Powered by Max Banner Ads 

Lamadre oronda

El engorde postvacacional es algo inherente al ser humano, no lo niego, ese rezongar desidioso durante días sobre el cojín hace que vuelvas a casa con varios (cientos) de (miles) de kilos de más. Pero en el caso de Lasmadres, la cosa alcanza tintes de drama griego.

Les contaré una historia.
Hace 5 años yo pesaba 55 kilos. Palabrita. Más mona iba yo con cualquier cosita que me echaba encima… ¡hasta en bata se apreciaba mi salvaje donosura! Los motivos de la esbeltez eran, a mi entender, básicamente dos: a) el estado de mis nervios y b) mi escaso aprecio por el dulce. Sobre lo primero no tengo que decir más ná porque ya me venía de serie y bastante gasto me ocasiona en cuerdas cuando atarme a un poste es mi única opción para el relax. De lo segundo, en cambio, siempre presumí ufana: ‘Os juro, amigas, que no pruebo el dulce ni amenazada’ solía decir por los corrillos, mientras mis amigas planeaban la mejor forma de hacerme caer por las escaleras forzándome un traspiés.
Raras veces, normalmente tras meses y meses sin ingesta alguna de glucosa, me apetecía con desasosiego una palmera de chocolate y entonces atracaba una pastelería en chándal. Débil y con borrosa visión frontal por la falta de azúcar, me acercaba al mostrador y señalaba cualquier pastelillo con gesto tembloroso y las uñas negras. Después salía a la calle y me lo zampiñaba agazapada en cualquier portal.
Pero al embarazarme, todo cambió.
De un modo misterioso me empezó a apetecer dulce a todas horas del día. Recuerdo que Marido me hacía unas pintas de leche con colacao escandalosas que yo ingería de buena gana cada noche después de cenar. Y así hasta los 14 kilos de superhábit. Desde entonces, volver al peso prehijos siempre ha sido una quimera para mí. En alguna ocasión, qué sé yo, tras una gastroenteritis la mar de oportuna o algo así, he llegado a vislumbrar de nuevo el límite del vientre plano pero por norma general, la lorza que me circunvala tiene entidad y grosor suficiente como para que le expidan pasaporte propio.
Tras los embarazos, y una vez experimentada la hiperglucemia en carne propia, creo que mi cuerpo pide salsa con mayor frecuencia que antes. Jamás en la vida me había visto yo suspirando por el bote de regaliz rojo y hoy salivo de sólo escribirlo…

Y es que con hijos en casa lo de mantenerte en tu peso da risa grande y gorda si tenemos en cuenta que se esconden por los armarios los más malévolos festines calóricos. Chocolatinas, patatitas, phoskitos, bocabits … cualquier gadget infantil es bueno para aplacar este goloso fervor. Por no hablar de las bolsitas de chuches de los cumpleaños que tienes secuestradas en la cocina, que se las prohíbes con insistencia a tus hijos y siempre acabas por comértelas tú. Y a escondidas, maja, ques peor…
Tus hábitos alimenticios también cambian y eso en poco ayuda. Antes podías cenar sin remordimiento una barrita de cereales espachurrada y mantenerte a salvo hasta el nuevo sol y ahora organizas cada noche en casa un desfile de alimentos semejante a una fiesta vikinga. Carne asada, empanados, fritos, rehogados… nada es suficiente para un buen menú infantil. Primer plato, segundo plato y postre. Por norma. Y tú comiéndote todo lo que ellos dejan en el plato, por no tirarlo. Tras la cena aparece la culpabilidad y crece la lorza. Para aplacar las ganas de comer postre corres a lavarte los dientes como poseída por El Espíritu del Frescor Bucal, pero después de apenas cinco minutos saboreando el mentol, te das por entero al toblerone, si total, no se va a enterar nadie. Y vuelta a enjuagar.

En vacaciones las cosas empeoran una barbaridad. Con tanto trajín de entrada y salida de casa aterrizas en las cenas agotaíca y exprimiíca, sin apenas fuerzas para abrir la puerta del frigorífico y preparar viandas frescas. En ese momento decides poner en práctica aquel dicho de ‘Nunca es tarde si la pizza es buena’. Una llamada telefónica y treinta minutos después ya tienes en el salón calorías para toda la familia y para cualquier escuadrón de mossos que tenga a bien presentarte sus respetos a esas horas de la noche.
Pero, ojo, que a poco que te descuides la lorza crecerá tanto que en ocasiones parecerá que escondes un cinturón portaherramientas bajo el jersey. Si eres cuca conseguirás esconderlo con amplios blusones y jerséis XL, pero en la soledad de la ducha poca escapatoria hay, mari.
Personalmente, creo que en estas vacaciones me he extralimitado salvajemente. Después de 4 días en tierras catalanas, lloviendo a mares y probando con gozo e insistencia la nouvelle cuisine de Lahermanadenmedio, es posible que la DGT deba obligarme a señalizar la maniobra acústicamente cuando camino marcha atrás.
Por eso, a dios pongo por testiga que o me quito 4 kilos antes de que abran la piscina o me planto una túnica y me convierto al islam, pero no someto este cuerpo serrano mío al escarnio público ni borracha perdida.
He dicho.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.4/5 (31 votes cast)
Lamadre oronda, 4.4 out of 5 based on 31 ratings

78 Comments

Filed under Elucubraciones, Familia, Humor, Moda, Mujer, Neurosis, Ser madre, Verano

78 Responses to Lamadre oronda

  1. Mamadedos

    Uffff, suma a las vacaciones el haber parido hace 13 días, haberte quedado con 7 kilos más de los que tenías al embarazarte y estar dando el pecho, con el hambre desaforada que eso produce… He escondido la báscula hasta nueva orden, notedigomás…

    • Blogdemadre

      Recuerdo un artículo en que Angelina Jolie afirmaba que se había quedado en los huesos porque estaba dando el pecho y eso consumía. ¿A quién? – me pregunté yo. Porque dando el pecho era yo la que consumía, pero todo tipo de aperitivos entre horas, además…

      • MaMiPi !!!

        Juassss juassss !!!! Esa misma pregunta me hacia yo, todo el mundo diciendo que dando el pecho se queda figurín….¡y un huevo! …
        Identificada al 100% con tu post (las mismas cifras y todo) , ahora embarazada del 2º ya veremos como se queda mi lorza de resentida !!!

        • Blogdemadre

          Con el segundo la lorza coge memoria y crece por sí misma, no hará falta siquiera que le des de comer…. Tienen vida propia, amiga…

  2. JAJAJAJAJA!!!!!! es que por las catalunyas se cocina y come muy bien!!!! yo cada vez que voy vuelvo con remordimiento de conciencia!!!! pero esta vez no, porque llegue con gastroenteritis, así que me he librado la mitad de los días!!!! jajajajajaja…

    Un besote guapa!

  3. Tú has entrado en mi casa y has leído mis diarios:
    “Querido Dios, que mañana me levante sin esta cosa gorda que rodea todo mi cuerpooooo…”
    Estírate y sea cual sea la dieta que hagas, pásala…por caridad.

    BEsos, pescao!

    • Blogdemadre

      “La dieta de la nada”, amiga, la más existencialista de cuántas dietas haya en el universo… Nada de pan, nada de dulce, nada de atiborrarse sin mesura ni proporción, nada de nada!!. Ésa es la única que funciona!

      • Paz

        Había un monólogo muy bueno del Club de la Comedia en el que aseguraban que sólo adelgaza lo que sabe a cartón, incluyendo el propio cartón.

  4. jajaja… Me veo totalmente reflejada. Yo no vuelvo a los 57 ni de coña. Pero, bueno, he regresado a los 61. Teniendo en cuenta que en el embarazo llegué a los 85 kilos. Me parece que me merezco un monumento. Por cierto, el sábado me tragué las patorras del conejote de Pascua de Bichi. Na, que lo hago por él… A su edad el colesterol no es nada bueno.

  5. Lupe

    Yo también presumía de no gustarme el dulce y desde el embarazo me he vuelto más golosa que el oso Yogui. Además, Laxiqueta ha cumplido 6 meses esta semana santa, así que todos los huevos, conejitos, gorilas y demás fauna chocolatil se la ha metido entre pecho y espalda una servidora. Y de ahí directo a las cartucheras sin pasar por la casilla de salida.

  6. violeta

    y los tigretones, pantera rosas, gominolas, galletas de osito, galletas de dinosaurio, con o sin chocolate, bolas de cereales, cheerios…hasta los que se pegan al suelo de la cocina, porque además de más golosa, yo desde que tengo retoños (dos, uno de 3 y otro de 1, para más señas) no sólo soy más golosa, es que me he vuelto un ser asqueroso al que media croqueta medio chupada por un niño no le parece una cochinada, y un cheerio pegado al suelo, pues mira, si está sin pisar, tampoco. En fin, por eso no firmo con los apellidos, claro
    (¿para cuándo el segundo libro? que el primero ya me lo tengo muy trillado…)

    • Blogdemadre

      Jajajaj, mantenga su anonimato de hambrona desforada, amiga, la pena es que para mí es tarde ya, ahora todo el mundo me mirará el michelín cuando me vea y luego cuchicheará. Tener un blog y ser discreta es del todo imposible :)
      Próximo libro en junio. El 7 para ser más exactos. Mitad de cuarto del primero, mitad de cuarto de los nuevos post de blog y algunos inéditos recién sacados de la chistera. Para chuparse los dedos, oiga!

  7. Ana

    Yo estoy por ir al médico de urgencia: “¡¡Doctor, doctor, que me ha salido una cosa aquí que no es mía, a ver si va a ser algo grave!!” Por “aquí” entiéndase cartuchera, cintura, culo,… Aysss

  8. Ayyyy, qué sagerá! Que yo la he visto y no pesará mucho más de 55 kilos!!!

    Me ha hecho mucha gracia lo de comer lo que dejan en el plato por no tirarlo. Así empieza mi cena cada día!!! (menos mal que normalmente deja poco). Y lo de las bolsas de chuches confiscadas, yo de eso no manejo mucho, pero resulta que el inventario y el control de entradas y salidas lo llevaba santa mamanatas!

    • Blogdemadre

      Gracias, amigo, su miopía me ocasiona hoy un gran gozo en el alma, grande! Qué lista Mamanatas! Se pega el festín sin compartir! A mí me obligan a dividir hasta los sugus…nosjusto!

  9. Jajajajaja, anda, qué exagerá que nos has salido amiga!!!!! Para oronda yo, no te digo!!! Piensa que siempre habrá alguien que esté peor, y si eso no es consuelo, visualiza mi panza ahora mismo colegui, ya verás como del susto se te pasa la sensación de hinchazón…
    Vamos, hombre, oronda… ja!

    • Blogdemadre

      Ay, calle, calle, que para tener que alejar tres cuartas la silla de la mesa aún me queda… :)
      Paciencia y ánimo, amiga, que lo suyo acaba en un tris y luego volverá a lucir alta y esbelta como el regaliz.
      Hmmmm, ay, regaaaaliiiiizzz…

  10. No ha oido hablar del bikini-burka ahora mismo se lo pongo en face—uste no se preocupe q si es por hipoglucemia la ingesta está mas que justficada :)

  11. Mónica

    Toditas las torrijas del mundo entero me he comido esta Semana Santa. El lunes (por hoy) me pongo dieta. Y para hoy tenemos garbanzos… El lunes que viene será…

  12. M.I.

    A todo lo expuesto añadiré que mis hijos deben temer que los vaya a envenenar y antes de ingerir ningún alimento me los dan a probar a mí tanto sólido como líquido o gaseoso (leanse refrescos con y sin marca). Es por ello que pillando unicamente calculadora y gafas estilo 1,2,3, nada de esos minipantalones para enseñar muslamen que sólo podría utilizar de llavero, con un total de 3 infantes, multiplicado por 5 comidas diarias y algún que otro picoteo infame, nos sale un montón de comida extra que de no catarla yo salvaría a algunos países de caer en la hambruna. Pero es que por los hijos hacemos y comemos cualquier cosa…

    • Blogdemadre

      Muy medievales sus hijos, diga usted que sí… Pero escúpalo luego por lo bajini, mujer, como esos locos que rehusan tomar la pastilla. Tipín en dos días, créame!

  13. A mí me pierden las meriendas. Eso de quedar con amigas y familiares para pasar la tarde acompañada de otra persona adulta con la que poder mantener una conversación me supone la ingesta de bollos, bizcochos, tostadas, torrijas, roscones y demás alimentos pecaminosos. Ay!!!

    • Blogdemadre

      La opción light de esas meriendas en casa ajena es llevarse un poco de pavo y piña en un tupper, pero de glamouroso tiene poco, la verdad…

  14. Coherente

    Mi querida BlogdeMadre:
    Aún recuerdo el comentario de una señorita hiperpija que me estaba vendiendo un vestidido gris con apliques de grogain, y ante mi disyuntiva sobre si me hacía más gordo el antebrazo, se paró y me dijo:”las más crueles con nuestra apariencia somos nosotras mismas. Estás estupenda”
    Y así estoy, vivo en el convencimiento de que soy estupenda, apetecible y deseable, pero sabiendo que el verbo “pecar” no es para mí… le pongo un ejemplo: todos los lunes les pregunto a la minifamilia qué desean para desayunar, y ellos responden con nombres comunes como: tartasacher, tiramisú, tartadenuez, cupcakes, alfajores… y yo presto se lo hago, pero no lo como, porque le contaré un secreto… si lo hago, una señora gorda se pondrá en mi cabeza y gritará, y mi minifamilia me abandonará por maléfica.
    ¿Me entiende Vd?.
    Suya para siempre,

  15. mexicanita granatiensis

    Pues espera que llege la premenopausia!! Yo aun estaba intentando quilarme la lorza del embarazo, y hasta lo consegui despues de 8 meses a dieta!!pero me quisieron tanto mis 4 okupas que se volvieron conmigo en un santiamen (otros 8 meses despues volvia a pesar lo mismo). Y en eso estaba cuando de pronto me doy cuenta de que por menos que como no adelgazo, y si, pues premenopausia y como mi higado esta medio loco con los estrogenos y no sabe que hacer con la grasa pues se la guarda… en mi cintura (?)!! Asi que un dia a la semana a fruta, andar to lo que se pueda (aunque despues de una hora andando no hayas ni salio del barrio en esta ciudad!!), y olvidarse de las calorias vacias. Lo bueno de aqui es que los dulces de las piñatas se pueden reciclar en la tuya, y prometo que yo no compro dulces para la de mi unico, y atiborraica la pongo! je,je!!

    • Blogdemadre

      Vaya, cuántos ánimos, amiga… Ya si eso déme usted el cuchillo que del harakiri me ocupo yo :) Ay, qué futuro más negrooooooll !!!

  16. Aunque de sobra sé que no sirve de consuelo, ya ves que somos muchas madres orondas por aquí, je, je… Si yo no me quito 5kg prometo también preguntarte por un sitio donde comprar túnicas fashion! ;)

    • Blogdemadre

      La unión hace la fuerza, amiga. Podemos medirnos diariamente y compartir resultados. A las que no bajen de peso, les enharinamos el pelo, les ponemos un chándal y las soltamos en Zara. Refuerzo negativo de todas todas pero ya verás como espabilamos :)

  17. Yo soy de dulce total, sobre todo a partir de las 5 de la tarde. Pero me he plantado, uno y no más, y aquí estoy en el sofá comiendo mostachones.

    • Blogdemadre

      Desconozco qué son los mostachones pero no pienso ni mirarlo en google por si su imagen me cautiva y empiezo a zampármelos de tres en tres…

  18. jajajajajaja mira, de momento, con tu post de hoy, le he dado a la lorza un rato… Tú sigue así, mari, que igual en verano mi lorza está completamente endurecida y me la puedo acariciar dulcemente y hacerla pasar por “la niña” ;P

  19. Jajjaja, es usted muy buena.
    En el punto de comerse las chuches de los cumples que antes hemos escondido he llegado a pensar que somos de manual ¿por qué TODAS lo hacemos? ¿por el bien de nuestros hijos? ¿pues por qué no las tiramos entonces, eh?
    Yo he llegado a meterme en la boca gominolas más secas que un ripio, pero me las he tragado antes que tirarlas…ains, así va la figura.

    • Blogdemadre

      Tirar una gominola? Jamás! Ni las chupadas!
      Y sí, somos todas toditas de manual, en esto y en muchas otras cosas. Así que deberíamos mancomunarnos, insisto!!

  20. JAJJAJAJAJAJ

    Yo antes de embarazarme tenía mis 55 kilines. La cosa volvió a su ser no más parir (vaya que suerte ¿verdad?… Pues no) y después de nacer mi inquilina nació una semana después una lorza que se ha ido alimentando poco a poco… de estas veces que una dice… “bueeeeno, por una no pasa nada, no me ve nadie… qué más da!” algo así….millones de veces. Y claro… La lorza de una engorda no más ver un delicioso chocolate escondido en la despensa… de pensarlo también.

    Qué buena la frase “Tras la cena aparece la culpabilidad u crece la lorza” jajjaajja a mi me pasa… y luego voy y me como un chocolate… No hay manera.

    Me he quitado del chocolate y me está costando como el haber dejado de fumar. El primer día me dije cenar sano, una ensaladita y tal… a las 5 de la mañana me tuve que levantar que creia que me iba a dar un bajón de azucar… En fin, amiga…. ¿qué le vamos a hcer? Para estar bella hay que sufrir… son las cosas que te dicen en el colegio… y es la realidad, Madre mia qué bueno está el chocolate!

    Mil besos y genial entrada genialg genial :)

    • Blogdemadre

      Dejar de fumar no es nada comparado con dejar los triskis, mujer… A mí no me costó nada lo primero y todo lo segundo. Para mi vergüenza, a las dos drogodependencias he vuelto. Pero poco :)

  21. Nerea

    Eso mismo he pensado yo cuando estaba hoy en el gimnasio pensando quien me manda comerme a mi la dichosa mona catalana, cuando soy atea paso de las fiestas y pa colmo mi monillo no esta bautizado pero claro quien le hace asquitos al tema.Por no decir esos cuerpos que veo en el gym y que pienso: esta pobre no ha comida en su vida un buen bocata de lomo con queso y pimientos, y por supuesto no ha parido ni un monillo, esto me hace correr un poco más en la cinta, para que luego a llegar a casa me rebañe los platos calóricos del monillo y me zampe mi onza diraria de chocalate. Y yo nunca he pesado lo que tu, pero tb soy de las que el dulce no me gustaba, pero si el jamónnnnnnn y a kilos,VIVA LAS MADRES BOTERIANAS jiji

    • Blogdemadre

      ¿Qué importa que sea mona de pascua? Es azúcar, amiga! si Sarcozy fuera un muñequito de chocolate fijo que nos caería a todos mejor…

  22. Yo me veo la prominencia q tengo por barriga y me viene a la mente el chocolate q zampo. Y mi gula. Y mi falta de voluntad. Y mi inconstancia. Y lo bueno q está. Y lo q me gusta. Y lo que disfruto comiéndolo. Y que oye, no e sapra tanto, jeje. Así q ahí voy, a media tableta por noche, jeje.

  23. Touché Madre….bueníiiiiiisimo!!! jajaja
    Eso sí, pelín sagerada amiga que estás “tó güena” y 4 kilejos (que seguro son 2) te los notas tú pero nadie más (tu maromen a lo sumo en la intimidad de vuestra alcoba pero ese ni cuenta XD).
    Anyway… al igual que con la alemana tomo nota, porque aún no tenemos bolsitas de chuches de los cumples por casa pero sí que cada noche preparo festines y soy incapaz de tirar copmida, así que normalmente mis cenas empiezan por restos de natilla/danoninos y/o el lácteo de turno, que cualquier día acabo con lorzas XL y cólico XXL.
    Un saludo amiga :-)

  24. Aaaaa. Suscribo cada palabra. Pesaba 55 kilos hermosos. No me atrevo a decir mi peso ahora, que a ver si me van a leer los fans que no me ven hace 10 años.

    Y ahora, mientras te leía, poseída por tu pluma ligera y divertida… se ha quemado el pollo al horno que pensaba dar de cena a mis vástagAs. No pasa nada. Ya hago una tortilla facilonga y el pollo me lo como yo. Todito, todo: que tirar la comida es pecado gordo y luego no sé qué pesa más, si el pecado o yo.

    Besos!!
    Claudia

  25. Pues yo, sólo por ser más que nadie, cuando me casé pesaba 52kg. Y también por ser más que nadie, hace tres meses, justo antes de parir la segunda, el superávit era de 20kg (ahora estamos en periodo de descenso, pero en plan ralentí, nada de caída libre).

    Me alegra saber que litros de “pintas de colacao” han corrido por las venas de otras mujeres. En mi caso de nesquik, porque el colacao me gusta más y se me va de las manos (cada una se tortura como quiere, ok?)

    Además, qué leche, estoy lactando. Y si mis familiares me quieren regalar rolletes por eso de que “su nieta esté bien alimentada”, no voy ser yo quien les quite el gusto. Los niños son lo primero.

    Gran post! Para empatizar con todas las madres, incluso las más trendys… y por cierto, muchas gracias ;)

    • Blogdemadre

      Jorobetas, la lactancia es un recurso estupendo para engolliparte de chocolate y no sentirte mal… a las demás sólo nos queda el recurso de echarle la culpa a la premuenstrualidad, que también da juego, oyesss.

  26. Maribel

    Completamente identificada con el post. Además de esa necesidad desaforada de comer dulce a cualquier hora y, a poder ser, aescondidas, unámosle el dichoso complejo de mamabasura (por no tirarlo a la basura ya se lo come la mamá), y a ver quién es la guapa que se quita los kilos cogidos en la lactancia…

  27. Gem

    Anda, pues yo debo ser rara… a los 10 días de tener el niño ya me podía poner mi ropa de antes y peso menos que antes de quedarme embarazada. Qué curioso…

    • Blogdemadre

      Anda, pues a lo mejor adivinamos dónde vives y organizamos un flashmob para tirarte pelotillas de papel cuando salgas por el portal… :) :) :)
      Eso no se dice, hombreeeeee

  28. A mi me pasó parecido, no había manera de recuperar mi peso después del embarazo pero no te preocupes, lo lograrás! Yo lo he conseguido siguiendo la dieta de los puntos. Ya me ha funcionado unas cuantas veces si quieres saber más lo cuento aquí:

    http://baseecho.blogspot.com.es/2012/04/en-mi-linea.html

    Ánimo!

  29. Qué me vas a contar a mí que he pillado 5 kilazos en vacaciones y juro que no he comido demasiado (esto siempre lo dicen las gordas bulímicas), pero claro, acostumbrada como está una al malvivir de la Dukan y otros tormentos, pues es hacer vida normal y guantazo de realidad.
    En fin, ahora me toca operación biquini en fase extreme! Qué pocas ganas…

    Pasaos por mi blog de maternidad irreverente. Hoy también hablamos de la tormentosa vuelta de vacaciones
    http://hijanohaymasqueuna.blogspot.com.es/2012/04/la-vuelta-de-las-vacaciones.html

  30. Paz

    Lo mio no se si es igual o peor, según se mire. No me como las chuches (salvo los ganchitos si puedo) porque los caramelos y las gominolas no me atraen y tengo un marido que con los papeles de ambos se hace una milhoja y se los come también, así que por ese lado no hay problema. Pero en cuanto a bizcochos, chocolate, galletas de mantequilla y demás vamos a pachas, y todo lo salado me lo como yo, salvo las patatitas, también a pachas. Después de un atracón de dulce, pongamos por caso, con la lengua aún pegada al paladar, me entran unas ganas horrorosas de comer salado del asco que me da el dulce (no tiene lógica, lo sé), o al revés, según haya empezado por las aceitunas o por los lacasitos. Cuando me pongo a dieta en serio bajo, sí, y lo celebro con una comilona, así que vuelta a empezar. Es lo bonito de esta historia, que nunca termina, parece que no pasa el tiempo, en realidad si se piensa bien hasta es rejuvenecedor.

  31. Esto de los kilos debe ser la obsesión de casi todas las madres , qué digo madres, mujeres….creo que empeora en esta época del año cuando la piscina, playa, está más cerca… En fín habrá que llevarlo con la mayor dignidad posible, y como decía un anuncio: La vida no está para contar calorias!!, lástima que nosotras sí, jejeje…

    • Blogdemadre

      Conozco madres que engordan bebiendo agua, la culpa no es nuestra! Es que proceso está mal planificado desde el principio! :)

  32. Recuerda que la lorza es imprescindible para sujetar a los churumbeles con un solo brazo. Si esa lorza no estuviera tan bien colocada los niños se resbalarían. La lorza es buena, la lorza es buena…

    • Blogdemadre

      Bueniiiiisima teoría, nunca lo había pensado así!! Amiga lorza, sin ti mis hijas se escurrirían lomo abajo.
      Gracias, amiga, por haber propiciado esta reconciliación…

  33. Me encanta tu blog
    Desde ya te sigo!!

    Besos

  34. Pingback: Entrevista peinetera a “BLOG DE MADRE” | Peineta, pintxos y mi monillo

  35. Pachuli

    Lo he leído hoy por tu entrevista con Peineta. Una explicación a tu salvaje cambio en el embarazo por comer dulce. Al estar tan acostumbrada a no comerlo tu cuerpo necesitaba glucosa. Lo sé porque a mí me pasó lo contrario. Soy adicta a todo lo que lleve chocolate, crema pastelera o leche condensada y al embarazarme no pude ni olerlo durante los 5 primeros meses.
    Y ahora me pongo seria.
    Si me encontrara una lámpara maravillosa y tuviera que pedir un deseo sería comer todo lo que engorda y no engordar. Pero, ¿y la cara de felicidad que se te queda después de notar el chorreo del chocolate por la comisura labial? Luego viene la depresión y el reconcome pero ¡que me quiten lo bailao! Yo estoy deseando irme de vacaciones y engordar tirada en el sofá viendo la teletienda ;) . Besitos y como siempre, maravilloso el blog.

  36. Pingback: Entrevista peinetera a “BLOG DE MADRE” | Peineta, pintxos y mi monillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>