no me cabrea (aquello de mira eso que a mi me pasa también) sino que me llena el corazón de ternura y me reconcilia con el mundo y con mi familia… ya ves. Cuanto bien (además de risas) distribuyes. Date por felicitada. Un abrazo!
    :-)

  30. UnaMiniMamiMás

    Y más de un año después, aquí estoy yo, para repetir lo que ya te han dicho una y mil veces: sencillamente GENIAL!!
    Admito que esperaba ansiosa el aterrizaje misterioso (o no tan misterioso) de unas cuantas migas de gusanito en algún impoluto traje. Pero el grandioso final ha traspasado los límites de mi humilde imaginación.
    Lo dicho, que molas infinito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>