Powered by Max Banner Ads 

Cosas D’Ambulatorio

Con el inicio del curso y la convergencia en una misma estancia de diversos miniseres escolares, con mocos y estafilococos también diversos, se inicia una divertida etapa de enfermedades múltiples y ataques bacteriológicos, digna de Armageddon o peli americana con similar gusto por la catástrofe.

En los últimos días, Lapequeña, neófita en esto del traspaso de mocos y babas a extraños, se ha hecho merecedora de dos gordos galardones, a saber: “Al virus rapidillo”, que presto atacó el segundo día de guardería y “Al virus sibilino” que llegó con sus vomitonas y sin que nadie lo esperara, una noche de jueves a las tres de la mañana.

Lamayor, más curtida en los quehaceres de los ataques virales, no ha contraído aún ningún amigovirus nuevo, o al menos no le ha gustado ninguno lo suficiente como para traerlo a casa y presentarle a sus padres; eso sí, ha adquirido con amor de hermana todos los que Lapequeña traía al hogar y además ha generado por sí misma una alergia medicamentosa, para no ser menos y para que nadie dude de que además de aceptar bichos ajenos, puede generar sus propios males. Faltaría.

Sea como fuere, con ésta que acabo de superar cum laude, son cuatro las tardes que he pasado en urgencias en las últimas semanas. Echando el rato allí, oye, tan pichi. Es tal el vicio que tengo que sopeso seriamente quedarme a dormir en la sala de extracciones, provista como está de camas mullidas y sándwiches de jamón y queso para dar y tomar. Como temo que me lo impidan, y el aparcamiento está fatal por esos lares, me he hecho una nota manuscrita para poner en el cristal cada vez que dejo el coche digamos de forma tirando a ilegal. “Estoy en urgencias” reza el papelín, como si este texto tuviera el poder mágico de salvaguardarme de multas y broncas por parte de la autoridad competente, llegado el caso.

Aunque la señorita de admisión me pide la tarjeta cada vez que llego, es un mero formalismo que mantenemos sólo por guardar las formas. Ambas sabemos que ella conoce al dedillo mi nombre completo, el de mis hijas, el de mi familia de Murcia, mi color favorito, mi postura para dormir y mi contraseña del ordenador. Pase y espere en la salita. En breve les llamaremos. Y entonces yo le guiño un ojo para que sepa que entiendo su fingida frialdad y reafirmar así que estamos en la misma onda.

Paso a la salita y saludo a los allí presentes. Hombre, Jaime, ¿otra vez varicela?. Huy, qué mayor estás MariLuz, has dado un estirón desde el jueves.  Carmen, Lamadre rubia y espigada, era hoy la encargada de traer los bollos, pero se le ha olvidado, así que alguien va a la máquina y saca unas Lays. Con esto y un par de zumos del Mercadona, ya tenemos merendola. Tentada estoy de sacar del maletero unas Mahous, pero me reprimo sólo por el qué dirán.

Me atienden rápido, palpan, pinchan, recetan y me voy por donde he venido, cargando sobre el hombro izquierdo una niña dolorida y agotada de llorar y soportar cuarenta de fiebre, y sobre el derecho, tres barbies y una marioneta de calcetín que me traje para entretenerla durante la espera.

Camino de casa, y tras golpearme en la frente con la palma abierta para dramatizar más la situación, caigo en la cuenta de que no le he pedido a Lamadre de rojo su email y no le voy a poder pasar ese enlace tan gracioso del mono borracho. Es tal el nivel de afinidad emocional que se alcanza con los demás padres que una se siente sola cuando vuelve a casa y piensa que quizá nuestros virus no vuelvan a coincidir.  Afortunadamente, la Providencia se encarga siempre de dar nuevas oportunidades en esta vida y cuando llego a casa me encuentro a “Laotrahija” con los mismos síntomas de su hermana. Suelto a una en el sofá, cojo a la otra y corro presta a ver si aún no han terminado la partida de mus en la salita y me da tiempo de envidar a alguien.

- Otra vez por aquí – oigo que alguien dice tras mi oreja izquierda – Oye, a ver si vas a tener que pagar alquiler. Risita absurda como colofón a un ingenioso chascarrillo de ambulatorio.

- Huy, qué va, jajaja – contesto yo con la risa fingida más natural que encuentro. A ver si te voy a dar una patada en los morros y la próxima en ingresar vas a ser tú. Pero eso sólo lo pienso, no lo digo, por eso no he puesto guión y lo he escrito así, todo seguido.

Por abusona, repetitiva y ansiosa, me confinan al último puesto de la lista de espera, obligándome a socializar de nuevo con el resto de padres.

- ¿Y la tuya cuánta fiebre tiene? – pregunta el típico padre competitivo.

- Setenta y dos – contesto yo para atajar toda enumeración de síntomas que sólo persiguen ver quién tiene el hijo más enfermo.

Misteriosamente a mi hija se le pasan todos los males de forma fulminante y me sugiere con empujones que en vez de penar y sudar sobre mi pecho, prefiere bajar al suelo para jugar a hacer la croqueta con un niño disfrazado de Superman que se ha tragado un puñao de minas de colores y cuando vomita dibuja la bandera gay.  Me resisto en un principio, no vaya a venir el señor doctor y nos pille a todos en actitud festivalera; pero el amor de madre me puede y finalmente accedo, es más, acompaño sus juegos con palmitas e incluso me arranco con alguna canción. Acto seguido llega el señor doctor con una duda circunvalándole el gorrillo verde… Usté no tenía nada mejor que hacer esta tarde y por eso ha venido a hacernos perder el tiempo a los profesionales del sector, ¿verdad?. Eso lo piensa, pero no lo dice. Gentilmente, me acompaña hasta la consulta mientras yo exagero a más no poder los síntomas de mi hija para que el señor doctor vea que la enfermedad además de real, es seria, y que si he venido ha sido porque es urgente. Adicionalmente le enumero y cuento anécdotas de todos mis amigos de Facebook para que vea que sí tengo vida propia, y a raudales, además.

Su juicio clínico podría haberlo dado yo, desde el cariño lo digo. Es un virus. Antitérmicos, mucha agua y reposo. Perfecto. Si sustituyes los antitérmicos por antidepresivos y el agua por sangría, es justo lo que yo necesito en este momento.

Cuando llego a casa me tiro como un fardo sobre el sofá mientras exclamo esa frase tan de madre ¡Es la primera vez que me siento en tol día!. De repente recuerdo que hay vida humana fuera del ambulatorio y corro a por el móvil. Seis guasaps, dos llamadas perdidas, tres mensajes, doce emails, dos peticiones de socorro inmediato, un concurso que me ofrece un sueldo para toda la vida si termino con éxito un trabalenguas y los dos consabidos huevos duros. ¿Por qué será que las crisis me pillan siempre mirando hacia el otro lado?

Me angustio y temo el desmayo, porque soy de rápido hiperventilar, pero me contengo porque yo a urgencias hoy no vuelvo, así te lo digo, que como siga a este ritmo me van a tomar por el Mocito Feliz de toda la sanidad madrileña…

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
Cosas D’Ambulatorio, 3.0 out of 5 based on 2 ratings

46 Comments

Filed under Elucubraciones, Familia, Humor, Mujer, Neurosis, Ser madre

46 Responses to Cosas D’Ambulatorio

  1. Pri!!
    (Si, efectivamente, esta tontada siempre me ha gustado hacerla. Seguramente,mientras escribo esto, alguien dejara un comentrario, y sera tontá doble)

  2. Buenísimo! Como todo aun no tengo miniseres pero casi… He ido a la consulta del médico esta semana más que nunca… Picores y más picores. Ya ni me pedían la tarjeta! sabían quién era y todo. Como comentas.

    jajajajajaja qué risa me he dado

    reitero. BUENISIMO!

  3. Esque también pasa que en mi casa ocurria lo mismo. El virus que cogía una lo traía para compartirlo y yo como Ladelmedio que soy hice una alergia para dar a entender que era más que nadie. Y asñi nos fue. compartiendo virus y batallitas.

    Y mi madre siempre decía como dices esa frase taaaan de madre. “es la primera vez que me siento en tooool día”

    genial! un beso

  4. Es que ir al médico con criaturas cansa el triple! No solo es aburridísimo esperar por esperar cuando vas solo, sino que encima tienes que evitar que griten, chupen el suelo, chupen a otros niños/padres, se coman sus meriendas, se hagan pis encima y todas esas cosas normales mientras intentas que no se te cuele nadie o que no se te pase el turno en una de las visitas al baño…
    Dios, mestresao… jjjj, espero que ya estéis todos bien, al menos por hoy!!

  5. Bd, recien levantada y ya riendo a carcajada limpia, lo mejor: el niño que devuelve haciendo los colores de la bandera gay, jajaja!!!
    Besos

  6. Patricia

    Espectacular como de costumbre, que jartá a reir

  7. mira que eres exagerada, madre, si es que te quejas de vicio… ¿no será que el señor doctor es como George y tus idas al ambulatorio son provocadas para que caiga fulminantemente enamorado de tus encantos maternales? :-)
    besos!

  8. Buenisimo,buenisimo y requetebuenisimo!!!!!….los nilos+ambulatorios,nuestra segunda casa!…a nosotros nos ha llegado la doctora a llamar a casa a ver como seguia el peque!!(la de la seguridad social!!)…

  9. Buenísimo… pero tienes que explicarme que es eso de “los dos consabidos huevos duros” jajaja

  10. María

    ay, q bueno!!! la verdad q si no fuera pq están malitos, esto parece mucho más diver q el parque. desde mi semana casi 36 (mañana) da un pelín d vértigo esto de las criaturas, a ver cómo lo apaño… ;)

  11. eradish

    jajajaja buenisimo como siempre. Pero yo creo que peor es que te pase lo que a nosotros. Que llegó el pequeño tirano con sus armas bacteriologicas, y el resultado fue; nosotros encamados porque no podiamos con los virus y él con unas ganas de juerga de narices. Menos mal que llegó la abuela y se lo llevó. Lo malo es que los virus siguieron en expasion por su casa XDDD

  12. Coherente

    Señora madre:
    Darle las gracias por su post; positivismo en medio de una jornada de escándalo que le agradezco.
    Creo no ser madre “al uso” y recuerdo cuando tras un subidón de 40 y darle la dosis de ibuprofeno, con la niña colocada hasta las cejas (le afecta el ibu como un tripi, igual que a mí), mi santo esposo mantecoso decía eso de: Yo al médico no la llevo, que nos quitan la custodia … no nos van a creer.
    Pero en Galicia, que somos muy de contrarrestar la pena, llegas al médico y éste te suelta lo de: Virus, llevo hoy 254, ni siquiera he podido cenar… ya sabes lo que tienes que hacer ¿no?.
    ¡Qué bonito es Candanchú cuando nieva!
    Un placer.

  13. Gemma

    jajajaja lo mejor es cuando vuelves por tercera vez a la semana al médico con el niño ya haciendo cacas de color naranja de tanta zanahoria que le llegas a dar para que frene su diarrea y el señor doctor te dice “este niño se ha tragado un plastidecor” (y tú por dentro ya te has acordado de su madre y de toda su familia) pero le contestas muy dignamente “no, se lo prometo no se ha tragado nada”.

  14. Ay maja, lo que me he reído con tu entrada!
    Me he sentido totalmente identidicada (solo que tú lo cuentas con más gracia), sobre todo con lo de que parece que resucitan cuando los llevas al médico y de pronto están hechos unos pichis, y lo de “es la primera vez que me siento en todo el día”

  15. Genial! Tal cual como la vida misma. jomío y yo nos sentimos en la sala de espera cais más a gusto que en el sofá de casa. Mientras él empuja la silla de ruedas aparcada en una esquina (la semana pasada con abuela octogenaria incluida) yo riego las plantas de las esquinas que ya les he cogido cariño.
    Ah! y el misterioso reuscitamiento del bebé llorón en casa, y dicharachero y pizpireto en urgencias, junto con la desaparición de los dinosaurios, son los 2 grandes misterios de la humanidad O_O

  16. Propongo que al entrar nos den pantunflas de estar en casa y el Hola y que cambien las sillas tortuosas por sillones con orejas. Mucho más cómodo y hogareño todo, dónde va a parar…

  17. Muy buena!!! si es que no hay nada como tomarse las cosas con humor… Me lo voy a aplicar ahora que me niño molón ha pillado piojos en la guardería y ha tenido la amabilidad de pegármelos, en mi melena a lo “Rocío Jurao” que tanto tiempo me ha costado tener.. Casi prefiero un virus de esos, e ir a ver al pediatra buenorro que nos ha tocado (bueno, sólo toca al niño). Ánimo!
    http://www.mamasmolonas.com

  18. Estaba convencida que con 8 y 11 años los virus por coger habrían disminuido considerablemente. Pues no. Mañana de Septiembre en urgencias con la de 8, aerosoles, ventolin, pullmicort y estilsona. Bronquitis. Y 32 grados que marcaba el barómetro, o como se llame. Pronto empezamos.

  19. ¡La de tiempo que hacía que no entraba por aquí! Mis vecinos deben estar planteandose, todavía, a qué venía tanta risotada …..

    Ahora, que ya tengo un enano correteando por aquí, y, por supuesto, ya he visitado las famosas urgencias, puedo reirme mucho más con tus comentarios. Un placer, como siempre

  20. con tu permiso lo comparto en mi muro de FB, como siempre, muy muy divertido!!!
    Ana

  21. Enhorabuena por vuestra clasificación preliminar (IV) en los premios Bitácoras (y por el blog, por supuesto), espero que subáis muchos puestos. Os deseo mucha suerte. Nos leemos. Un saludo.

    • Hola Gorka! Mil gracias por las felicitaciones pero no tengo conocimiento de las votaciones!! Al final no me apunté a los premios y ni siquiera sé dónde mirar! Investigaré! Mil gracias!

  22. susana

    no puedo parar de reír, encantada de leerte y lo que me voy a reír ahora que he comprado tu libro!! El cual todo el camino he venido como niña pequeña con regalo nuevo, mas ilusionada!!!
    Si no fuera pro estos momentos maravillosos que nos das.. que duro se nos harían los días.
    ¿porque les costara sonreír a las enfermeras de urgencias? mi torbellino tiene 2 y medio y es la primera vez que va a la guardería y esta cogiendo todo lo que no cogió de mas pequeño, !acaparador de virus!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>