Powered by Max Banner Ads 

No me juzgues como madre, que a ti se te mueren las plantas…

Sirva esta historieta basada en hechos ficticios como la vida misma, para ilustrar las vicisitudes y tormentos a los que los padres debemos enfrentarnos en la ardua labor diaria de educar a nuestros hijos. Ahivá.

Trescientas personas sentadas a la mesa miran fijamente a una madre de seis brazos mientras intenta dar de comer a la niña que está sentada en su regazo. Tanta expectación ¿por qué?, se preguntarán ustedes. Quizá porque la madre da paciente cucharaditas de puré en formato avioneta a una niña con edad suficiente para comer chuletones a pellizcos y grandes fabes con sofrito. La multitud cuchichea atónita, comentando la incorrección de sus actos, hasta que una pelirroja próxima se atreve a comentar…

Continúa leyendo aquí

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

Leave a Comment

Filed under Vitis

¿Dónde estarán los filetes?

(Historia basada en hechos reales)

Si piensa usted, amiga con ganas de concebir, que la maternidad acabará con algunos de sus hábitos, tiene más razón que una santa. Acabará con su hábito de salir de picos pardos, al menos con la asiduidad festivalera que se gastaba usted antes, y con su hábito de organizar kermeses en casa. Acabará también con su capacidad de ahorro, con su capacidad de dormir hasta horas obscenas y con su capacidad de vestir sin lamparones en la zona pectoral, bueno, y en cualquier otra zona de su indumentaria. Pero por encima de todas las cosas, la maternidad acabará con su capacidad de asombro. Porque, amiga, a una madre ya no le sorprende absolutamente nada.

Continúa leyendo aquí

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.8/5 (4 votes cast)

Leave a Comment

Filed under Vitis

A la mierda la nueva literatura femenina

Hace tanto tiempo que no leo, que ya ni recuerdo qué dedo debía chupar para pasar de página. Hago intentos, de verdad, siempre con libros que un día leí para que no se me note que por cansancio, a veces me pierdo en el argumento. Leer y releer el mismo párrafo como si hubiera caído en bucle espacio temporal o fuera Dori buscando a Nemo, para mí es práctica habitual siempre que las acuesto y corro a encender la lamparita de noche. En cuanto abro el libro, miles de preguntas se me caen encima ¿Quién coño es Hirfield? ¿Y de qué conoce a Owen? ¿Y de dónde ha salido este perro del que todos hablan, por el amor de dios?…

Se trata de una dura prueba personal, no crean, porque dudo de mi lucidez, de mi memoria y de esa mano negra que mueve a su antojo el marcapáginas con la única intención de volverme loca para ingresarme y quedarse con mi herencia.

Una vez reducido el volumen de los gritos, atusado el cabello y superada la puesta en escena que una hace de su propio drama, caigo en la cuenta. Anoche te quedaste dormida tres páginas atrás, amiga, aunque tus ojos siguieran abiertos, o al menos uno de ellos y no del todo. Decididamente, ser madre y llegar a la noche despierta y en plenas facultades mentales es un auténtico milagro.

A pesar de ello, de saber que hay placeres para los que ya es difícil hallar hueco vital, una servidora sigue fantaseando y relamiéndose cada vez que huele un libro. Hace unos días me pudo la gula y me adentré en la sección librería de un hipermercado para curiosear las novedades, como el niño que pega la cara al cristal de una pastelería y se divierte oyendo el runrún de sus propios jugos gástricos. Allí, tendidos en hileras, varios títulos sobrecogedores me asustaron nada más verlos. “Devórame”, “Átame”, “Poséeme” (La Trilogía). Otro más calmado llevaba por título “Hazme volar” y otro “Quiéreme que valgo mucho”. Todos ellos descansaban bajo un toldo donde se podía leer en letras gordas “Literatura femenina”. Literatura femenina

- ¿Me estoy perdiendo algo? – le dije a la dependienta – yo pensé que los autores escribían para todo aquel que supiera leer, independientemente de su sexo, tamaño, religión y dioptrías.

- Como en todo, hay modas – dijo ella sonriente.

Ya. Y estupidez, mucha estupidez.

Me van a disculpar ustedes pero no me puedo identificar con estas nuevas heroínas, cojitas emocionales, que sólo encuentran la calma a través de la sumisión, la droga, la religión y el sexo anal. Mujeres que han renunciado a buscarse a sí mismas, felices de encontrar aprobación en los demás, mujeres cliché, aburridos topicazos de pelo largo. En la horquilla que abarca desde el Cásate y sé sumisa, al Ven aquí que te voy a zurrar el culo hasta que te salgan verdugones, busco y busco y no encuentro yo mi lugar.  Ojo que no pretendo ir de mariculta ni reivindico personajes como Ana Ozores, Karenina o Bovary, sólo añoro a Malenas, Lulús, mujeres justas, niñas malas, porteras que leen a Kant, Úrsulas, Amarantas… Mujeres escritas por mujeres, mujeres escritas por hombres, joder, mujeres. No esto.

Amigos, si ésta es la nueva literatura que nos espera a las féminas, yo prefiero leer el Marca Motor, o Jara y Sedal. A la mierda si no soy moderna.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.7/5 (39 votes cast)

79 Comments

Filed under Libro, Mujer

Consejos flojos para no desvelarse

Se conoce como Insomnio eso de despertarse y no poder volver a dormirse, o bien no poder dormirse directamente, desde el principio, para qué empezar. Tranquilos, no se lo voy a explicar a estas alturas de su paternidad, por favor, con lo que llevarán ustedes encima. En mi casa suelen darse dos tipos de insomnio, a saber:

El insomnio endógeno o de efecto PLIM, producido normalmente por extrañas causas internas, sucede cuando atareada en los vericuetos de la ensoñación algo desconocido hace que mis ojos repentinamente hagan PLIM y se abran, dándome el aspecto de una médium despeinada y con ojos de batracio. Por favor, no confundir nunca con el “Efecto PLIN” de “A mí, plin”, que utilizo básicamente cuando algo me importa un huevo. Un abismo separa uno de otro. No sé exactamente las causas de este fenómeno PLIM que aparece de forma sorpresiva pero tiendo a achacarlo casi siempre a la señora loca que llevo dentro.

El insomnio exógeno, o provocado por causas externas, en mi caso no alcanzan el metro y medio, llevan pijama de Minnie y tosen o tienen pis o hambre o sed o miedo, según toque.

Continúa leyendo aquí

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

2 Comments

Filed under Vitis

Miedo es esto (Suavinex)

Amigosmíos, hoy comienzo con Suavinex – El club de las madres felices una colaboración molona que me llevará a estrujarme los sesos con frenesí… Frases, adivinanzas, chascarrilletes, verdades por las que todos hemos pasado y en algún momento nos han hecho reír. O llorar. O desear un barbitúrico.
Hoy, la primera…¡Espero que les guste!

móvil

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (5 votes cast)

9 Comments

Filed under Suavinex

Entrar en zumba y salir zumbando

Entre mis propósitos de año nuevo están ser mejor persona, escuchar más, enfadarme menos, bla, bla, bla y acabar con este cuerpo de triquéquido adulto que me trajo la maternidad. Este último propósito es a mi juicio el más importante porque tras los festivales navideños he conseguido lo que parecía a todas luces imposible: que se me gangrenen las piernas por la excesiva presión de los leggins cada vez que me agacho a coger nosequé. No saben ustedes qué suplicio para las corvas, qué tensión   en el tejido, qué alto riesgo de explosión.

Continúa leyendo aquí

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (3 votes cast)

Leave a Comment

Filed under Vitis

Cuando Paco me abandonó

Hace la friolera de 15 años, cuando cualquier parte de nuestra anatomía era capaz de partir piñones, pasé unas estupendas vacaciones en Ibiza con unas amigas rodeadas de la más absoluta despreocupación. Allí, entre atardeceres, bongos y trenzas mal peinadas, conocimos a unos muchachos muy agradables y de amena conversación, que para nuestro solaz, además, debían practicar la horticultura a juzgar por lo mucho que hablaban de las plantas que tenían en posesión.

Quiso el destino que además de mojitos y atardeceres compartiéramos el ala oeste del mismo hotel, algo que estaba destinado a ser mi perdición. Una madrugada, ahítos todos de rialcao y altramuces, con la desinhibición que ese tipo de empachos siempre da, comenzamos una conversación boscosa sobre la vida, los sentimientos, el enfrentamiento transgeneracional y la importancia siempre de un buen protector de estómago antes de salir a cenar. Uno de ellos, de nombre Paco, me eligió como blanco de su conversación y, con el paso de las horas, también de su lloro torrencial. A Paco le había dejado su novia y el muchacho no pudo evitar hacerme partícipe de toda la desazón que el abandono le producía: tristeza, abatimiento, sudores fríos y una verborrea a todas luces descomunal. Yo le escuchaba amorosa, empática y ojiplática, intentando colar algún consejo cuando él paraba a respirar, pero todo esfuerzo fue en vano, él no tenía ninguna intención de escucharme, ni siquiera puedo afirmar que supiera que estaba allí. Cuando acepté ese hecho cruel, que me dejaba en mísero lugar al convertirme en un mero puching ball emocional, poco más de provecho pude hacer que entregarme con fervor a la coctelera, poniendo mi empatía y consideración en piloto automático y dejando a Paco solo y en constante batalla contra su propia felicidad.

Los demás comensales, muy cucos, sigilosos y yo juraría que en extremo mareados, fueron abandonando la reunión a hurtadillas y en zigzag. Tres veces tres intenté levantarme de aquel sofá para irme a dormir y tres veces tres fui cazada de nuevo por Paco y una nueva recaída espiritual. ¿Cómo iba a abandonar a ese hombre abatido, ojeroso y colorao, al que si acercabas un mechero probablemente habría hecho arder la isla entera? Nada importaba que fuera el hombre más feo de la historia, yo lo hacía por simple amor a la comunidad.

Los minutos caían como cagarros de paloma y ahí estaba yo, bajo la lluvia, sin paraguas ni visera cobertora. De repente, oh cielos, algo sucedió. Súbitamente Paco se levantó del sillón, apagó su cigarrillo contra la moqueta y comenzó a andar en sospechosa dirección a la puerta. Sin volver la vista atrás levantó una manita en modo infanta y dijo con una claridad meridiana y desconocida hasta ese momento “Me voy a dormir”. Su marcha me dejó sola en el bar del hotel con una increíble cara de pollo y un camarero barriéndome los pies.

Hay alguien ahíHoy, echando la vista atrás, veo el abandono de Paco como una fantástica lección vital. Sin saberlo, el fugado me preparó para la cantidad de veces que me iba a tener que enfrentar a la soledad por sorpresa en mi vida post maternidad. Hoy cuando descubro que llevo media hora pegada a la tele viendo a una familia de cerdos cantar, sin nadie a mi alrededor, no me siento en absoluto menospreciada. Ni cuando me dejan sola con la merienda en la mano en mitad de un centro comercial, ni cuando miro atrás y veo que llevo trescientos metros hablando sola porque una flor les interesa más que yo; tampoco cuando me quedo empujando un columpio vacío con la mirada perdida, o sola en un banco relamiéndome por la ingesta de los siempre sobrantes bordes del pan…

Ahora eres útil. Ahora ya no. Ahora lo eres. Ahora no. Con precisión de interruptor tus hijos te harán saber cuándo necesitan tu presencia o cuándo prefieren prescindir de ti. Con esa sinceridad desgarradora que sólo los niños, y Paco, se pueden permitir.

 

.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (10 votes cast)

32 Comments

Filed under Humor, Mujer

Madres vs. Gérmenes

Bien podría ser éste motivo y tema para un videojuego sin par, en el que madres forradas por entero de látex rocíen con sulfatos abrasivos la superficie terrestre hasta acabar con los bichos que pretenden anidar en sus hijos y, por ende, exterminar a la humanidad entera. En la vida real, la relación es algo más amistosa, aunque sin llegar en ningún momento a la confraternización. Los gérmenes no son tolerados en absoluto, pero sí admiten ciertas distinciones en el trato según sea su origen:

Continúa leyendo aquí

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)

4 Comments

Filed under Vitis

Parecidos razonables

Mucho antes de contarle los dedos a un niño o achucharle hasta asfixiarle con nuestra peste a colonia, una fuerza interna nos empuja a buscarle parecido físico. Aunque el pobre apenas lleve unos días en el mundo, o en el vecindario, escrutaremos sus rasgos faciales con lupa hasta sacar una conclusión, dar un codazo al de al lado y con el monedero bajo el sobaco y cierto parpadeo ocular, musitar “Es clavadito a su padre”.

Da igual que el padre en cuestión sea un dios griego y su hijo un huevo duro, o viceversa, un escrutador bienintencionado siempre encontrará parecidos que los vinculen. A los malintencionados ni los menciono, que por defecto tienden a caerme mal.

Si el nexo es obvio y toda la camada tiene las mismas orejas puntiagudas de su padre, no habrá problema, porque ello salvaguardará la hombría de él y la honestidad de ella, pero ¿qué pasa si las criaturas apenas comparten con su progenitor los rasgos que los definen como humanos? Ahí comienzan los nervios.

Si ante la pregunta ¿Y de dónde ha sacado esta niña esos ojazos azules? tú respondes “No sé, así lo quiso el Sr. Mendel”, tratando de ampararte en las arbitrarias leyes de la genética, estás muerta, todos pensarán que el tal Mendel es un austrohúngaro al que te tiraste en tu último viaje de trabajo y eso echará por tierra tu reputación. Y sembrará dudas. La madre siempre cuestionada, siempre inspeccionada.

Para protegerla de la lapidación social, las dudas y los rumores, la naturaleza más primitiva se buscó ciertas artimañas. No tengo informe que me ampare pero se dice que los bebés se parecen sobremanera al padre durante sus primeros días de vida para que éste no los rechace por no reconocerlos como propios. Eso sería útil hace una cantidad ingente de años para evitar que el padre los despeñara o se los comiera asados en una caverna, pero ahora sirve más bien de poco. A medida que el niño crezca y adquiera su propia forma, conservando de su padre apenas una breve semejanza en la forma de las muelas, las dudas volverán a aparecer.

Y no me refiero a la duda metódica, como algo global que define un pensamiento, me refiero a la duda puñetera que ves sobrevolando las canas de tu suegro o a la cara de rancia de la tía Paulina que inspecciona estructuras óseas con precisión de CSI cada Nochebuena, para asegurarse de que a quien deja la herencia también sufrirá algún día cierta atrofia, como ella. Entran en este saco del mismo modo las pseudo bromas de amigos de escasa gracia cuando meten en la ecuación la visita fortuita del señor del gas para justificar una peca.

Madres mías, hasta que la sanidad pública no acompañe la prueba del talón con un análisis de paternidad neonatal siempre estaremos en tela de juicio. Y eso cansa. Que una cosa es engañar consciente a tu marido al afirmar que cuando le conociste ya gruñías y otra muy diferente tratar de colarle un hijo. Que eso está feo, hombre…

Señor del gas

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.7/5 (7 votes cast)

41 Comments

Filed under Familia, Humor

Mi madre se ha comido mis deberes

- Mañana nos traemos a Moli a casa, mamá – me dijo hace unos días mi hija pletórica y despeinada por la felicidad – tenemos que pasar el fin de semana con él y que participe en nuestra vida familiar…¿Le podré prestar mi ropa? ¿Le dejarás dormir en mi cama?…Quiero compartir con él toooda mi coliflor.

Incauta de mí pensé que Moli era un estudiante de intercambio bávaro que el colegio había traído para fomentar la interculturalidad, pero no tardé en averiguar que se trataba de un muñeco de peluche de metro y medio de alto y veinte kilos de peso con el que tendríamos que lidiar dos días consecutivos. Con él del brazo salió mi hija el viernes del colegio, como dos amigos beodos haciendo eses por el peso de sus cuerpos, hasta que con ternura maternal los acogí entre mis brazos. A los dos.

Continúa leyendo aquí 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.5/5 (4 votes cast)

Leave a Comment

Filed under Vitis