Powered by Max Banner Ads 

El Grito

Soy buena madre, lo sé, lo soy. Que sí, que sí. Me preocupo por mi camada de forma casi compulsiva, me despierto por la noche si tosen y si no tosen, también, no se les vaya a ocurrir hacerlo y me pillen en pleno sopor. Si no tosen, también estoy facultada para matar monstruos nocturnos y hacer que nada perturbe la dulce cadencia de sus ronquidos. De día procuro que coman de manera equilibrada, las abrigo hasta que quedan bien rollizas, les camuflo los enchufes y los cuchillos jamoneros y las beso con insistencia agarrándome fuertemente a sus mofletes hasta que desesperadas me empujan para poder respirar. Sí, así soy yo. Toda dulzura, cuidados y dedicación.

Sin embargo hay veces, pequeños momentos de enajenación mental transitoria, en que me vuelvo tarumba y lanzo improperios sin mediar provocación previa. Momentos en que se me da la vuelta la cabeza y trasmuto en un arapahoe sin penacho de plumas, que corre semidesnuda por la casa, machete en mano, dispuesta a arrancar cabelleras.

Y entonces grito. Grito mucho. Hasta que me salen gallos, me duelen las amígdalas o me oyen todos los vecinos del barrio, lo que antes suceda.

Grito sin venir a cuento, grito desgarrada, grito, grito. Grito en casa, en la calle y en el centro comercial.

-        Aaaaaaahhhh peroooo, qué es eso??? ¿Estáis locas?  ¡¡Me vais a matar a disgustoooos!!!

-        Pero si sólo son témperas, mami…

-        ¿Témperas? ¿Témperas? ¿En el salón? Aaaaaaaahhhhh me vais a matar a disgusssstooos!!!

-        Si nos las compraste tú ayer, mami…

-        Pero no para que las utilizarais, insensatas!!!

Y así todo…

Luego me siento fatal por hacerlo y me castigo por no poder templar esos nervios o poner freno al grito antes de que surja solito garganta arriba.

Anda, que vaya ejemplo les estás dando – me digo mientras saco el látigo del aparador; y a continuación, me doy fuertemente en la espalda. Una, dos y hasta tres veces.

Cuando termino de castigarme hago examen de conciencia y me prometo a mí misma reaccionar de forma más pausada la próxima vez, tener más paciencia, ser más dulce y mejor comunicadora…también peinarme siempre antes de ir a buscarlas al cole, no bajarlas al parque con rastros de mocos o lamparones en la pechera, llamar más a mi madre, quedar más a comer con mis amigas, ser más proactiva, más receptiva, mejor persona… A ver, espera, que me desvío…

Hay días en que el grito llega sin previo aviso, pero otros no. En ocasiones sé exactamente cuándo y dónde voy a empezar a bramar. Pero saberlo no me ayuda a anticiparme, lástima.

La miro y pienso “No, no lo hagas, no escondas esa coliflor bajo la servilleta, que acabas de intentarlo con el tomate y los guisantes y te he pillado las dos veces…” Pero lo hace. Y luego me mira. Y espera paciente el grito.

-        ¿Y qué quieres que haga ahora? – le pregunto hierática toda yo.

-        Castigarme o darme chuches, lo que quieras – contesta Lamayor tanteando a ciegas mi nivel de cabreo.

-        ¡¡…Peeeero es que no puedes hacerme caso por unaaaa veeez en tu viiidaaaaaa!!!

Ahí está. Ya llegó. El drama. Y con él, el grito.

Hay días que estoy algo más avispada y consigo salir corriendo para llegar justo a tiempo de gritar en otra habitación. Lanzo el alarido contra la puerta del armario y salgo fresca como una lechuga, renovada y lista para decir con voz aterciopelada…

-        No, mi vida, en la pared no se pinta. No, cariño, tampoco en la tele ni sobre el ordenador de mamá. Y mucho menos con rotulador. Así no, caaaca.

Luego paso mi mano amorosa por sus cabecitas y continuamos echando la tarde sin que nada perturbe la paz del hogar.

Como Marido conoce mis cuitas, la pasada Navidad me regaló un bonito cojín amortiguador con mis iniciales bordadas. Cuando veo que me sobreviene el grito, aplasto la cabeza fuertemente contra el relleno mullido y a continuación doy rienda suelta a mi yo berreador, que fluye libre, pero mágicamente mudo. Y así no tengo que levantarme. Requetebién.

Cuando la culpa no me deja disfrutar de mis propias neurosis, me digo que tampoco es para tanto, oye, que yo me crié con una madre amorosa y mezzosoprano y ni un rastro de trauma conservo…

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.9/5 (15 votes cast)
El Grito, 3.9 out of 5 based on 15 ratings

66 Comments

Filed under Elucubraciones, Familia, Humor, Mujer, Neurosis, Ser madre

66 Responses to El Grito

  1. Joer, no sabes cómo te entiendo. Entre mis múltiples virtudes no se encuentra precisamente la paciencia y reconozco que con el guaje la pierdo fácilmente. Y me jode. Me jode muchísimo porque es muy pequeño el pobre y seguro que no sabe todavía si está haciendo algo mal (o ya empieza a saberlo… uhmmm). Así ando yo, montado en la montaña rusa del grito al beso, del resoplido a la caricia… todo lo contrario de lo que debería hacer un buen padre de manual.

  2. Pri!! Como si fuera un blog de argentinos

  3. Pues hija, yo no sé por qué te pones así…Hay que tener paciencia, mucha paciencia, que son pequeños, que hacen las cosas sin querer…. espera un momentito que le voy a decir algo a mi lilliputiense….
    MECACHÍS EN TOOOOOOOOOOOOOOOOOOO….. BÁJATE DE AHÍIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII, YAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!

    P. D Dónde compró tu marido el cojín?

  4. Te entiendo, y eso que estoy a unos años de hallarme ante ese “grito”, pero noto como se está gestando en mi interior y que empezará a emanar en cualquier momento, pobre Jomío….que culpa tendrá él de ser tan tan…¿niño?…
    Gritemo Madre, nos lo merecemos! (además otra sería patearle el culo a la estirpe y esa opción no nos gusta)

    • Blogdemadre

      No, patearle el culo a la estirpe, nunca!!… bastante es gritarles con los ojos inyectados en sangre y espumarajos saliendo de las fauces…. Eso sí, pero más no :)

  5. Me ha encantaoooo , ya veo que no soy la única…, pero te voy a dar un gran disgusto:
    “Aunque crezcan los enanos y se hagan mayores(15,18 y 20 años), seguimos gritando”.

  6. ¿Dónde dices que se compra el cojin este? no es por que yo lo necesite con mi niña… es muy pequeña todavía… aún estoy a tiempo para “educar” a su padre… que ya me esta empezando a poner los pies en el sofa, a pintar las paredes (aunque el se piense que es arte) y a no querer comerse la verdura!!!!!!
    (CON LO RICA QUE ESTA Y EL TIRANDOLA!!! COMO TE IMITE TU HIJA CON LA VERDURA TE LA CARGAS!!!! -Mas? Cariño! si ya me estas pegando la bronca…)

    POR DIOS DONDE LO COMPROOOOOOOOOOO!!!!!!!!!! :________(

    • Blogdemadre

      Es hecho a mano :) pero mientras te lo hacen siempre puedes encerrarte en el wc y bramar dentro de la ducha. Relaja una barbaridad…

  7. Yo alguna vez lo he hecho, lo confieso, aunque no tiene sentido porque el pobre gremlin es casi un bebé… Y entonces mi marido me mira, y casi hieráticamente como tú me dice: “No te entiende, deja de hacer el tonto, anda”.
    ¡Y yo al que no le entiendo es a él! ¡sangre de horchata es lo que tiene!

  8. Pat

    Impresionante, simplemente impresionante…..
    Yo hasta pagué a un psicólogo pensando que era la peor madre del mundo, pero no, somos las mejores madres del mundo y los gritos sip, nos los tendríamos que aguantar o al menos bajar el volumen…..
    Pero estamos haciendo personitas maravillosas……
    Te invito a leer mi blog, es muy similar al tuyo, es una secretaria que cuentas sus aventuras y desventuras de una mujer trabajadora, madre, amante, amiga……espero te guste.
    http://www.casildasecretaria.wordpress.com

    • Blogdemadre

      Estoy impresionada y muerta de la risa. Tu post de las camisas es de lo mejor que he leído últimamente…!
      ¿Las ilustraciones son tuyas?
      A mi blogroll que vas!!!

  9. Jajajajajajajajaja…. Me parto!!
    Dios! No habrás oído mis gritos de esta mañana tras los infructuosos intentos por sacarle el vídeo o los de ayer por no querer tragar un guisante???
    Dime que no han llegado hasta ti!
    Un abrazo,

    Helena

  10. Mónica

    Diosss miiiio como te entiendo. Yo tengo 4 criaturas (de 2, 4, 6 y 7) y grito muuucho y luego me arrepiento muuuucho más. Lo peor es que después cuando les oigo gritarse entre ellos y pienso: “¿Gritarán así porque yo les grito?”. Y me siento peor aún.
    Lo importante es que sabemos que no está bien y que intentamos remediarlo.
    ¡Qué la fuerza te acompañe!

    • Blogdemadre

      Tranquila, ellos se comen los mocos sin necesidad de espejo donde mirarse…gritarían aunque todos los padres del mundo fueran mudos!

  11. Yo también grito… Mucho, muchísimo… Y me quedo nueva!!!!

  12. Nerea

    Ufff menos mal, empezaba a acomplejarme, porque ese rollo de “no le griteís explicárselo con voz suave y que lo pueda entender” en momentos como mi móvil a punto de caer por la taza o mi joyero llevo de trozos de plastilina….. pues claro llega maria griterios, consecuencia el monillo se cree que es un juego y responde con otro alarido de fauna…….A ver que yo lo intento pero después de una jornada salvática de oficina, una casa que parece la cueva de la macaca y el monillo liando de las suyas, pues eso que mi rollo zen está muy perdido y claro o grito como una loca posesa o dejo que mi mesa bajita del salón sea todo un taller de plastilina….. pues nada a pelo sin hule ni nada ahí suele andar haciendo sus manualidades, le temo al día de las temperas……

  13. ANABA

    Yo es que me parto contigo. Y te entiendo tanto. Todas las mañanas me levanto con el firme propósito de no gritar,ser más paciente etc etc y todas las noches me acuesto con sensación de culpa, fracaso, y preocupación por el ejemplo que les estoy dando, aunque mira, mi madre nunca ha gritado (tiene ese don) y mira yo, que gritona he salido…

    • Blogdemadre

      Pues eso, que la cuestión será un poco menos de ambas cosas. Menos voces cuando se pueda….y menos culparnos…que tampoco es para tanto…no?

  14. Si es que me parto contigo, con perdon, pero es que sabes reflejar tan bien lo que a todos nos ocurre que es inevitable sentirse reflejado…Yo te animo a que te hagas escritora de monologos porque serian todos de aplauso infinito…ya estoy deseando leer el proximo….¿has probado con vengarte poniendoles la coliflor, el rotulador o todo junto en alguno de sus juguetes preferidos?, que malvada soy….asi comprenderan un poquito como te sientes… NO, mejor NO que luego se vuelven vengativas jajajaja

  15. Como te entiendo… Yo me califico a mi misma como el Sargento de Hierro. No me gusta esa faceta de mi, pero por mucho que lo intento “el grito” acaba saliendo sí o sí. Y en no pocas ocasiones después de la vergüenza que siento por mí misma, por no haber sabido controlar y templar los nervios, marcho rauda y veloz a soltar una lagrima al baño, lejos de la mirada del NiñoNinja, no sea que si ve en mis ojos un atisbo de “blandenguería” encima me tome MÁS por el pito del sereno.

  16. esteblogesmiespejo

    …lo peor es cuando tu hija te da las buenas noches, “mamá te quiero hasta el cielo, pero qué gritona eres”
    Uff… tremendo. Para irte a la cama casi llorando, claro.

  17. hey!!! eso no es justo!!!! Si tú me ves por un hueco en el complejo espacio-tiempo no puedes hacerlo público, JAJAJAJAJA.
    Esa soy yo, pegando voces como una energúmena, con las venas del cuello inflamadas, los ojos muy abiertos y la cara roja, muy roja (eso lo dicen mis hijos), sintiéndome mal conforme voy chillando, y es una progresión geométrica bestial, a más volumen en el grito, mucho mayor es el sentimiento de culpa…… y también en progresión geométrica es el pensamiento negativo que sobre mi persona tienen que tener mis vecinos, que seguro que me oyen más de una, dos y tres veces (al día).
    Puffff, sé que no me gusta ser así, en este momento me veo como si estuviera fuera de mi cuerpo….. y no es una imagen guay.
    Habrá que hacer yoga, relajación, yo que sé…. alguna doctrina asiática de esas, probablemente mis hijos, mi marido y yo seríamos mucho más felices.
    El relato ha sido genial!!!!!!

    • Blogdemadre

      Querida Mamáde5, Como comprenderás, en tu caso, si no gritaras, serías digno especímen de estudio.
      Estamos contigo, compañera :)

  18. Ja ja ja, me he reido muchisimo, te felicito x tu talento para escribir y por tu sentido del humor.
    Saludos http://blogmodainfantil.es/

  19. Paz

    Lo peor es la sensación de culpa que tienes mientras lo estás haciendo ¿les pasará a ellos lo mismo cuando te están desobedeciendo insistentemente? NO, NO Y MIL VECES NO. Recuerdo un día en el super, elunico llevaba una tarde porculera y se empeñó en poner las cosas de la cesta en la cinta y, pese a que como Dios en el Edén sólo le prohibí coger una cosa, él me ignoró y 10 huevos perecieron allí mismo, y los tuve que pagar, claro, qué culpa tenía nadie. Así que empecé mi show, los ojos como huevos cocidos con tomate, las venas del cuello como cañerías, el pelo misteriosamente disparado hacia arriba, parecía que había metido los dedos en un enchufe y, con la voz distorsionada, di el espectáculo sin pasar gorra ni nada. Cuando sentí las miradas que me echaban otros cliente miré a la cajera, ya fuera del trance pero con las huellas evidentes de la histeria, y le dije “Perdón, ya sé que parecre que estoy loca, pero no llames a la policía, que te juro que no soy así”. Ella me miró con ternura y me respondió “Tranquila, yo tengo uno de dos años”.

  20. Blanca

    Mu buena entrada.
    Te sigo.
    BSS

  21. Elena

    Yo también soy del gremio de las gritonas arrepentidas.
    Para colmo mi hija la pequeña (3 años) me dice que por
    gritona los Reyes Magos no me van a traer nada. Bss

  22. Madredecuatro

    Québuenoquébuenoquébueno.
    Yo no tengo cojín.
    Y aún peor: tengo una amiga que NO grita.

  23. jajajajajajajajaj!!!!!! Yo quiero un cojín de esos, le voy a pedir a Marido que me regale uno, jajajajajaj!!!! Un besazo

    • Blogdemadre

      Querida Claripondia, el cojín es útil, pero hay que reconocer que nos hace parecer un poco, como lo diría yo, Desequilibradas? Qué tontería…con lo sosegadas y juiciosas que somos. Ju Ju Ju…

  24. En el parque, VENGA QUE NOS VAMOS!!!!!!!!!!! NI CINCO MINUTOS NI NA, PA CASA!!!!!!!!! PERO BUENO CUANTAS VECES TENGO QUE DECIRLO!!!!!!!!!!!!!!! .QUE NO, QUE NO ESPERO MAS, QUE CUANDO DIGO ES YA ES YA!!!!!!!!!! (ilusa que es una)
    A estas alturas del panorama, ya no es que se enteren los vecinos del edificio, es que se entera media urbanización y claro está, cuando te encuentras a los subsodichos vecinos en el ascensor, no puedo más que poner la voz más dulce del mundo (para intentar que por lo menos les entre la duda de si soy yo realmente la voceras).

    ME ENCANTA EL BLOG!!!!!!!!! :)

    • Blogdemadre

      Yo cojo el toro por los cuernos y pregunto ¿Me oyes gritar como las locas? Si la respuesta es afirmativa y la encuestada tiene hijos, ni me preocupo. Su cara de empatía total, lo dice todo!!!

  25. Me llamo S y también grito

    Soy de la Cofradía del Grito Hipohuracanado, pensaba que era la peor madre del mundo, la culpa me abrasaba y ahora encuentro a más cofrades… Ya sé que mal de muchos, consuelo de… pero al menos, siento que alguien comparte mis cuitas. Gracias por la entrada.
    Si te digo la verdad, cuando me enajeno, no se si llegaría hasta el cojín y eso que tan solo tengo un lechón, pero lo de entrar en bucle diciéndole hijo no hagas eso (4,20, veces) y que sea lo primero que haga me pone a mil.
    Ayer antes de salir al trabajo le solté un hipohuracanado en el baño y al bajar a por el coche en el ascensor me encontré al vecino de abajo, la verguenza que pasé fue monumental.

    • Blogdemadre

      Querida Me llamo S y también grito:
      Cofrades somo todas, aunque no lo reconozcamos públicamente. Cuando el hipogrito te sube por los pies y alcanza ya lo que es la parte de la pechera, no hay solución posible. Ni huida ni cojín. No es para enorgullecerse, pero tampoco para empuñar la fusta. Asín somos y asín deberán queremos… ¿no?
      Por el vecino no te preocupes. Tentiende. Te lo digo yo.

      • Me llamo S y también grito

        No sé si me entiende ahora, pero tiene un bebé de 6 meses, así que supongo que quizás algún día no lejano, llegue a entender lo que se siente cuando te llega a la pechera el hipogrito.

  26. Yo no tengo hijos, pero si los tuviera les gritaría. Seguro. Me ha gustado tu blog; odio esos otros en los que las madres hablan de sus hijos como si fueran seres adorables y perfectos…

    • Blogdemadre

      Bienvenida, Just Married! Tengo la extraña sensación de que pasaré ratos chulos en tu blog :] Todo un descubrimiento… Gracias!

  27. Antes de nada, me encanta tu blog, y tu manera de escribir.
    Estoy flipando porque justamente el día 22 publiqué en mi blog un post sobre lo de gritar, ya es coincidencia; eso sí, yo no tengo tu arte y humor, snif, snif.
    Me he sentido muuuuy identificada (aunque veo que somos legión, jejeje)
    Muchas gracias por darnos estos ratitos de risas.

    • Blogdemadre

      ¿El 22? ¿Y tú también gritas? Debe ser que las gritonas tenemos alguna especie de conexión cósmica :) Me pasaré por tu blog a leerte! Mil gracias!!

      • Es que en mi defensa diré que mi tono de voz es ALTO, y me cueeeesta bajarlo un mundo; salvo cuando tengo que hablar para un público, claro y es cuando me sale un hilillo de voz ;-)
        Tendremos que mirar lo de la conexión.
        Gracias a tí.

  28. Yo tengo tres criaturas, dos de ellas varones. Con el primero mi poder de autocontrol era digno de un controlador de la NASA, había leído tantos libros de psicología infantil que podría haber escrito yo misma varias publicaciones, y la cosa era llevadera. Cuando nació el segundo (otro varón), mis poderes sobre mi misma empezaron a menguar paulatinamente y de manera directamente proporcional al crecimiento de mis YA DOS bestias. Y cuando por fin, llego mi dulce y adorada niña, la cosa se desmadró (nunca mejor dicho) de una vez y para siempre, y ya no queda nada de esa seudo sicóloga asertiva y paciente que me había propuesto ser. Y lo peor es que ya no tengo ni vergüenza, esa también la perdí por el camino. Así que allí donde voy con la prole soy un espectáculo en toda regla.

  29. GritoMañanero

    Es la mañana nuestera de cada dia,da igual el motivo y si no lo hay ya se apañaran ellos de busarlo…..
    El no qerer levantarse,EL “no qiero cereales,qiero galletas…no qiero galletas qiero cereales,no me qiero poner esta ropa”……CAGONTO!!!! ,no es ropa,es el uniforme del colegio!!!!! y te lo pones o vas en bolas….
    Ahora la moda es a ver qien sube despues qe el otro al coche…..,y la cancioncita de ….”primero cagon,segundo campeon” acompañado del tonillo de ÑIÑIÑIÑI
    A ver niños de mi corazon,aqi no gana nadie,en todo caso gana el qe sube el primero,
    NO VEIS QE LLEGAMOS TARDE AL COLE??????

  30. Hola,ante todo felicitarte por tu relato del “grito”.Encontré tu blog por casualidad,y al ver el montaje con el cuadro pensé:
    !! Esa es la versión que pinté yo del grito !!,hice una versión algo más colorida que la obra original de Munch..la tengo en mi blog expuesta.
    Muchas gracias por incluirla en tu blog.

    • Blogdemadre

      Hola Ricardo! Desconozco si esa obra es tuya o no porque el retoque tampoco es mío :) Encontré la foto por internet con el montaje ya hecho. Está claro que las cosas buenas vuelan por la red a velocidad de vértigo. En todo caso, si finalmente es tu versión, felicidades porque es muy chula!

  31. Esa soy yo, to’ el día entre gritos y besos, cabreos y cosquillas, jajajajajajaja, y lo de pintar la teleeeee, casi me da algo cuando la vi pintandola con el zumo de naranja 2 VECES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>