Powered by Max Banner Ads 

La lista y la tonta

Lo de tumbarme en la cama y desvelarme pensando en las mayores mamarrachadas empieza a ser una fea costumbre por mi parte. No suelo ser muy cinematográfica en estas situaciones, la verdad, lo mismo me da desvelarme mirando al techo, con la melena colocada en perfectas ondas sobre la almohada y un toque de gloss en los labios, que con el moño deshecho y esa cómoda postura fetal que deja ver una generosa nalga en pompa. La cuestión es perder el sueño, y ya puestos, idear multitud de listas absurdas que no llevan nunca a ningún lado, salvo a un descompensado estado de nervios por acumulación de urgencias.

Mis listas normalmente se dividen en tres:

a) Cosas importantísimas para la supervivencia de mi familia.

b) Cosas que, de no llegar a ser realizadas, afectarían gravemente a mi familia.

c) Cosas que mi familia necesita con cierta urgencia.

Cierto es que a veces me cuesta la misma vida decidir dónde demonios colocar cada tarea, es un punto éste que necesita franca mejora por mi parte.

Por lo demás, el mecanismo de enrosque es casi siempre el mismo. Mi cabeza sondea en modo radar cualquier situación, pasada presente o futura, que tenga la más mínima importancia, si no la tiene tampoco pasa nada, y se aferra a ella como lo haría un vampiro. La circunvala, la exprime y cuando por manoseada ya no me hace padecer, la aparta y a otra. Así, en una misma noche soy capaz de preocuparme por los peligros de la cocacola, por Mou, por Bárcenas, por el informe Falciani, por cuántos años viviré y por quién se ha terminado el queso de Burgos. Ok, quizá esto último no tenga cabida en ninguna de mis listas, pero siempre dejo un apartado reservado a d) Varios, por el tilín que me provoca improvisar.

He de reconocer que los enrosques que mayor placer me producen son aquellos en los que la prota soy yo, aquellos en los que el futuro de la humanidad depende por entero de mi persona y de los que se derivan consecuencias casi siempre desastrosas. No haber cerrado la puerta con llave, olvidarme de enviar a tiempo el artículo o de descongelar algún muslo de animal, no bajar las persianas, con el peligro que conlleva la eclosión matutina en los salones… esos son mis preferidos. Mientras pienso y repienso, mis extremidades se mueven a medio camino entre el Síndrome de Tourette y el break dance. Cuando después de varios intentos fallidos por mi parte consigo que Marido se despierte por casualidad, le susurro, Cariño, creo que es mejor pintar la habitación de Lasniñas en otoño, cuando volvamos de vacaciones. Mañana miraré casas en la playa. Y pintores. Pintores también.  Él abre un ojo, me mira, lo cierra y ronca. Todo junto. Lo normal dadas las horas que son. ¿Y si me doy mechas californianas?, insisto. Pero él ya no está.

Me pregunto en qué momento decidí escudriñar, analizar y preocuparme por absolutamente todo cuanto me rodea, es evidente que ha debido ser una decisión personal porque dudo que viniera así de serie. El ser humano no puede estar programado para preocuparse tanto, a todas horas y más con este énfasis y este drama que yo le pongo.

Daría dinero y algún órgano no vital por encontrar el botón de off, olvidarme de los “tengo que” y así poder entrar en un feliz estado de inconsciencia. Abrir la boca y que se me cayera la baba. Apagarme, finito, caput. Que el grifo gotea… Maravilloso. Que no hay pan… Morrocotudo. Yo no estoy, me he ido a bailar. Cualquier cosa antes que pasarte la vida de lista en lista, cuando en realidad serías mucho más feliz siendo tonta.

Más.

Aún.

Tonta

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.6/5 (18 votes cast)
La lista y la tonta, 4.6 out of 5 based on 18 ratings

40 Comments

Filed under Neurosis

40 Responses to La lista y la tonta

  1. No he llegado a tal punto puesto que dormir no me ha supuesto nunca mucho esfuerzo. Lo puedo hacer casi en cualquier parte y en tiempo record.
    Pero mi acompañante de cama le pasa lo que a ti. Se tumba en el colchón y parece que el techo le inspira y empieza a pensar y pensar hasta que suena el despertardor para irse a trabajar.
    Una cosa le funcionó y a día de hoy no puede faltarle: se pone documentales y así se relaja y no piensa en nada. Le cuesta más que yo dormir, eso es fácil, pero se duerme.

    Un besito y relájate!! qué eso no es nada bueno.

  2. Vale veo que no soy la única que padece de insomnio ultimamente, tu te dedicar a hacer listas y enrosacarte y yo a “mezclarme” con mi telefeno hasta terminar desesperada….

    Ánimo

  3. Pilar

    Si las mamás tuvieramos ese botón, seríamos hombres!!

  4. Pero que grande eres Madre(mía)!!!!!
    jijijijiiiiiii cuánto me siento identificada, desde la pose pelo-perfectamente colocado en la almoahada o bien hecho un ovillo, hasta en plantearle las mayores absurdidades del mundo mundial a hombredepacienciainfinita a altas horas de la madrugada, y lo mío es más grave: le despierto, a conciencia, sin anestesia ni nada. A lo loco.
    En realidad somos mu tontas, pero vamos de listas, y así nos va ;) )
    Beso gordo GORDO!!!!

    • Blogdemadre

      Ya se sabe, amiga, en el país de las tontas, la lista es el rey o la lista es la infanta? ay, se me ha olvidao el dicho…
      Beso, bombón!

  5. Pipa

    Acaso, ¿escribí yo esto? Jajaja ¡totalmente identificada! :s nada de tonta :/

  6. Jejejejeeje, yo para evitar ese momento preguntas existenciales me pongo la radio y así al menos dejo de pensar por un ratico, que si no exploto!!!
    Un besote!!!!!!

    • Blogdemadre

      Antes escuchaba cada noche El larguero y no me ganaba ni dios en la Liga Fantástica Marca…tendré que retomar la viejas costumbres…
      Noxplotes, que eres muy rica…

  7. También padezco yo en ocasiones esa fea costumbre…pero entre los peores pensamientod están:
    -Me estoy muriendo de algo y no se van a enterar. Cosas que debo hacer para que se despierte el marido y me ayude a no morir sin que se enfad
    -Va a haber un terremoto. Cosas que haría. Tengo que hacerme con una mochila-kit de supervivencia…

    Qué malo es el insomnio…y la cocacola para cenar…

    • Blogdemadre

      Sí, yo también exploto mi vena dramática a según qué horas…
      Entre mis hits, alguien va a entrar por la ventana y me va a desvalijar el escobero… mañana al ir al colegio a por ellas me van a secuestrar por lo que debo tener preparada la lista “cosas que debo hacer antes para irme secuestrada tranquila”… me voy a poner un par de horquillas para estar mona por si me muero mientras duermo (o mejor no, que si me muevo y me las clavo igual se me cuela hacia los adentros) y así sin parar hasta que sale el sol, guo hó hó.
      Questrés.

  8. No eres la unica, muchas veces me la paso dando vueltas pensando en como hago esto, si seria mejor hacer aquello y al final pienso en tonterias que no vienen al caso….

  9. A veces pienso que no es posible que escribas tantas cosas que me suceden a mí… Acaso seremos todas las madres iguales? Las ojeras me delatan, la noche es el mejor momento para arruinarse una la existencia, y ser la culpable de todos los males juntos. Tontas y re tontas!
    Besotes.

  10. Pues al leerte sólo puedo decir… Mal de muchos, ya sabes. :-S

  11. Me uno a todas, ¡¡totalmente identificada en la actualidad!! llego a la cama casi a gatas dadas las horas a las que desconecto y dejo de trabajar (entorno a las 3:00 de la mañana) ahora en época de Comuniones y justo cuando ya me meto en la cama sigilosa para no despertar a nadie (mi marido si tiene el botón de encendido y apagado ¡ja!¡ja! automático y los niños duermen a pierna suelta) entonces empiezan las listas de mis múltiples tareas, la larga lista de encargos de comunión a los que no llego, lo que tengo que hacer antes de llegar al estudio (mi otro trabajo) por la mañana, la comida que tenía que sacar del congelador y no lo he sacado, los zapatos, la corona de flores y demás para mi hija que también hace la comunión este año y para la que no tengo nada todavía (uf! que agobio), y de repente encima se me enciende la lucecita si….¡yo tenía una lavadora en la lavadora….! A tender la ropa y ya de paso trabajo otro ratito porque como no paro de dar vueltas para que….así que me levanto, tiendo la ropa, hago listas de tareas de recordatorios …y luego lo vuelvo a intentar…. y justo cuando me he dormido ¡¡¡¡¡tirrin tirriiiiiiiiiiiiiiiiiin!! el maldito despertador !! Y arrastrando mi cuerpo hasta la habitación de los niños los despierto y etc, etc, etc……¡qué duro ser mujer!!

  12. ¿Y además de todo eso previamente te lavas los dientes y te aplicas el tónico? Yo después de leerte (a ti y a las comentaristas empáticas) confirmo que mi segundo cromosoma X en realidad cojea y es un poco Y… Excepto en lo de torpedear el sueño de mi santo, lo cual me provoca enorme placer, del resto nothing de nothing. Ni listas ni listos. Un padrenuestro y a dormir. Para toda la noche. O bien es lo del cromosoma o bien que no tengo conciencia. No sé decirte que me aterra más. Besazo hermosa!

    • Blogdemadre

      Quenvidia más grande… Tanto si no tienes conciencia como si tienes una narcolepsia galopante, igual envidia me das…
      Aymadre
      bs!

  13. Yo también le doy más importancia a las cosas cuando me acuesto. Si no hay más remedio me tomo una dormidina y listo. Un beso.

  14. ANABA

    Qué bueno. Y por supuesto identificada totalmente, aunque me temo que lo mío es aún peor porque yo me preocupo no sólo por el presente y el medio plazo, sino por cosas que pueden ocurrir en el futuro (la mayoría malas y con un toque muy dramático). Un sinvivir, vamos.

  15. qué bueno, me he visto muy reflejada. Yo tengo etapas en las que en cuanto meto un pie en la cama mi cabeza se pone a centrifugar y no encuentro el botón del off… Y otras en las que duermo a pierna suelta. Pero no están necesariamente vinculadas a un estado de estrés ni nada parecido, es completamente aleatorio! Me ha encantado lo de despertar a Marido por casualidad.. tal cual! y lo de descogelar un muslo… a mí me atormenta tapar a los niños para que no se enfríen… y lo de bajar la persiana también!

  16. Ay si pudiéramos dejar la mente en blanco…

    Madre, aquí te dejamos un nuevo capítulo sobre la educación de los hijos desde distintos puntos de vista. Esperemos que te guste!! Un saludo!

    http://www.documentalmadres.com/video/63416220
    http://www.facebook.com/documentalmadres

  17. Sul

    No puedo sentirme más identificado, la verdad. De hecho, he leído este artículo esta madrugada sobre las 04:30 en el sofá de mi casa (para no molestar a mi mujer) mientras leía un poco de todo.
    ¿No es posible que mi médico me recete ‘vacaciones’? Porque desde el primer día hasta el último del período vacacional duermo ¡como si fuera una personal normal!
    Me ha gustado mucho el artículo, muy empático.

    • Blogdemadre

      Gracias, amigo…es de agradecer que los hombres padezcan también la misma dolencia…manque quede un poco vil por mi parte…
      Pensemos en positivo, si coincide mujer insomne con hombre insomne en la misma cama, algún día podrán llegar a dominar el mundo.

  18. Te cuento, que tengo un poco más de experiencia.
    Te instalan medio chip cuando te casas, independientemente de si ha habido bodorrio, boda o nos vamos a vivir juntos, y ahí empiezas a tener cierto grado de insomnio acompañado de los primeros síntomas de “tenemos que hacer antes de…” que se van convirtiendo en “tengo que hacer antes de….” según pasa el tiempo.
    Cuando sales del hospital con tu bebé, o incluso antes, se activa el pack completo, y eres capaz de dedicar cada neurona de tu cerebro a un tema diferente como si fuera el único tema importante del mundo mundial.
    El problema es que el chip se activa indefinidamente, los chicos se van de casa a trabajar a Alemania y tu sigues pensando si pintas la habitación de rosa o le colocas papel pintado de ositos.

    • Blogdemadre

      Cierto, temo que esto no tenga fin. Con el libro de familia te deberían dar un paquete de DIN A4 y un rotring.
      No somos nadie.

  19. Coherente

    Señora Madre:
    ¡Cuánto tiempo sin acudir a su sitio y me encuentro con estos dos textos deliciosos!.
    ¿Le cuento un secreto? A mí me pagan por organizar la vida de los demás, por lo que seguir con la tarea en casa, es como extender un poquitín más el brazo, lo cual no me importa porque me hace más delgada.
    Dicho lo anterior, y bajo mi experiencia, todo lo que se escribe sobre el particular es fruto de un mix: multitarea, competitividad, inseguridad y preeminencia del macho alfa.
    Siento la socarronería, pero entiéndame: “yo ya estuve ahí” y hay que dar los pasos adecuados o me temo que no se disfruta el todo y el parte.
    Suya,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>